El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE REDACTORES

CRÓNICA DE VERTIGO CON ORQUESTA EN MADRID

Un pase de cine clásico con orquesta en uno de los cines más emblemáticos de España (los Capitol de la Gran vía madrileña) no es algo a lo que podamos asistir todos los días. La expectación era tanta que ni la lluvia o el frío de esa tarde de sábado influenciaron el ambiente festivo que se notaba antes del inicio de la sesión. Después de una entrada rápida y eficiente, tomamos asiento en la zona de platea mientras los músicos empezaron a llegar y a situarse sobre una especie de grada dispuesta bajo la pantalla.

Durante el ritual de afinación por parte del director ya intuimos algunos de los problemas de la función. Al no disponer del tradicional foso de los teatros para acomodar a la orquesta, las luces de lectura de los músicos eran visibles desde el patio de butacas, distrayendo un poco la atención en la oscuridad de la sala. Igualmente, la última fila de la orquesta (dispuesta de forma escalonada sobre la mencionada grada) alcanzaba la parte inferior de la pantalla de proyección. Sin llegar a ser algo dramático, lo cierto es que ambos hechos no contribuyeron a enriquecer la experiencia cinematográfica.

EXCELENCIA MUSICAL

La película fue proyectada en versión original con subtítulos en castellano, según lo programado. Desafortunadamente, tanto la calidad de la imagen como el audio no alcanzaron nuestras expectativas. Ignoramos si esto fue debido a limitaciones técnicas de la copia disponible o por tener que ajustarse a un menor espacio de pantalla utilizable dada la disposición de la orquesta. Lo cierto es que la película fue recientemente restaurada a una resolución 4K con audio estéreo por su 60 aniversario (2018) y que estamos bastante seguros de que no disfrutamos de esa nueva versión.

En la balanza positiva, destacamos la interpretación de la orquesta OCM de Tarragona, que fue perfectamente capaz de reproducir la majestuosa banda sonora (y efectos de sonido) del compositor Bernard Herrmann. Bajo la experta batuta del director Anthony Gabriele, el equilibrio entre el hipnótico tema principal de cuerda y la fuerza de los instrumentos de viento aportaron intensidad a la proyección. Nos gustaría destacar la perfecta sincronía con las escenas, algo que sin duda requirió de muchos ensayos a los músicos y de la máxima atención del director para dar las entradas a tiempo.

UN FORMATO A MEJORAR, PERO CON FUTURO

Con un descanso de unos 15 minutos entremedias, llegamos al final de la proyección con un merecido reconocimiento a la orquesta. Una vez encendidas las luces, pudimos ver que mucha gente había atendido a esta segunda parte de la función con el abrigo puesto (al igual que nosotros). Bajo nuestro punto de vista, la climatización de estos cines es un punto de mejora importante que debe ser considerado por la organización para futuras ediciones, especialmente para proyecciones en invierno.

En definitiva, un espectáculo con un planteamiento atractivo que no alcanzó nuestras expectativas a pesar de la esmerada actuación de la orquesta. La parte positiva para futuros pases es que con simples mejoras en la calidad de la imagen y el lugar de proyección, la experiencia podría mejorar mucho. Así lo esperamos.

Pedro Figueiras

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.