Compartir

Si hay un formato al que consideramos que hay que apoyar fervientemente ese es, sin duda, el de las webseries. Pequeñas dosis de ficción disponibles online, gran parte de ellas incluso gratuitas que, al no tener que rendir cuentas más que con su propio equipo, tratan un amplio abanico de temas de entre los cuales, seguro, encontramos alguno que nos interese.

Precisamente por eso las webseries han ido cobrando paulatino protagonismo en el panorama actual y ya son muchos los festivales que apuestan o por ellas directamente (como el Carballo Interplay en nuestro país) o que las incluyen entre su programación, como es el caso de Cinema Jove, que proyectó el pasado fin de semana las trece producciones que conforman su Sección Oficial de webseries.

Crear una webserie y no morir en el intento

La primera microcápsula formativa que tuvo lugar en el festival nos dejó, en apenas media hora, un buen puñado de vivencias y consejos para todo aquel que haya pensado en algún momento en dar el paso de emprender la creación de una webserie ofrecidos por los responsables de cuatro de las webseries a competición (Discocalypse, 1Life, Real Cops y Explaining to an alien). Quién mejor que ellos, ¿no?

Si bien todos coincidían en que la poca cantidad de presupuesto les ha podido limitar en algunas ocasiones a la hora de rodar de una u otra manera, los cuatro desprendían el optimismo propio de los jóvenes emprendedores que saben que su idea vale y que van a luchar por ella: “No hay que rendirse por complicado que se ponga ni olvidar qué fue lo que te hizo empezar y con quién empezaste a hacerlo”, resaltaba Dirk Rosenlöcher, creador de la divertidísima Discocalypse. Por mucho que pueda sonar a cliché (porque es lo que suele decirse en todas las profesiones), los cuatro quisieron dejar claro que era de gran importancia el saber trabajar en equipo y, sobre todo, conocerlo bien para así poder crear un clima mucho más agradable de trabajo que, además, favorecerá a la organización del mismo.

Tras la microcápsula se proyectaron The coffee advisors (con producción estadounidense, pero director español, Lander Camarero), Discocalypse y Noche de paz, tres webseries en clave de comedia (un poco más oculta en The coffee advisors, pero mucho más al uso en las otras dos) que participan en la sección oficial. De un modo u otro, los tres son productos innovadores y creados con ganas que demuestran, una vez más, por qué las webseries están empezando a ganarse el terreno que merecen desde hace mucho tiempo.

Cena cinco estrellas

Fotografía: Adela MacSwiney

Lo de unir cine con palomitas está muy bien (os lo decimos nosotros, que de palomitas sabemos un rato…), pero unir cine con un menú de Vuelve Carolina, uno de los restaurantes que el chef Quique Dacosta tiene en su haber… deja el adverbio “bien” a la altura del betún. Y es que una de las iniciativas que ha tenido Cinema Jove junto a la Oficina de Turismo valenciana este año para promover la gastronomía ha sido la de contar con diez restaurantes de la ciudad de Valencia para la creación de diez menús cuyo leitmotiv fuera el cine. En el caso del Vuelve Carolina, creednos cuando os decimos que no pudimos sentirnos más como en casa con el agradable y cálido trato de todo el personal, y creednos también cuando os decimos que la combinación de sabores no pudo ser más acertada.

El menú que el equipo de Quique Dacosta decidió idear para la ocasión constaba de siete tapas y un postre que el chef quiso titular Sesión continua. Y precisamente así, de manera continuada y con el siempre agradecido aderezo que suponen las cervezas artesanales creadas en la Comunidad Valenciana, nuestros paladares pudieron disfrutar uno a uno de mezclas de sabores que nos transportaron inmediatamente de una parte a otra del globo sin levantarnos de la mesa. De los bocaditos de parmesano con jamón ibérico inspirados en Jamón, jamón a unos sabrosísimos panes con toques agridulces que se alejan de la comida china tradicional para sumergirse en la street food oriental como en Comer, beber, amar, pasando por una cama de humus y hierbas aromáticas inspirada en Ágora (aunque ya querría Rachel Weisz haber podido degustar algo así). Para acabar, Willy Wonka nos traía, directa desde su fábrica, una muy crujiente galleta XXL rebosante de chocolate líquido en su interior y rebajada con vainilla, para que no haya paladar que pueda sentirse embriagado por exceso de dulce.

Quizá, lo que sí nos embriaga es esta sensación de querer regresar a Vuelve Carolina lo antes posible y acabar de degustar el resto de creaciones de su carta…

Art & The City

Si los restaurantes de Valencia han rebosado cine (y seguirán haciéndolo hasta el próximo sábado), los rincones de la ciudad no podían ser menos y también pedían a gritos un poco de séptimo arte, una expresión que en el caso que nos atañe nunca podría haber sido más precisa: el nuevo ciclo Art & The City ha sido el encargado de unir arte urbano y cine en un solo lugar, un solar ubicado en la calle Conde Montornés.

Gracias al ciclo pudimos disfrutar de Muro, el corto documental dirigido por David Molina y Rafa Casañ donde lo más interesante no es (solo) que tres artistas del street art nos muestren sus obras en plena ciudad de Valencia, sino la visión que sus vecinos, los que día tras día las ven en las paredes de su barrio, tienen de dichas manifestaciones. Y sorprendentemente para todos aquellos que critican el arte urbano, pero no para los que somos conscientes de que es un referente artístico tan válido y bello como cualquier otro, la gran mayoría de los vecinos concebía las obras de las paredes como algo que les alegraba los días. Como algo tan digno de estar en una galería de arte como las obras que allí encontramos. Como algo que embellece las calles y que, siempre y cuando no se esté realizando en una superficie que tenga algo que pueda estropearse, no debería estar prohibido. La noche culminó con Style Wars, una cinta que nos traslada a los suburbios neoyorquinos para explicarnos cómo y por qué surgieron los primeros graffitti a ritmo de hip hop.

Sin embargo, con esta velada no concurrió nuestra estancia en Cinema Jove, que todavía nos deparaba una charla con Laurent Micheli, el primerizo director belga que vino a presentarnos su ópera prima Even Lovers Get the Blues y cuyo resultado podéis recuperar en este artículo. Si el año que viene podemos volver a aportar nuestro granito de arena por apoyar que los talentos emergentes del séptimo arte tengan su oportunidad de mostrar lo que valen en el marco de un festival como es Cinema Jove, lo volveremos a hacer sin dudar.

Silvia Martínez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.