Compartir

Hasta el año pasado (a tenor del estreno de Riverdale), el universo Archie quedaba reservado (casi) exclusivamente a los lectores de cómics. O, al menos, que fuéramos conscientes. Porque lo cierto es que cualquiera que haya vivido los noventa ha tenido que ver por fuerza mayor Sabrina: Cosas de brujas, la mítica sitcom sobre una bruja adolescente, protagonizada por Melissa Joan Hart. Posteriormente, Sabrina Spellman también tuvo una serie animada, aunque su aparición primigenia tuvo lugar en el número 22 de la colección Archie’s Madhouse.

Aquella primera toma de contacto de la bruja con los habitantes de Riverdale (pueblo vecino de Greendale, donde reside Sabrina) se remonta a 1962. A principios de los años setenta comenzó su andadura en solitario en las viñetas, y la popularidad de la serie de Hart la ha hecho pervivir hasta nuestros días gracias a nuevas publicaciones y relanzamientos. El que ha tomado Netflix como material base para crear Las escalofriantes aventuras de Sabrina es el extraído de los cómics del mismo nombre (el primero de ellos publicado en 2014), que narran la adolescencia de la protagonista con un tono mucho más tenebroso que el habitual.

Roberto Aguirre-Sacasa, director creativo de Archie Comics y creador de Riverdale, es también el artífice de esta nueva aproximación seriéfila a Sabrina. De hecho, es más que probable que tras el arranque de la segunda, no tarde mucho en confirmarse algún tipo de crossover entre ambas ficciones, pues en un principio se consideró introducir a la bruja adolescente en el final de la primera temporada de Riverdale. Por el momento, Las escalofriantes aventuras de Sabrina atesora virtudes suficientes para centrarnos en ella y dejar que vuele sola.

Sabrina llega el 26 de octubre a Netflix, y huele a Halloween por todas partes. Empezando por los títulos de crédito, que son un perfecto homenaje a las historietas de terror en las que se basa. Pero va más allá de eso: no es una de esas series que tiene un capítulo “especial Halloween”, pues Las escalofriantes aventuras de Sabrina es como vivir un Halloween perpetuo. ¿Cómo podríamos decirlo? Sus primeros capítulos nos han transmitido una sensación muy parecida a la que teníamos en nuestra más tierna infancia mientras visionábamos El retorno de las brujas.

La historia sigue siendo la misma: en su decimosexto cumpleaños, Sabrina, hija de un brujo y una mortal, se verá obligada a elegir entre sus dos naturalezas. Nada queda de las risas enlatadas o la comedia que caracterizaban a Sabrina: Cosas de brujas. Esta nueva versión no está completamente desprovista de ciertos toques de humor, pero está mucho más cercana a series más oscuras como Buffy Cazavampiros, Sobrenatural o la propia Riverdale. Porque esta es una serie eminentemente teen, pero al contrario que su antecesora (que nos mostraba a Sabrina lidiando con su estatus de bruja en su vida de mortal) se focaliza mucho más en el otro lado, el de la brujería, y en las fuerzas oscuras que, colándose en ocasiones en nuestro mundo, tiran de ella en esa dirección.

Tiene demonios, satanismo, rituales, gore… En definitiva, todo un mundo de tinieblas se despliega ante nuestros ojos. La atmósfera que genera Las escalofriantes aventuras de Sabrina es tan envolvente y cuidada que no incomodan los alrededor de sesenta minutos de cada capítulo (una duración que a priori podría parecer excesiva). La credibilidad de la serie queda igualmente respaldada por un reparto muy acertado. Kiernan Shipka (la hija de Don Draper en Mad Men) da vida a esta nueva Sabrina, que al cumplir los 16 se debatirá entre dejar atrás a su novio Harvey (Ross Lynch) y sus amigas del Baxter High para abrazar su condición de bruja y sierva de la Iglesia de la Noche o darle la espalda al Señor Oscuro, a pesar de las consecuencias que esto pueda acarrearle a ella y sus seres queridos. Sus tías, Hilda y Zelda, interpretadas por Lucy Davis y Miranda Otto respectivamente, mantienen el mismo espíritu que tenían estos mismos personajes en la serie de los noventa, aunque aquí adquieren un toque creepy (especialmente Zelda) que les sienta de miedo. También cabe destacar la inclusión de un nuevo personaje con respecto a la adaptación anterior: Ambrose (Chance Perdomo), el primo brujo de Sabrina. Vive con las tres mujeres en la casa-funeraria y no adelantaremos nada más de él. Solo que es un puntazo. Y sí, también está Salem. ¡Faltaría más!

En resumen, Las escalofriantes aventuras de Sabrina tienen un comienzo muy prometedor, que como mínimo podremos disfrutar a lo largo de las dos temporadas que ya están confirmadas para Netflix. Nosotros lo tenemos claro: del mismo modo que siempre hemos soñado con ir a Hogwarts, o en su momento fantaseamos con ingresar en la Academia Robichaux para jóvenes excepcionales, no podemos tener más ganas de quedarnos con Sabrina en la Academia de Artes Ocultas. ¿Hemos dicho ya que tenéis un plan ineludible para el puente de Halloween?

  • Fecha de estreno: 26 de octubre de 2018
  • Plataforma de emisión: Netflix
  • Número de episodios: 10
  • Duración aproximada: 60 minutos
  • Te gustará si te gusta: Riverdale, Embrujadas

Aitziber Polo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.