Compartir

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones principal - El Palomitrón

Con motivo del XXIV Salón del Manga de Barcelona, y aprovechando nuestra asistencia en calidad de prensa, no queríamos dejar pasar esta oportunidad. Somos muchos de nosotros los que conocemos a las editoriales tan solo por su papel en RRSS y los títulos que van sacando al mercado. Pero es en este tipo de eventos donde puedes poner cara a todos aquellos que están detrás e incluso charlar con ellos. Nosotros queríamos hablar con una de las editoriales más grandes de cómic y manga actuales y conocer otras caras que hasta ahora desconocíamos. En esta ocasión aprovechamos para hablar con Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones. Además, contamos con la suerte de haber podido realizar la entrevista tras la presentación de novedades de la editorial, por lo que no solo contamos con la base principal de nuestra entrevista sino con un extra dedicado a las nuevas licencias.

¿Cómo ha sido la XXIV edición del Salón del Manga para ECC Ediciones? ¿Cómo la habéis vivido?

A nivel personal, fatal por la voz (risas), la única parte mala. Realmente muy bien. Desde que empezamos a traer autores hace dos años vemos que la acogida por el público es mayor. El primer año el tema de los tickets fue muy caótico, pero este año ha salido genial. Teniendo en cuenta incluso los problemas que surgieron el primer día con el editor de Nagabe y la firma exclusiva para La pequeña forastera.

En cuanto a ventas mejor de lo esperado, la verdad. Siempre se hace una previsión de cara al Salón y más o menos se cumple, pero este año ha sido una sorpresa tras otra. Hay obras que venden más lentamente y otras que es en eventos como este donde se refuerzan y ganan más público, como por ejemplo el caso de Overlord. Otra de las obras que mejor está vendiendo es La pequeña forastera, e incluso ayer mismo (sábado) nos quedamos cortos de ejemplares. Quiero comerme tu páncreas también está funcionando genial, y creemos que puede influir que se haya proyectado la película en el propio Salón. Muchas veces ver un producto en cine ayuda a saber qué hay detrás y si justamente ese producto lo tenemos nosotros, la gente se empieza a interesar e incluso viene, pregunta y acaba llevándose un ejemplar a casa. En el caso del seinen se nota que su venta es mucho más lenta, como es el caso de Matsumoto, y de nuevo en el Salón nos damos cuenta de ello; además, el público que viene a este evento suele ser más juvenil y por lo tanto las líneas más enfocadas al shonen o al shojo venden más rápido y mejor.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones la pequeña forastera - el palomitron

Este año habéis apostado por traer a una joven promesa de la industria. ¿Qué ha supuesto para la editorial traer a Nagabe?

Traer a un autor, sea quien sea, siempre te da, de primeras, la campaña de marketing. La publicidad a tu marca para el evento. En muchas ocasiones el público del Salón no sabe quién es ese autor que has traído y al pasar por tu stand creas curiosidad e incluso puedes llegar a crear un seguidor más del autor y de la obra. Además, también consideramos que es un “premio” a ese fan que le sigue, le gusta la obra y la apoya desde nuestra editorial.

Por parte de Nagabe hemos notado una evolución. El primer día estaba más cortado, además surgió el problema de las firmas exclusivas de cara a La pequeña forastera, aunque el público reaccionó muy bien y nosotros estamos muy agradecidos; pero conforme pasan los días Nagabe ha estado mucho más a gusto, más cercano con el público. Muchos nos dicen que es un amor, y sinceramente, lo es. Es muy joven, tiene 25 años, pero su profesionalidad y cercanía lo hacen único.

La acogida que ha habido por parte del público ha sido muy buena y aspectos así nos incitan a seguir por este camino e incluso pensar ya en el autor, o autores, para el año que viene. Además, en la presentación se dejaron caer algunos nombres y queremos ponernos con ellos desde ya.

¿Qué es lo que más os llamó la atención de Nagabe y, en concreto, La pequeña forastera?

La verdad es que ese interés es totalmente personal. Fue un amor a primera vista. Además, no contemplamos solamente este título, tanto mi equipo como yo miramos hacia atrás y vimos obras como El jefe es una onee o Nivawa y Saitô y pensamos que Nagabe reunía las características perfectas que definen a un autor. Es decir, uno de los aspectos que nos define como marca. Una editorial que apuesta por “autores con personalidad”.

Antes de pasar propuesta a Japón, el comité de editores de ECC Ediciones se reunió y todos estábamos convencidos del potencial que había en Nagabe, por lo que decidimos apostar por él y todas sus obras desde un primer momento. No sabíamos ni de lejos que iba a funcionar tan bien ya que en otras ocasiones, con Matsumoto o Kaneko, pensábamos que iba a ir mejor y, no es que vaya mal, pero venden mucho más lento y tienen un público algo más selectivo. En definitiva, nos gusta buscar autores cuyas historias contengan algo más que belleza estética, y en el caso de Nagabe se consigue combinar ambos aspectos.

En relación a La pequeña forastera, ¿qué crees que es lo que más ha gustado al público de la obra?

Normalmente la mayoría de la gente entra a la obra por su portada. Una vez han pasado ese obstáculo y empiezan a informarse sobre ella puede llamar más la atención. Una sinopsis centrada en un ser pequeñito como Shiva y un ser maldito como el Doctor. Por lo que, de base, La pequeña forastera te plantea una historia potente acompañada por un arte bastante único. Además, algo muy bueno y que define a la obra son los finales de cada tomo; muy poco te tiene que gustar para no querer continuar. Por otro lado, la parte gráfica que acompaña a cada tomo y a cada portada es realmente única. Tiene un dibujo único, muy cuidado; y eso quizá llama mucho la atención en las librerías.

Justamente ayer, en vuestra presentación, comentasteis que la obra ya tenía un final pensado, ¿qué nos podéis decir en relación a este aspecto?

De hecho, cuando la contratamos nosotros, la obra estaba prevista para tener cuatro tomos, pero de repente todo cambió. Desde Japón nos llegó la noticia de que la obra se iba a alargar más. Esto es algo que sucede muy a menudo, pero teniendo en cuenta el apoyo que está teniendo este título en nuestro catálogo no supone problema alguno. Pero sí, el mismo Nagabe ya ha dicho que tiene un final pensado y, a día de hoy, creemos que puede extenderse hasta un total de nueve o diez volúmenes.

A modo de curiosidad, si La pequeña forastera no hubiera teniendo el éxito que ha tenido ¿os habríais atrevido a licenciar El jefe es una onee y Nivawa y Saitô?

Normalmente va en función de las ventas y tras analizar si la obra licenciada es rentable, porque claro, no dejamos de tener un capital X para invertir en licencias y en todas las obras que tenemos actualmente. Además, también tenemos en cuenta que si un autor funciona muy bien no queremos retrasar otras de sus obras, pero si funciona lento o incluso mal, nos planteamos continuar con más obras. Ahora podemos permitirnos esperar o actuar de forma más rápida, pero en nuestros inicios como editorial no podíamos hacer eso y debíamos arriesgar más, ya que no era cuestión de estar en el mercado con solo una o dos obras. Debíamos construir catálogo.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones nivawa y saito - el palomitron

Nivawa y Saitô prácticamente lo cogimos a la par que La pequeña forastera, aunque fue en este momento donde surgieron los “primeros problemas”. Os explico. Cuando nosotros nos interesamos en un autor vemos en qué editorial tiene publicadas sus obras, ya que el tener una relación ya establecida ayuda a conseguir ciertos títulos. Pero en el caso de Nagabe la premisa fue particular, ya que La pequeña forastera pertenecía a una editorial y Nivawa y Saitô a otra. Algo que, en un primer momento, puede causar problemas a la hora de tenerlas pero en nuestro caso no hubo mucho conflicto. Además, al ser una obra de tres tomos no había mucho riesgo y, para nuestra sorpresa, también está siendo un título que nos está vendiendo muy bien. Al igual que El jefe es una onee, la primera de sus obras que, a pesar de no ser la favorita del autor, sigue vendiendo. Esta última es bastante particular; pero tengo que decir que Nivawa y Saitô es otra obra que, contando con un registro totalmente diferente, plantea una crítica realmente buena y un acercamiento a un público más amplio.

Notamos que actualmente hay un boom respecto a las obras más cortas, y estas dos son un ejemplo de ello. Un tomo único y una obra de tres tomos. No teníamos miedo, y contar con el respaldo de Nagabe es sinónimo de éxito, al menos por el momento (risas). Ejemplo de ello es nuestro interés frente a su última publicación, una recopilación de historias cortas en la que ya estamos interesados y esperamos iniciar próximamente el proceso de adquisición.

Dejando de lado a Nagabe y el éxito que parece envolverle nos gustaría centrarnos algo más en vuestro papel como editorial. Desde que ECC Ediciones comenzara a publicar manga en 2014, ¿qué crees que diferencia vuestra editorial del resto?

El catálogo de terror. De hecho fue lo que nos abrió las puertas como editorial manga. Es cierto que Junji Ito y todo su compendio de obras nos posicionó en un puesto muy especial y parece que ese movimiento ha sembrado mucha competencia además de un interés por parte de otras editoriales frente a obras de terror. Intentamos traer cada año novedades e incluso obras cortas ya cerradas, ya que en este ámbito siempre hay un hueco en el mercado y nosotros intentamos explotarlo, aunque no siempre tenga la misma acogida que los autores más reconocidos.

Creemos que es algo que nos define bastante, además de abrirnos el camino hacia muchas más líneas de trabajo; pero somos conscientes del grueso que ocupa en nuestro catálogo y no queremos descuidarlo, tan sólo ampliar hacia nuevos horizontes sin olvidarnos de éste. Así que sí, ese sería nuestro factor diferencial frente al resto y no queremos descuidarlo ni un segundo. Ejemplo de ello es que actualmente seguimos ampliando catálogo y recuperando clásicos, algo que hace unos años podía ser objeto de miradas extrañas pero todo apunta a que actualmente es algo más habitual e incluso funciona. En tiempos de crisis muchas obras se pararon, pero por suerte casi todas ellas continúan a día de hoy y todo apunta a que el miedo poco a poco va desapareciendo. También es cierto que nosotros empezamos más o menos en esa época de “desapariciones” y por lo tanto, no teníamos nada que perder; solo podíamos seguir hacia adelante y esa ventaja la supimos aprovechar de cara a definirnos en el mercado y a crear un tendencia que parecía algo perdida en los últimos años.

Entonces, ¿se podría decir que os consideráis una editorial “de autor”? 

Sí. Somos una editorial que de cara al público sí que somos una editorial “de autor”, por lo que obras como Servamp u otras líneas más convencionales funcionan a un ritmo más lento dentro de nuestro catálogo, a diferencia de otras como Dorohedoro por ejemplo que entrarían dentro de la categoría comentada anteriormente. Creemos que posiblemente en otras editoriales obras como Servamp funcionarían mejor y más rápido, pero hay que abrir camino poco a poco y no queremos echarnos atrás con nuestras propuestas actuales. Además, tened en cuenta que muchas veces nos llaman “la editorial que hace las cosas chungas” (risas), así que no hay que temer a nada. Ejemplo de ello es la apertura de nuestra línea shojo —aunque no haya llegado ninguna novedad al Salón por temas de producción…—. Queremos que poco a poco se nos conciba a de otra manera, a parte de la editorial de autor, una editorial dispuesta a cuidar sus obras y abrir, poco a poco, un abanico más amplio.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones dorohedoro - el palomitron

Pero en ningún momento queremos que se nos releve esa identidad, ya que siempre apostaremos por ese tipo de obras y pensamos que hay muchas obras en el mercado que deben estar aquí, por imposibles o lejanas que parezcan. Una apuesta que creemos necesaria ya que el público cambia; por ejemplo el tipo de lector como yo, o la gente más adulta o con gustos más peculiares, demanda este tipo de catálogo y nosotros estamos ahí para buscarlo y ofrecerlo. Este cambio no se observa solo en los adultos, sino también en el público que viene al Salón, que a pesar de ser más joven abre su mente a nuevas fronteras; y por otro lado también el público que quiere cosas nuevas y pretende dejar ciertas historias de lado y apostar por otros tonos y registros que, pensamos, poco a poco vamos ofreciendo a nuestro público.

A nivel más íntimo, y teniendo en consideración todo lo que has citado hasta el momento, ¿cuál es la obra que más os identifica como editorial en el mercado actual? Y a nivel personal —si nos lo permites claro— ¿cuál sería tu obra favorita dentro de vuestro catálogo?

Ui, miedo me da esa pregunta (risas). Antes hablábamos de los cambios de registro y la ampliación de catálogo, pero si tuviera que quedarme con una obra que actualmente nos defina como editorial sería Black Paradox, de Junji Ito. Fue la primera obra que publicamos y quizá, la que nos abrió mercado. Posiblemente a día de hoy mucha gente nos identifique con ella, pero espero que dentro de un tiempo hayan más. No quiero que desaparezca ni mucho menos, pero sí que me gustaría que nos conocieran por más obras y líneas editoriales. Está claro que se ha creado un sello, pero con la diversidad de obras que hay y por las que apostamos, no estaría mal ser conocidos por más obras, ¿no?

A nivel personal me considero una gran fan de Hiroshi Takahashi, pero también me encantan obras como La pequeña forastera, Ulna en su torreta, Dorohedoro o Gift. Como veis, me gusta bastante el catálogo más oscuro de ECC (risas).

Siguiendo con el tema de las obras de vuestro catálogo, nos gustaría viajar hasta Japón. Cuando se plantea una nueva licencia y a su vez hay interés por parte de más editoriales, ¿qué le interesa más a la editorial japonesa: el capital o la marca que hay detrás?

Depende de la editorial y el título, sinceramente. Es un tema bastante delicado y que nunca hay una respuesta clara ya que los japoneses son muy respetuosos frente a este aspecto y prefieren optar por la confidencialidad. Creo que nunca he sabido qué editorial está interesada en una obra hasta que llega la noticia a nuestro país.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones el leon de marzo - el palomitron

Respecto a este punto os voy a contar una anécdota que nos pasó con una obra, que más o menos responde la pregunta y subraya esa confidencialidad de la que os hablaba y como realmente nunca hay un factor determinante para obtener una licencia. Hablamos del caso de El león de marzo. En el caso de la obra de Chika Umino sabíamos que había varias editoriales tras ella, ya que contaba —y cuenta— con una excelente crítica en Japón y era prácticamente obligatorio traerla a nuestro país. Al haber tantos interesados la editorial japonesa nos preguntó directamente cuál sería nuestro tratamiento de cara al público español. Una respuesta nada fácil que nos hizo plantearles una línea editorial totalmente nueva centrándonos en la propuesta de El león de marzo, un título que bajo el sello de ECC catalogaríamos como josei por el público que tendría y el tratamiento que le queríamos dar a la edición. Una propuesta que, contra todo pronóstico, pareció gustarles y fuimos nosotros los que, al final, pudimos publicar esta obra tan demandada y querida en nuestro país. Así que, como os contaba antes, realmente cada título es distinto y hay ocasiones donde solicitas una licencia y al poco tiempo te confirman, otras donde es el dinero quien equilibra la balanza del ganador y en muchas otras donde es una propuesta o un plan editorial el que posiciona a una editorial como vencedora.

Respecto al tema de las licencias, y más en concreto, los resultados de éstas, ¿cómo valoras el nivel de ventas de la editorial?

Actualmente podría deciros que positivo, bastante positivo. Si vamos a obras en concreto podríamos decir que a día de hoy la obra que más nos ha vendido ha sido Black Paradox, posiblemente porque es la que tiene más recorrido. Aunque en general, todo lo de Junji Ito nos vende bastante bien y tiene una buena acogida por el público. Puede que no directamente, pero sí que se notan en las ventas anuales y graduales. Por otro lado, ahora mismo otro título que nos vende muy bien sería La pequeña forastera, una obra por la que apostábamos desde un primer momento y que ha tenido una acogida brutal en el público.

Es cierto, y creo que ya lo comentaba antes, que hay algunas obras que cuesta más venderlas. En su salida parece que vayan directas a aquellos que las siguen, pero poco a poco van calando por nuestros seguidores; por lo que el reflejo en las ventas se nota de forma gradual, no directamente —como puede ocurrir mejor con La pequeña forastera—. Otro caso sería el de El león de marzo, un título que sí que se nota mucho más lento y que cuesta mucho más venderlo; pero a su vez, se mantiene y aunque se tarden varios meses en continuar con el siguiente número que te tocaría, acabas cayendo y lo compras.

Analizando todos estos comportamientos, ECC ha optado por equilibrar más el calendario de lanzamientos. Desde hace unos meses hemos pasado a la publicación bimestral de algunos títulos que antes eran mensuales, como Dorohedoro o El león de marzo. Creemos que es mejor para el bolsillo del consumidor y a su vez para no alcanzar tan rápido a la publicación japonesa. Además, a nivel editorial pensamos en que la nueva propuesta es mucho mejor y nos permite barajar más géneros cada mes. Algo que nos aproxima más a nuestro público y nos permitirá abordar más obras al mismo tiempo.

Cuando pensáis en seleccionar nuevas obras para vuestro catálogo, ¿en qué pensáis antes: cantidad o calidad?

Al principio sí que existía un juego de ambas ya que debíamos construir catálogo, pero sí que es cierto que nosotros somos una editorial que apuesta mucho por la calidad, un aspecto que considero muy subjetivo y personal.

Nosotros apostamos por una calidad que se centre en la historia o en el dibujo, no hace falta que contenga ambos aspectos. Es cierto que tenemos obras como La pequeña forastera que comparten ambas cosas, pero también creemos en las obras que cuentan una historia excelente a pesar de no tener un dibujo sublime, como es el caso de Inspector Kurokôchi. Por otro lado, y a modo de opinión personal, también considero que tenemos una o dos obras que, a pesar de contar con un dibujo muy bueno su historia no llega a atrapar del todo al lector; aquí estaría Hiniiru, de Yuichi Kato. Una obra que licenciamos cuando necesitábamos abrir nuevos horizontes y que nos apresuramos un poco en escogerla. Pero bueno, no me arrepiento y tampoco ha funcionado mal.

Teniendo en cuenta las características de nuestro mercado y el respaldo económico que tenéis gracias al cómic americano, ¿si no tuvierais esto último os atreveríais a licenciar muchas de las obras que tenéis actualmente?

Al principio sí, no os voy a engañar; pero actualmente la línea manga tiene su propio colchón y ya no depende nada de la serie cómic. Se ha convertido en algo totalmente independiente. Es algo que tenía que llegar con el tiempo sino los recursos de esa línea descendían y no era justo la verdad, una línea que además empieza a apostar por otras cosas y a arriesgar con nuevos títulos no tan convencionales ya que hay muchos que parecen estar más explotados actualmente.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones kakegurui - el palomitron

Ahora mismo la línea manga actúa por sí misma y podríamos decir que tiene independencia económica para actuar. Una independencia que llega de la fuerza de los autores más clásicos y aquellos que firman por la línea de terror; por el momento con el género shonen no tenemos ninguna gallina de los huevos de oro, tocará estudiar qué tal funciona Kakegurui y ver si se convierte en nuestro súper ventas (risas).

Ahora que, más o menos, conocemos la base principal de vuestra línea editorial y cómo funcionáis en el mercado, nos gustaría pasar a vuestra apuesta por 2019 y los próximos planes editoriales. ¿Cómo se presentan las nuevas licencias anunciadas?

Antes que nada, deciros que habéis tenido suerte, me llegáis a hacer la entrevista antes de la presentación y no os podría haber contado nada (risas). Voy una por una y os cuento un poco de cada una.

  • Yuukoku no Rasputin, de Takashi Nagasaki y Junji Ito
  • Ningen Shikkaku, de Junji Ito

Como veis, seguimos construyendo el catálogo de Junji Ito, aunque ahora desde una nueva perspectiva, ya que ambas son obras muy diferentes de todo lo que tenemos del autor en nuestro catálogo. Ningen Shikkaku es una obra centrada en la obra de Osamu Dazai Indigno de ser humano de tres tomos que esperamos que funcione bastante bien. Yuukoku no Rasputin, por otro lado, es una obra que sabemos que es más difícil de vender por el guion que tiene de Nagasaki, un autor que a nosotros nos gusta mucho pero no ha acabado de funcionar en nuestra apuesta editorial. Podríamos decir que es un título que da un poquito de “miedito” por los temas que trata, pero tenía que estar en nuestro catálogo. Además, a modo de curiosidad, es la obra que peor ha funcionado de Ito en Japón y es la primera vez que sale de allí. A ver qué tal nos va.

  • Houseki no Kuni, de Haruko Ichikawa

Hablar de Houseki no Kuni es complicado, no por la obra como tal, sino por todo lo que la envuelve. Desde que la obra empezó a recibir premios y fue objeto de interés por multitud de editoriales comenzamos a sentirnos como presionados a tenerla. No solo por vuestra parte sino por parte de la editorial japonesa. Nosotros en un primer momento habíamos licenciado las historias cortas de Haruko Ichikawa, dos tomos recopilatorios que nos gustaron muchísimo y que los usamos a modo de prueba para introduciros a la autora y ver qué tal funcionaba en este mercado. Pero al poco tiempo de tener esta licencia fue la propia editorial japonesa quien nos dijo que debíamos coger Houseki no Kuni ya que éramos pioneros con la autora en España y la oportunidad era muy buena. No quisimos dudar más y nos lanzamos de lleno a la piscina. No teníamos miedo de la obra como tal, pero sí de su tratamiento.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones houseki no kuni - el palomitron

A modo personal me gustan mucho más las historias cortas de la autora, pero no puedo decir que esta obra no sea buena e incluso pueda funcionar bien en ventas y repercusión. Creemos que sí lo hará, pero tememos en referencia a ciertos factores de la obra. El primero de todos: la traducción. Al ser una obra planteada con personajes asexuales es complicado a la hora de traducir y que nadie se sienta ofendido, algo que no pasa con idiomas como el inglés por ejemplo, ya que ellos sí que tienen un género “asexual”, pero nosotros no y eso es el principal obstáculo que veo. Por otro lado, y otro de los temas que no dejan de plantearse desde que anunciamos la obra, es la edición. Un aspecto que, hasta que no nos lleguen los materiales de Japón, no podremos deciros nada. Ni el título que recibirá ni si tendrá el tan hablado “brilli brilli”. Nos gustaría poder deciros más cosas, pero hasta la fecha tan sólo que es nuestra y que en cuanto tengamos más cosas, os iremos contando a través de nuestro blog y RRSS. Es una obra que era muy esperada, y la verdad, nos alegra mucho que haya tenido este recibimiento.

  • My home hero, de Naoki Yamakawa y Masashi Asaki

Es una obra que funciona muy bien en Japón y está muy bien posicionada en todas las librerías. Naoki Yamakawa el conocido dibujante Masashi Asaki presentan este thriller que retrata con precisión el mundo de la yakuza y la vida de una familia japonesa. El humor negro se combina con la tensión y el suspense de una historia en la que nada es lo que parece, protagonizada por un hombre que se ve atrapado en una espiral de violencia para proteger a su hija. Creemos que va a funcionar bien pese a ser una serie abierta, pero teniendo en cuenta cómo funciona en Japón no le tememos y tenemos muchas ganas de comenzar con ella. Las obras más similares que tenemos en nuestro catálogo serían Gift o Killing Morth, así que esperamos mucho de ella. My home hero es un título que nos gusta a todos en ECC y al principio íbamos a esperar más a licenciarla, pero conforme ha avanzado nos ha gustado más y más, y no podíamos esperar a traerla.

  • Persona 3, de Shūji Sogabe

Bueno, y para acabar vamos con Persona 3. Un título que nos ha sorprendido muchísimo por la acogida que ha tenido entre el público y los comentarios positivos que nos están llegando desde el pasado sábado.

Subiendo a la sala de prensa me habéis preguntado el por qué de Persona 3, si por su componente psicológico o por nuestra apuesta de cara a la línea de los videojuegos, así que os tomo la palabra y de paso os contesto ahora. La línea de videojuegos es cierto que ya la estamos construyendo desde otros ámbitos de la editorial, aunque es también es verdad que será con este título con el que inauguraremos dicho género en la línea manga. Estuvimos mirando las principales obras, pero actualmente estan todas cogidas. Tras esa primera toma de contacto sabíamos que queríamos una obra con carácter, por lo que el videojuego como tal tenía que tenerlo y estar bien dibujado, un aspecto esencial de cara a los videojuegos aunque en muchas ocasiones mal tratado ya que el cómic/manga se trata como un producto secundario y no principal. Tal y como comentamos en la presentación, llevamos más de dos años con el proceso de contratación de esta licencia y por fin, hemos podido dar luz verde —algo parecido a lo ocurrido con Kakegurui—. Es una obra que nos gustaba también a todos los editores y que pensábamos que lo tenía todo. No solo un dibujo realmente bueno, sino una historia potente que además se acerca bastante a nuestra línea principal de manga. El terror. Persona 3 juega con componentes excelentes y sabe mezclar el día a día con el miedo y el suspense de una manera única. Además, pensamos que también sería una gran oportunidad para todos los fans de la franquicia que hasta ahora no han podido jugar a este título, ya sea por su extensión o el idioma. Podríamos decir que es el título perfecto.

Entrevista a Sira Guarido, editora manga de ECC Ediciones persona 3 - el palomitron

Otras de las grandes preguntas en referencia a esta licencia es ¿por qué Persona 3, y no Persona 4 o Persona 5? Fácil. Teníamos la licencia desde hace dos años, pero hasta ahora no hemos podido decir nada. No nos arrepentimos para nada por todo lo que os he comentado antes. Además, si funciona estaremos más que interesados en sus continuaciones, que incluso una de ellas salió recientemente al mercado y fue un éxito. El juego de Persona 5 ha sido el título que ha dado a conocer a la franquicia, como antes comentábamos. Sinceramente no me esperaba que tuviera tal acogida esta licencia, ha sido una sorpresa brutal y esperamos que sus ventas también lo reflejen. Es una obra a la que tenemos muchísimo cariño por todo lo que implica y yo, como videojugadora que soy, estaré más que encantada de que podáis disfrutar de esta historia tan exquisita. Persona 5 habrá dado a conocer la saga, sobretodo en España, pero me atrevo a decir que Persona 3 fue la que realmente dio fuerza a la obra y esa fuerza es la que nosotros vimos en el manga para traerlo y que podáis disfrutarlo.

Para concluir la entrevista nos gustaría hablar de un futuro que no sabemos si está próximo o lejano, el manga digital. ¿Cómo lo veis dentro de vuestro plan editorial? ¿Es algo muy arriesgado en nuestro territorio? ¿Las características de nuestro mercado suponen un obstáculo?

Es un tema muy interesante que pudimos comentar a grandes rasgos en la presentación. El manga digital es muy difícil actualmente y no está bien visto en Japón ya que supone un cambio en su registro —si ya hay problemas por ejemplo, con las páginas a color, con un cambio de formato mucho más, y más todavía si ellos no lo tienen en digital—. Es algo que, particularmente, me hubiera gustado probar con el prelanzamiento de la obra Qué difícil es el amor para un otaku. Básicamente quería lanzar una preview del primer capítulo en formato digital, además de probar qué tal funciona una obra en este formato creo que a este título le casa a la perfección este tipo de publicidad; pero al plantearlo en la editorial japonesa fue un imposible desde el minuto uno.

Por el momento es un aspecto que no se valora; tienen que pasar muchos años y crear una conciencia y un mercado en ambos países; además, el público consumidor de manga es muy coleccionista y este aspecto juega mucho a favor en las ediciones a papel de manga, tal y como comentábamos anteriormente. Por parte de ECC intentamos acercarnos más a este tipo de público, y poco a poco intentamos brindar ese apoyo con ediciones más cuidadas e intentamos traer todo el material que podemos desde Japón, desde las queridas páginas a color hasta el merchandising que se haya creado para una obra, como es el caso de Kakegurui. Esperamos estar a la altura con Houseki no Kuni, y tendrán que pasar muchos años, pero cuando llegue el manga digital, intentaremos adaptarnos a él lo mejor posible, pensando siempre en vosotros como consumidor final y responsable total del cambio de mercado.

Edu Allepuz y Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.