El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

Tráiler del anime de Shuumatsu no Valkyrie destacada - El Palomitrón
ACTUALIDAD ANIME / MANGA REDACTORES

LA BATALLA ENTRE DIOSES Y HUMANOS LLEGA A NETFLIX EN VERANO

Tal y como funciona la industria del anime, raro es el manga que funcione bien a nivel comercial y no reciba, tarde o temprano, una adaptación televisiva. Uno de tantos casos es el de Shuumatsu no Valkyrie, una publicación de la revista de cadencia mensual Comic Zenon, propiedad de Tokuma Shoten, que continúa abierta a día de hoy con 10 volúmenes publicados y seis millones de copias en circulación en Japón. Tras la creciente popularidad de la serie en el país nipón —que ya cuenta, incluso, con un spin-off en publicación—, el grupo editorial sorprendía al público con el anuncio de una adaptación al audiovisual con motivo del lanzamiento del noveno volumen de la obra. Así pues, mitología y acción se darán de la mano en un visceral espectáculo donde dioses y humanos se batirán en duelo para decidir el destino de la humanidad.

Tras un primer anuncio que, sorprendemente, incluía información referente al equipo de producción e incluso un tráiler promocional, es ahora, con motivo de la AnimeJapan 2021, cuando se ha anunciado que su estreno está previsto para julio de 2021 y que su distribución global será exclusiva de Netflix. Además de esta información, también se ha publicado un segundo tráiler donde se puede apreciar con más detenimiento el peculiar acervo de deidades y figuras históricas de la humanidad. El estudio encargado del proyecto es Graphinica, conocidos por ser los responsables de adaptar la novela ligera de Nishio Ishin, Juuni Taisen. Un trabajo del que ya pueden extraerse una serie de primeras conclusiones gracias al tráiler que acompañaba la liberación de la primera imagen promocional de la serie. En cuanto a miembros del staff técnico, se ha confirmado que Masao Ookubo (Onegai My Melody Yū & Ai) ostenta el rol de director, mientras que Kazuyuki Fudeyasu (Black Clover, JoJo’s Bizarre Adventure) es el guionista principal. Por otro lado, la tarea del diseño de los personajes recae en Masaki Saito y la composición de la música corre a cuenta de Yasuharu Takanashi, conocido por su participación en series como Fairy Tail o Boruto: Naruto Next Generations

Sobre Shuumatsu no Valkyrie…

¿Merece la raza humana seguir existiendo? La cuestión, de formulación tan simple como compleja por su amplitud de opiniones, es la base sobre la que se cimientan los pilares del peculiar panteón divino ideado por Takumi Fukui y Shinya Umemura en materia de guion, y Azychika a cargo del arte. Cada milenio los dioses de todas las religiones se reúnen en el Valhalla para decidir el destino de la raza humana. Siete millones de historia dan para mucho: incontables guerras, un gravísimo impacto destructivo en la naturaleza o la reiteración de errores del pasado demostrando una casi nula capacidad de aprendizaje han decantado la balanza a favor de la extinción. Los dioses manifiestan la voluntad de acabar con su creación, pero las valquirias se alzan en última instancia como salvadoras de la humanidad apelando a una antigua ley basada en el enfrentamiento entre dioses y humanos, el Ragnarök. Un torneo donde cada facción elige a 13 contendientes para batallar a muerte y donde el mejor de siete se llevará el premio gordo: la extinción o la salvación. 

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

1 COMENTARIO

  1. Es encantador como una gran historia donde ninguna la creencia en religiones es nula, es decir que participa la crencia de cada religion es tomada en cuenta para crear un gran contenido

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Intento de muchas cosas y una de las piezas que hacen funcionar la sección manganime. Ávido lector de manga, enamorado de la tinta y de la tragedia de Sui Ishida. Firme defensor de la industria como arte y la abolición de estúpidas etiquetas.