El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

LESGAICINEMAD: CRÍTICA: ¡CORTEN!

Historias para no contar

ANTECEDENTES

Marc Ferrer (1984) se graduó en Comunicación Audiovisual en la UPF. Su carrera comienza dirigiendo varios cortometrajes, entre ellos Los últimos románticos, pero también ha realizado varios videoclips para los grupos Papa Topo, La Prohibida y Luis Miguélez. Su primer largometraje, Nos parecía importante (2016), inició su relación con el D’A, ya que pudo presentar a partir de ahí todos sus siguientes títulos en el festival: La maldita primavera (2017), Puta y amada (2018) y El corazón rojo (2020). Ahora le volvemos a ver, esta vez enmarcado en el LesGaiCineMad, con ¡Corten! (2021), un giallo queer que, a pesar de contar con más medios que sus anteriores producciones, mantiene el mismo espíritu de cine independiente.

LA PELÍCULA

Hay un hilo que parece unir en cierta forma las dos películas de las que hemos hablado que se presentan dentro de la categoría Cine Disidente de LesGaiCineMad, El día del estreno Off (José Antonio Valera, 2021) y ¡Corten!: la aparición de ambos directores como protagonistas de sus historias y el uso, a través de esto, de la autorreferencialidad y lo meta como una forma de reflexionar acerca de su propio cine. Aquí, Marc Ferrer no sólo nos hace partícipes de este juego mediante su propio papel como director que quiere dirigir una película que al final se vuelve real –el reparto de esa película acaba viviendo un giallo en la vida real–, también, al final, le vemos escribir un fragmento que inicia la historia que estamos viendo (es decir, ¡Corten!).

Este juego en el que se representa a sí mismo como director le da pie a reírse de los medios de comunicación, el público y, en definitiva, de sí mismo, desde el propio nombre de su productora: Películas inmundas. Aparece entrevistado por un crítico de cine que le comenta que las actuaciones de sus películas son pésimas, a lo que Marc responde algo como: “una mala actuación puntual es un fallo, muchas es un rasgo de estilo”. Estas bromas no sólo sirven para reírse de las críticas negativas que recibe –al fin y al cabo el suyo es un cine muy personal, orientado a los que ya le conocen y no se toman tan en serio la vida–, sino que también habla de sus películas al mismo tiempo que vemos una: a Marc le gusta trabajar con actores no profesionales, a los que da libertad para improvisar, y eso es algo que no cambia esta vez.

¡Corten! no es un giallo en sentido estricto, ni pretende serlo. Es una película llena de escenas musicales y referencias (sobre todo al cine de Almodóvar y Dario Argento, pero también hay una escena muy similar a la del metro de Possession (Andrzej Zulawski, 1981), que toma el estilo del giallo –colores muy vivos, uso del zoom– y los usa a su favor para darle una vuelta en clave de humor.

Además de esto, esta película de Marc no se puede desligar de lo extracinematográfico, ya que cobra sentido dentro de la experiencia colectiva que permiten eventos como el LesGaiCineMad, en el que todos los asistentes son conscientes de lo que van a ver y comparten cierto espíritu contagioso que lo convierte, más que en una proyección convencional, en una fiesta. Tiene sentido, entonces, que lograra alzarse con el premio del público a Mejor Película Disidente del festival.

¡Corten!

ELLOS Y ELLAS

En general, muy mal, pero no es algo negativo. Marc es consciente de que sus actores no son profesionales y utiliza esto a su favor en clave de humor.

LA SORPRESA

El cameo de Samantha Hudson y La Prohibida.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El asesinato que aparece casi al acabar la película, probablemente el momento más divertido.

LO MEJOR

  • Consigue crear momentos realmente graciosos.

LO PEOR

  • Depende demasiado de ser vista de manera colectiva.
  • Hay ciertos momentos en los que baja el ritmo.

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.