Compartir

A estas alturas se puede decir poco sobre Sword Art Online. La obra de Reki Kawahara marcaba un antes y un después con el estreno de su adaptación allá por el 2012. No partía de ideas totalmente originales, pero sabía hacer uso de un giro de guión lo suficientemente adictivo como para seguir en pie y contaba con algunos de los mejores animadores del momento tras sus escenas.

Incluso así, a día de hoy, la obra tiene tantos —o más— detractores como defensores. Y es que Kawahara no entiende a su propia obra. Keiichi Sigsawa hacía un mejor trabajo con SAO Alternative: Gun Gale Online que el propio autor con la obra a la que daba vida. Porque o no entiende o no quiere entender el funcionamiento de los MMO, al igual que su visión del romance queda en líneas dudosas. Un pequeño desastre que ha ido desmontando a la serie al pasar por sus nuevos arcos y que, hasta el momento, solo Sigsawa había conseguido re-encaminar con un spinoff que parte de una naturalidad mucho más notable.

Pero Sword Art Online Alicization ha llegado para cambiar las tornas. Un servidor no ha pasado, al menos no todavía, por sus novelas originales pero soy consciente de sus logros, de como —se dice— empoderan a una obra que presentaba importantes signos de fatiga. Nada más lejos de la verdad, Alicization parece llegar para redimir a su original.

Cambio de perspectiva

La forma en la que este nuevo arco da inicio es un sello de su potencial. Porque sabe que el mejor worldbuilding es aquél que no necesita de narradores para escenificarlos. Sabe mantener el suspense, conseguir que el espectador se pregunte el porqué Kirito se encuentra en un nuevo mundo, a una edad más temprana, y del que apenas sabemos nada.

Pero más allá de ello, su guión consigue estructurar una pequeña aventura cotidiana sin necesidad de caer en rutinas insípidas —y sin la inclusión de fanservice barato para rellenar esos pequeños agujeros. Una que nos permite conocer mejor a sus personajes, a Alice y Eugeo. Pero que también nos ayuda a entender mejor su mundo, una aldea aislada por frondosos bosques y enormes montañas —muestra del contraste frente a la urbana Aincrad en sus primeros episodios— regida por un estricto orden religioso que se verá quebrantado por la pequeña Alice para introducir el drama en la obra.

Porque, a modo de crítica religiosa, la chica es condenada a muerte por un Integrity Knight, lo que se entiende como una referencia a los caballeros templarios, y sus compañeros se ven completamente incapaces de salvarla ante la imposición del resto de aldeanos.

Es un inicio cocido a fuego lento, que dice mucho sobre su estructura narrativa y su mundo sin necesidad de decir realmente nada. Un importante cambios de aires frente al planteamiento de toda su extensión anterior y que hace mucho por la obra. Antes de que el peso del fanservice vuelva a caer sobre ella.

El precio de las inseguridades

Por una vez las referencias no vienen de parte de Kawahara, sino del propio equipo de marketing. O eso nos hace suponer. Porque Alicization abre con una fuerza innata y escenifica un primer episodio más que correcto pero su segunda entrega se lo lleva por delante incluyendo escenas inéditas en las que el equipo original se encuentra, al completo, en Gun Gale Online. Una magnífica, y terrible, forma de promocionar la edición integral de Fatal Bullet que se cobra escenas como la de Silica disparando desde una torreta.

Echemos el freno. Sword Art Online parte de una base interesante y tiene poder para estructurar algo grande. Pero la obra siempre cae en el mismo punto, en las inseguridades que tambalean esa estructura original. En un continuo fanservice que arruinaba la propuesta de Ordinal Scale a niveles narrativos y que ahora atenta —al menos durante la, por suerte, breve extensión en que se realiza— contra esta nueva entrega.

Es algo que se extiende, aunque no lo hace de una forma tan demoladora, al resto del capítulo. Porque Sword Art Online no puede dejar de mirar hacia Aincrad y tras utilizar a los miembros de Laughing Coffin como villanos en su anterior entrega principal vuelve al mismo recurso para justificar que Kirito acabe inmerso, una vez más, en un mundo virtual.

Al fin y al cabo, aunque suene como algo recursivo, no deja ser un punto coherente que, a su vez, sirve para enmarcar a estas personas. Aleja la justificación de sus acciones tras los muros que construía Kayaba y resalta el hecho de que sean realmente sociópatas que se aprovecharon del trabajo de otro psicópata aún mayor para llevar a cabo sus propios fetiches en un mundo virtual, donde las leyes no existían más allá de las ciudades. Con todo, también sirve de entrada a este nuevo arco y sí, es “otra vez más de lo mismo”, pero al fin y al cabo es SAO. Y Alicization, por ahora, parece pretender convertirse en la experiencia definitiva de lo que hay tras sus siglas.

Bienvenido a Underwold

Sea como sea, la obra vuelve a jugar la misma mano que mostraba en su inicio y lleva a Kirito a Underworld, ese mundo virtual que estaba probando, sin revelación alguna. Al menos no más allá del hecho de que ha sido envenenado en el plano real.

El hecho de que este nuevo arco vaya a contar con un total de 50 capítulos es, sobre el papel, una gran premisa para el desarrollo del mismo. Porque se ha permitido avanzar de forma lenta. Ya conocemos a Kirito, ya sabemos lo que es Sword Art Online. No necesitamos que nos digan —otra vez— que se encuentra contra las cuerdas. Y esta vez esa falta de pretensiones le ha sentado bien a su extensión. Porque tiene espacio para manejarse y no necesita lanzarse a la piscina antes de que se haya llenado.

En el momento de escribir estas líneas se acaba de lanzar el segundo episodio, por lo que aún es pronto para emitir un juicio justo. Pero Sword Art Online Alicization promete. No solo por esa posibilidad de redimir sus anteriores entregas, sino porque actúa en perspectiva. Hace un gran uso del worldbuilding y estructura su narrativa en torno a ello y no al revés. Por una vez no sabemos qué está pasando, ni porque Kirito se encuentra en otro juego. Todo esto por no decir que la posibilidad de morir en él no se contempla por el momento.

La muerte sigue teniendo un pase en este baile, por supuesto. Pero aparece como sombra ejecutora y no como protagonista. Juega con el suspense. ¿Cuanto tiempo puede pasar en ese nuevo mundo? ¿Que ha pasado con su “yo” real? La idea de que Kirito, el “espadachín negro” esté perdido demuestra el cómo el guión quiere virar hacia nuevos horizontes. Porque lo deconstruye. No es esa persona que avanza sola, varios niveles por encima del resto. No es un héroe con poderes letales. Y lo mejor, insisto, es que esta vez sí tienen el espacio para desarrollarlo todo de una forma sustancial.

Aún nos queda mucho por ver. Pero quiero pensar que Alicization es la obra con la que retomar la fe en una franquicia titánica que hace mucho que dejó de pensar en si misma. Y no es algo que se entienda solo a nivel narrativo. Manabu Ono, su director, sabe cómo llevar a su equipo y esto se ha visto traducido en una dirección de la animación que se acerca a los niveles de Ordinal Scale.

Pero eso no lo es todo. Porque Shingo Adachi (To Aru Majutsu no Index, Darker Than Black) y la maravillosa Yuki Kajiura (Fate, Madoka Magica) repiten en los apartados de diseño de personajes y banda sonora. Y a ellos se suman otros nombres como los de Kenta Hayashi o Tomoya Nishiguchi en la composición y la dirección técnica que prometen hacer de Alicization un verdadero espectáculo — algo que ya podemos ver en su intro, donde se marcan varias coreografías trabajadas.

Hay fe. Fe en Alicization. En que sea todo lo que Sword Art Online puede ser. Todo lo que debería ser. No podemos hacer más que esperar, pero que las primeras impresiones terminen en un tono positivo es un buen indicio. Esperemos que la épica de Underworld muestre las verdaderas capacidades de la franquicia.

Primeras impresiones anime otoño 2018 (inferior) - El Palomitrón

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

3 Comentarios

  1. nee es un asco, la serie acabo para mi en ordinal scale, tiene un desarrollo mucho mejor, una trama mejor y lo mas importante es que kirito no era gay, en esta temporada anda enamorado del rubio que asco

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.