El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

EL NIÑO QUE PUDO SER REY

LOS ANTECEDENTES

La historia del Rey Arturo y los caballeros de la mesa redonda ha sido objeto de múltiples adaptaciones. Las han habido cómicas, como la versión de los Monty Python, épicas (y fallidas) como la que Guy Ritchie realizó el año pasado, e incluso animadas, como la mítica versión de Disney. Pero hasta ahora nunca se había traído la historia a la época actual. El sueño de Joe Cornish al fin se ha visto hecho realidad, y es que el director llevaba muchos años queriendo hacer esta película. Incluso antes de debutar en el cine con Attack The block, una película original y divertida que ya mostraba una fuerte personalidad. Y que además presento a John Boyega, quién se acabaría confirmando como el co-protagonista de la nueva trilogía de Star Wars. Fue evidente el talento de Carnish, tanto para elegir actores como para dirigir, pero ahora que se estrena su segunda película es el momento de la verdad. ¿Estamos ante otra muestra del increíble talento británico?

LA PELÍCULA

Es realmente estimulante ver una película sintiendo que se convertirá en un clásico juvenil, y eso mismo nos ha sucedido con El niño que pudo ser rey. Lo tiene todo para triunfar en el corazón de los adolescentes. Es divertida y tierna, tiene personajes interesantes con conflictos universales y su moraleja es realmente importante. Esta revisión de Arturo se sitúa en un mundo confuso y lleno de batallas (el breixt resuena constantemente), donde los niños son relegados a un segundo plano que les obliga a guardar silencio. Por eso está tan bien planteada la trama de Carnish, que no fuerza ninguna clase de empatía pues la consigue con facilidad.

Y su inteligencia no se queda solo en el guión, y es que la dirección es ágil, creativa e imaginativa. Muestra respeto por todas las películas que debieron inspirar a Joe (de Los Goonies a El secreto de la pirámide) pero se esfuerza por ofrecer cosas nuevas. Se atreve a ser oscura durante gran parte del metraje (recordemos: el mundo va mal), pero el brillo interior de los personajes lo disimula de maravilla. Igual que el mago Merlín, interpretado en esta ocasión por un adolescente que en ocasiones se deja ver en la piel de Patrick Stewart y ofrece algunos de los momentos más creativos.

En definitiva, estamos hablando de una película espléndida. Los adultos tendrán envidia de no poder verla como niños y los niños tendrán un recuerdo imborrable para siempre. Porque El niño que pudo ser rey, como decíamos, tiene vocación de clásico. Lo único que podemos pedirle a Joe Cornish es que siga siendo un niño muchos años más.

ELLOS Y ELLAS

Louis Serkis, hijo de Andy (más conocido como Gollum, entre otros), carga con tan solo 15 años todo el peso entero de la película. Un intérprete joven que demuestra muy buenas maneras, con un amplio carisma de héroe y una sorprendente facilidad para las escenas emotivas. Ayuda la compañía de sus caballeros, Dean Chaumoo, Rhianna Dorris y Tom Taylor, que cumplen con creces en sus personajes. Pero quien acaba robando la función es Angus Imrie, que hace una de las mejores versiones de Merlín que hemos visto nunca. Divertido y serio a la vez, Angus logra elevar la película con cada aparición.

LA SORPRESA

Se atreve a ser oscura y no teme en mostrar a sus protagonistas asustados. No suele ocurrir, y es muy importante.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

La primera vez que saca la espada de la piedra y decide guardarla en la mochila. La inocencia en un par de planos.

TE GUSTARÁ SI…

Echas de menos los clásicos juveniles con los que creciste. Género que desde hace tiempo no está en sus mejores momentos.

LO MEJOR:

  • Es un clásico desde ya.
  • El reparto, en especial el/los encargados de dar vida a Merlín.
  • El trabajo de Joe en el guión y la dirección.
  • Es una aventura exageradamente divertida.

LO PEOR:

  • Que tengas un hijo/sobrino/hermano y no le lleves al cine.

Ignasi Muñoz

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.