El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

Los renglones torcidos de Hollywood El Palomitrón
BIBLIOTECA REDACTORES

LOS RENGLONES TORCIDOS DE HOLLYWOOD

Hollywood es la tierra prometida; el lugar donde las estrellas nacen, crecen y brillan bajo un manto incesante de miradas. Por desgracia, también es un paraíso cínico y destructivo en el que nada ni nadie está a salvo de la ironía de un destino que juega al azar con sus piezas. Un díptico interesante, pensarán algunos. Una combinación mortífera, opinan otros. Lo único que podemos concluir al respecto es que la historia de Hollywood no se puede entender sin estrellas que dejan de brillar ni éxitos efímeros con consecuencias destructivas. Al fin y al cabo, desde los inicios del cine la industria estadounidense ha funcionado como motor perpetuo de relatos trágicos y miseria humana. Una rueda rítmica que no deja de girar y cuyo constante movimiento nos deja estampas como la que veíamos hace unos meses en Judy. Porque, en Hollywood, la luz de los focos es un mero telón detrás del cual se esconden cientos de historias sobre el ascenso a la fama y la caída desde lo más alto.

Son muchas las vidas que han dado un giro radical gracias a la influencia de la meca del cine, ya sea para bien o para mal. Pero, no nos engañemos, aquello que pervive en nuestra memoria colectiva, aquello que arraiga en lo más profundo de nuestros recuerdos como humanos, son las historias repletas de infortunios de quienes por un instante lograron tocar el Olimpo. El historial biográfico de Hollywood nos deja escenas tan brutales como el juicio de Frances Farmer o el solemne suicidio de George Sanders. Por ello, el escritor, periodista y crítico de cine Juan Tejero, acompañado por la editorial Cult Books, ha decidido adentrarse en los rincones más oscuros de la industria estadounidense y hacer de ello un libro que recoge algunos de los sucesos más nefastos del séptimo arte: Los renglones torcidos de Hollywood.

Los renglones torcidos de Hollywood El Palomitrón

Son 16 el total de biografías que configuran Los renglones torcidos de Hollywood, todas y cada una de ellas explicadas con pelos y señales y acompañadas de material fotográfico que ilustra los mejores y peores momentos de estas peculiares estrellas estrelladas. Y es que el texto no duda a la hora de perderse en sí mismo (en el buen sentido, por supuesto) y de crear un detallado microcosmos alrededor de este conjunto de personalidades cinematográficas cuyo legado en la historia de Hollywood va más allá de sus pericias delante de las cámaras. Poco esfuerzo es requerido por parte de los lectores para que la pluma de Tejero invada nuestros pensamientos y nos adentre de lleno en la magia y las maldiciones de la industria. 

De hecho, quizás sea en el díptico entre respeto artístico y cotilleo donde reside el mayor acierto de Los renglones torcidos de Hollywood. La narrativa fácilmente podría haber seguido el camino de lo excéntrico y de los chismes, pero el autor en todo momento es consciente de la magnitud de sus estrellas e indaga, no solo en los desaciertos vitales de tales, sino también en aquello que ha propiciado que se conviertan en verdaderas leyendas inalcanzables. Es en esta mezcla homogénea donde podemos hallar tanto las vivencias más íntimas de Orson Welles como los proyectos que elevaron a Greta Garbo hacia al estrellato de Hollywood. Porque éxito y fracaso van de la mano cuando se trata de la industria cinematográfica estadounidense, y Tejero pone toda la carne en el asador para no separar esta antagónica unión.

Los renglones torcidos de Hollywood se convierte, de esta manera, en una perfecta opción para aquellos que quieran descubrir tanto los secretos más ocultos de las leyendas de Hollywood como los esfuerzos artísticos encargados de llevarlas a lo más alto. Aunque, en realidad, alomejor no existe distinción entre ambas cosas.

Martí Farrés


#ContenidoRelacionado

Crítica de Judy

Judy El Palomitrón

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Estudiante de Comunicación Audiovisual. Tengo una ligera obsesión con los musicales y a veces fantaseo con vivir en algunos de mis favoritos. De pequeño me daba pánico Chucky y, sorpresas de la vida, ahora es uno de mis mayores referentes cinematográficos.