Compartir

Oriol Paulo- Director y Guionista- El Palomitrón

Nos hizo acompañar al inspector Jaime Peña a buscar El cuerpo desaparecido de una mujer que se encontraba en la morgue y nos hizo sospechar de Adrián Dori como el principal asesino de su amante en Contratiempo. Junto a él se encuentra un actor de los grandes, considerado por muchos una de las sensaciones del momento. Tiene su propia compañía de teatro (lo hemos podido ver en Hospital Central, en Aída, en Bandolera, Amar es para siempre…) y uno de los papeles más recordados por el público es el del doctor Moliner en El secreto de Puente Viejo. No obstante, donde nos enamoró por completo en la pequeña pantalla fue con El Profesor, siendo la cabeza pensante de uno de los mayores atracos de la historia en La casa de papel. Os hablamos del experto director de thrillers Oriol Paulo y del talentoso y emocionante actor Álvaro Morte. En pleno Festival de Sitges hemos tenido la oportunidad de charlar con estos grandes profesionales sobre el trabajo que han hecho juntos, Durante la tormenta, una producción de Warner Bros Pictures donde Oriol es director y guionista y Álvaro uno de sus protagonistas.

El tiempo es un elemento muy importante en tus películas, y en Durante la tormenta vuelve a serlo una vez más. ¿Por qué decidiste jugar con el cambio de tiempos y el efecto mariposa? ¿Cómo surgió la historia?

Oriol Paulo: Realmente esto viene después; el punto de partida de la película viene de una reflexión personal sobre el hecho de ser padre o no serlo. Yo estuve a punto de ser padre, pero al final decidí no serlo. Hay una “cosa” ahí con el hijo que podría haber tenido y no he tenido, y a partir de ahí empecé a escarbar, y encontré una historia que me llevó a la paradoja temporal, y de alguna manera es la excusa perfecta para contar un poco el viaje que hace el personaje de Adriana Ugarte durante la película.

Álvaro, tú sobre todo has trabajado más en televisión que en cine. ¿Qué diferencia ves a la hora de trabajar en uno u otro formato?

Álvaro Morte: La gran diferencia que veo hoy por hoy es que cuando trabajas en televisión, no tienes todo el material con el que vas a contar a nivel de guion con el personaje. Empiezas a trabajar, vas recibiendo guiones y no acabas de saber nunca hacia dónde va a ir tu personaje. Por lo tanto, te tienes que lanzar a la piscina, y si de repente tu personaje hace algo contrario a lo que tú tenías en mente, tienes que saber acoplarlo. Con el cine tienes el guion completo de toda la historia, por lo tanto, puedes hacer un estudio de tu personaje: cuáles son las características que vas a poner sobre la mesa y en qué momento vas a dar cada uno de esos matices, por lo que es más cómodo en ese sentido. A nivel de factura y de producción, hoy por hoy estamos viviendo un momento muy chulo en la ficción de este país, y cine y televisión están al mismo nivel. Ya no hablaría como antiguamente de hermano mayor y hermano pequeño, afortunadísimamente. Para mí la gran diferencia, además de que en cine tiene algo más de tiempo (no demasiado, pero algo más) sobre todo es el concepto de tener un guion entero con el que poder trabajar tu personaje.

Álvaro Morte- Actor- El Palomitrón

¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

 

O. P.: El rodaje duró diez semanas, siete de las cuales han sido en Barcelona y alrededores y tres en Canarias, pero todo lo que es preparación de la película, ajustar el guion… tardamos un año. Es un guion muy complejo porque juega con las realidades distintas, la película se abre muchísimo. A mí me gusta hablar de la película como una película coral, hay muchos actores en danza, y antes de lanzarnos al ruedo estuvimos encerrados ensayando en un piso en Tirso de Molina, en Madrid, durante un mes. Lo que sí te permite el cine, cuando tienes el tiempo y el presupuesto para hacerlo, es experimentar con los actores antes de salir a hacer la película.

A. M.: Esto es un lujo. Lo normal es llegar casi el día de rodaje, el director te da cuatro indicaciones y no mucho más. Pero el poder haber tenido la oportunidad de investigar sobre el texto… A mí me gusta recordar un momento en el que cambiamos el sentido de la frase, hicimos el opuesto porque nos dimos cuenta de que, efectivamente, era el opuesto. Le dimos la vuelta a la frase y pilló un sentido distinto, y eso te lo puedes permitir al trabajar de esta forma.

Sería una especie de obra de teatro al ensayar antes de rodar, ¿no?

 

O. P.: Sí, algo así. No sería exactamente una obra de teatro, porque nunca hacemos un pase de la película, además de que está película está muy fragmentada, pero de alguna manera ensayamos una pequeña obra de teatro de cada una de las tramas que había en la peli.

A. M.: Con los ensayos te puedes permitir experimentar. Cuando vas a un rodaje tienes que ir a lo seguro porque no tienes demasiado tiempo que perder. En los ensayos con Oriol hemos ido probando varias cosas hasta que hemos dado con la tecla y ha funcionado, y eso nos lo hemos podido permitir gracias a los rodajes.

Durante la Tormenta- Rodaje- El Palomitrón

Álvaro, tu personaje es David… ¿Cómo es David?

 

A. M.: David es el marido de la protagonista, Vera, que es en realidad a través de quien vemos toda la película. Los demás personajes, como bien decía Oriol, somos satélites de este personaje central, es muy coral en ese sentido. David y Vera se acaban de mudar a una nueva casa, parece que están empezando una nueva etapa pletórica, son felices, pero de repente Vera provoca esta especie de crac espacio-temporal y todo se tuerce, todo cambia, y en ese sentido mi personaje también cambia porque se ve afectado por ese cambio. Pero no solamente mi personaje, sino todos los demás actores de la película. Hemos tenido el reto de interpretar dos personajes dentro de uno porque eres la misma persona pero que ha vivido dos vidas distintas, por lo que dependiendo de lo que pase, todo acabará siendo de una forma o de otra. Entonces, siguiendo la misma esencia, hay que dar pequeños matices en una dirección o en otra.

Esta película es, sobre todo, de guion…

 

O. P.: Esto viene un poco porque soy muy reivindicativo con el mundo del guion. Yo vengo del guion, he sido durante muchos años guionista. Es una figura que, ahora sí, se está empezando a reconocer, sobre todo gracias a series de televisión, porque se les ha dado mucho poder. Yo soy muy sindicalista con el mundo de guion, y esta historia digo que es de guion porque no se puede contar de otra manera que no sea con una estructura (y con una estructura así). Me gusta reivindicar la importancia del guion y la figura del guionista.

¿Cómo te sientes más cómodo, dirigiendo o escribiendo un guion?

 

O. P.: Esto es como “a ver a quién quieres más, a papá o a mamá”. Depende un poco del momento: Yo he vivido muchos años siendo solo guionista y he hecho todo tipo de ficciones, desde la posibilidad de hacer tus propias películas o películas de otros, que es un lujo y me gusta mucho. Pero es verdad que ahora mismo mis ganas de crecer van en la línea de la dirección.

Oriol Paulo- Rodaje- El Palomitrón

¿Por qué situación o por quién cambiarías el tiempo como hace Vera en la película?

A. M.: Yo coincido con el personaje de Vera, no en el momento en el que lo cambia sin querer al principio, sino por lo que sucede después. Creo que es muy peligroso jugar con el tiempo: cuando las cosas pasan es porque tienen que pasar, pero yo me atrevería a hacer cualquier cosa por mis hijos.

O. P.: Yo no tengo hijos.

A. M.: Hazlo por los míos (risas).

O.P.: Por los hijos de Álvaro (risas). No, yo seguramente por mi familia.

¿Aunque no se sepa la consecuencia de lo que pueda pasar?

 

A. M.: Aunque no se sepa la consecuencia.

Durante la Tormenta- Escena- El Palomitró

Definidnos la película con tres adjetivos.

 

O. P.: Desde el punto de vista de la dirección, es emocional, emocionante y exigente.

A. M.: El personaje de Vera hace una cosa: salvando una vida, destruye la suya propia; esto me parece muy potente.

¿Qué semejanzas y diferencias tiene Durante la tormenta con respecto a El cuerpo y Contratiempo?

O.P.: Realmente esta es la película más diferente de las tres. Siendo un thriller, el motor de la película es la emoción: con ella arrancamos y acabamos, esta es la diferencia. En cuanto a similitudes, también tiene un elemento de thriller muy grande y hay un elemento estructural importante.

¿Cómo os organizasteis a la hora de preparar el rodaje? 

 

O. P.: Con un plan de rodaje y haciendo muchas transformaciones de decorado y de personajes. Era un poco loco de rodar: un día estabas en el 89 y al día siguiente estabas en el mismo sitio grabando el tiempo presente. Al final esto es diseño de producción, es un trabajo complejo a nivel de equipo técnico, pero hemos tenido la suerte de contar con los mejores.

Oriol - Durante la Tormenta- El Palomitrón

¿Qué referencias tiene Durante la tormenta?

 

O. P.: Soy una persona que, como mucha gente, he visto mucho cine. Me gusta mucho buscar un poco dentro de las películas que he visto un punto de conexión. En esta película sí que había referencias que me he llevado un poco a la hora de hacer la historia; estaba El rapto de Bunny Lake (1965), de Otto Preminger, Regreso al futuro (1985), de Robert Zemeckis, y Frequency (2000) de Gregory Hoblit.

A. M.: A mí una cosa que me gusta mucho es que hay muchas referencias musicales. Cuando hicimos un primer encuentro leyendo el guion en el piso de Tirso de Molina, charlando, conociéndonos e intentando generar un feeling, escuchaba un tema de Arcade Fire para meterme en lo que tenía que ser el personaje, y me gusta mucho. Yo en mi vida como actor trabajo mucho con la música.

Álvaro, ¿hay alguna escena que te costase más?

 

A. M.: No te sé decir ninguna en concreto, nos lo hemos pasado muy bien rodando, y cuando te lo pasas bien no encuentras escenas difíciles, sino retos, y con un reto delante, para mí es más apetecible el trabajo.

Nosotros, por nuestra parte, correremos a las salas de cine el próximo 30 de noviembre para disfrutar Durante la tormenta y os contaremos más cosas. ¡Enhorabuena y mucha suerte!

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.