Compartir

FSO Madrid El Palomitron

Según nos comentó el director de la Film Symphony Orchestra (FSO), Constantino Martínez-Orts, en la entrevista que hace unos días publicábamos en la web, uno de sus objetivos con esta gira era el de sorprender al espectador. Para respetar esta idea, en El Palomitrón nos hemos esforzado en escribir una crónica spoilers free, esto es, sin desvelar ninguna de las sorpresas del show.

Había muchas ganas de música. A unos 30 minutos de la hora oficial de inicio, prácticamente todos los asistentes empezábamos a entrar de forma ágil y ordenada en el Auditorio Nacional. Las expectativas eran muy altas para la primera parada en Madrid (Programa I) de lo que, a día de hoy, supone el mayor tributo al compositor John Williams jamás realizado en España.

Al otro lado de las puertas, con el célebre tema principal de Indiana Jones en busca del arca perdida de fondo, la organización se desvivía por guiarnos hacia la zona de butacas asignada. Se sucedían las primeras sorpresas para delicia de adultos (también de algunos niños) mientras muchos posábamos sonrientes frente al photocall de la gira, convenientemente situado en un extremo del hall.

Ya en la comodidad de la butaca, nos dejamos maravillar por la sala sinfónica del Auditorio Nacional y su imponente órgano de 5700 tubos, uno de los mayores del mundo. Poco a poco los músicos fueron tomando el espacio orquestal y la sala se fue llenando hasta el límite del aforo, fijado en unas 2400 localidades. Con poco más de 15 minutos de retraso, a eso de las 22:45 dio comienzo el espectáculo.

FSO Madrid El PalomitronSi tuviéramos que resumir el concierto con una palabra, esa sería equilibrio. Lejos de la tentadora idea de enlazar superhits de John Williams de forma inconexa, los temas seleccionados nos permitieron hacer un recorrido por la extensa obra del autor, visitando todo tipo de géneros y motivos melódicos. Ahora entendemos que cuando el director nos explicaba que había pasado un largo tiempo pensando en el set list de cada programa, lo decía muy en serio.

La puesta en escena, uno de los caballos de batalla de la FSO, resultó ser un poco más sobria de lo esperado al principio, pero fue soltándose gradualmente hasta que llegó a un inevitable clímax en la parte final. Como punto de mejora, sugeriríamos sosegar y extender las entusiastas explicaciones del director en la introducción de cada tema, fundamentales para seguir el hilo conductor del concierto.

La interpretación de la orquesta fue soberbia, con una mención especial al primer violinista y a la sección de viento metal (trompeta, trombón, etc.), de gran importancia en la música de Williams. Vimos como un gran acierto el prescindir de pantallas (frecuentes en shows similares) y solo utilizar efectos de luz para amplificar la experiencia audiovisual. Esto contribuyó a mantener la música como verdadera protagonista durante las más de 2 horas de actuación.

Crónica FSO Tour

En conclusión, un tributo a la altura de las expectativas, construido desde el conocimiento y la maestría de un estudioso de la obra de Williams y perfectamente interpretado por una FSO en estado de gracia. Les deseamos la mejor de las fortunas en su largo periplo por España y esperamos ansiosos su vuelta a la capital el 19 de octubre (Programa I – nueva fecha) y 22 de diciembre (Programa II).

Podéis consultar las fechas y los programas en este completo artículo que hemos preparado para todos los que ya estáis sintiendo el gusanillo.

La FSO arranca su gira, y es muy posible que tengáis la suerte de vivirla a su paso por vuestra ciudad.

 

Pedro Figueiras

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.