Compartir

Animales sin collar escena 1 - El Palomitron

LOS ANTECEDENTES

Jota Linares está acostumbrado al éxito. Su primer cortometraje, ¿A quién te llevarías a una isla desierta?, acabó convertido en una taquillera obra de teatro del off madrileño. A su vez, sus otros trabajos, 3,2 (lo que hacen las novias), Ratas y Rubita, fueron premiados en festivales internacionales. Ahora, el cineasta se lanza de cabeza al largometraje con su ópera prima, Animales sin collar. El filme, producido por Beatriz Bodegas (Tarde para la ira) es uno de los debuts más esperados del año.

LA PELÍCULA

Para dar forma a Animales sin collar, Jota Linares ha corrido el inmenso riesgo de adaptar a su propia visión una de las obras teatrales más transcendentales de la historia de la dramaturgia. Nada menos que la grandiosa Casa de muñecas, de Henrik Ibsen. Aunque desde un punto de vista completamente libre, el director se ha mantenido fiel al alma de la Nora del libreto. En la película, este arquetipo de mujer invencible lo representa la mujer de un político entregado a la lucha por los más desfavorecidos que acaba de hacer historia en Andalucía arrasando en las elecciones. Un prometedor futuro que se tambalea con la aparición de personajes del pasado y que Nora intentará salvaguardar a toda costa.

Es precisamente la delicada fuerza del papel de Nora lo que consigue que la ópera prima de Jota Linares no pase por la cartelera como un digno thriller político más. La historia, que engancha bastante dignamente jugando con el suspense y la psicología de los personajes, va más allá del entretenimiento y acaba mostrando un elegante testimonio de cuestiones sobre el empoderamiento femenino que más de un siglo después del estreno de la obra de Ibsen siguen siendo imprescindible debatir. En este sentido, la infalible y cuidada construcción de todos los personajes ayuda a remar en esa dirección.

La guinda del pastel es una mimada fotografía enmarcada en un luminoso paisaje andaluz. Jota Linares ha parido una ópera prima que, al margen de algún detalle previsible de guion, resulta hipnótica.

Animales sin collar escena 3 - El Palomitron

ELLOS Y ELLAS

La doble ganadora del Goya Natalia de Molina es la afortunada elección para el papel de Nora. Por su parte, Daniel Grao se mete en la piel de Abel, su marido, un político joven e idealista cuya prometedora carrera pende de un hilo por culpa de secretos del pasado. Ambos interpretan maravillosamente al matrimonio y le brindan toda la complejidad y el misterio que da sentido a la sustanciosa historia. Junto a ellos, completan el reparto Natalia MateoBorja Luna e Ignacio Mateo.

LA SORPRESA

Animales sin collar es una producción que se mueve a caballo entre el thriller, el drama y el suspense. Sin embargo, entre líneas resalta un mensaje de empoderamiento femenino que el espectador no intuye hasta bien entrada la trama.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El final. Y hasta ahí se puede contar sin spoilers.

Animales sin collar escena 2 - El Palomitron

TE GUSTARÁ SI…

Vibraste con Tarde para la ira.

LO MEJOR

  • Se perfila como un interesante thriller político en el que, como siempre, los hombres mueven los hilos, pero acaba reluciendo un interesante protagonismo femenino.
  • La fotografía, enmarcada en unos espectaculares paisajes sevillanos y en una idiosincrasia encantadoramente andaluza.
  • La construcción de unos personajes tan complejos como misteriosos. Avalado, claro está, por unos impecables Natalia de Molina y Daniel Grao.

 LO PEOR

  • Algunos recovecos previsibles del guion.

 María Robert

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.