El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CRÍTICA PLACER FEMENINO PORTADA - EL PALOMITRÓN
CINE CRÍTICAS FESTIVALES, EVENTOS Y GALAS REDACTORES

#PLACER FEMENINO

LOS ANTECEDENTES

Barbara Miller presentó en 2012 Voces Prohibidas (Forbidden Voices), un documental que ahondaba en la libertad de expresión y el papel que tenían las nuevas tecnologías en ella. Ese mismo año cosechó varias nominaciones y premios por su trabajo, entre los que destacó el Premio Amnistía Internacional del Festival de Cine y Derechos Humanos de San Sebastián.

El pasado 31 de marzo se presentó en Madrid #Placer Femenino, la siguiente producción de Miller, como parte de la clausura de la segunda edición del Festival de Cine por Mujeres. Antes del evento pasó con éxito por el Festival de Locarno, los Premios de Cine Suizo (donde consiguió tres nominaciones) y los Premios Romy. Su paso por los festivales no es lo único que avala a la película, y es que tras su estreno en 2018 se convirtió en el documental con mayor recaudación del año para la taquilla suiza. En Alemania no solo se posicionó en el primer puesto de la taquilla cinematográfica durante su primera semana, también consiguió formar parte del Top 4 anual.

#Placer Femenino llegará a nuestros cines el próximo 24 de mayo, casi un año después de su primera proyección.

LA PELÍCULA

En su nuevo documental Barbara Miller nos habla de la sexualidad femenina en pleno siglo XXI. Para ello, la directora se centra en cinco mujeres que han sufrido de primera mano las consecuencias de aquello que las ha llevado al activismo.

En #Placer Femenino encontramos, pues, cinco causas diferenciadas: la abolición de la ablación, conducida por la psicoterapeuta somalí Leyla Hussein; la normalización de la sexualidad femenina, basada en la experiencia de la artista japonesa Rokudenashiko; el reconocimiento y la condena de los abusos sexuales por parte de la Iglesia, argumentada por la ex monja Doris Wagner; la necesidad de relaciones románticas y sexuales sanas, junto a la directora de Love Matters en India, Vithika Yadav, y la reivindicación de los derechos de la mujer en comunidades conservadoras, centrado en la judío ortodoxa de la que se exilió Deborah Feldman.

KENYA CRÍTICA PLACER FEMENINO - EL PALOMITRÓN

De lo concreto a lo general, la directora busca la reflexión sobre un sistema patriarcal, que permite atrocidades como las mostradas y que, además, las mantiene y defiende como parte de su cultura.

#Placer Femenino habla de la represión de la sexualidad y el cuerpo de la mujer, mientras se venera el masculino. Habla de una ley interna que sobrepasa la estatal en grupos de poder y que desprecia cada uno de los aspectos del género femenino a la vez que los considera necesarios. Habla del papel de la mujer a la hora de culpar a su propio sexo por ser víctimas de acoso. Habla de cómo, a veces, lo único que puede salvar a la mujer es la viralización de su caso.

A pesar de que las temáticas y problemas que analiza Barbara Miller se centren en instituciones y comunidades sociales concretas, la directora va más allá. Utiliza la religión y la justicia para ejemplificar los conflictos que afrontan las mujeres en una sociedad que, queramos o no, está liderada y estructurada en beneficio de los hombres.

Además, con estos casos no solo se ahonda en culturas menos conocidas, siempre desde la denuncia, también se intentan plasmar los pequeños avances que, poco a poco, consiguen las mujeres. Por desgracia, el tono esperanzador con el que culmina la producción se desvanece al recordar que todas estas pequeñas revoluciones dejan a un lado a la población más pobre, que raramente puede participar en estas actividades debido a la perpetuidad de la “tradición”.

LA SORPRESA

#Placer Femenino ahonda en diferentes culturas, algunas más cercanas a nuestro mundo (una de ellas incluso forma parte de él) y algunas menos. Sin embargo, no deja de sorprender cómo comunidades como la de Deborah Feldman e incluso la de Rokudenashiko, más introducidas en la globalización que el resto de las que muestra Miller, se mantienen tan lejanas a la nuestra, no solo por la cultura propia sino por su recelo al avance.  

LOVE MATTERS CRÍTICA PLACER FEMENINO - EL PALOMITRÓN

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Leyla Hussein, la mujer que da inicio al documental, dedica su vida a la abolición de la ablación y parte de ello consiste en mostrar cuál es el proceso e intentar ayudar a sus víctimas. También es protagonista de la secuencia clave del documental, que se encuentra en torno a la mitad del metraje. Tras conocer la historia de las cinco activistas, tanto la propia como la estructura social que las permite, Leyla solo puede mostrar su frustración susurrando una frase: “no me puedo creer que tengamos que seguir explicando por qué esto está mal”.

TE GUSTARÁ SI…

Quieres conocer un poco mejor la situación de la sexualidad femenina en diferentes partes del mundo y no solo en occidente. También lo disfrutarás si te interesan los documentales reivindicativos con las víctimas como conductores de la historia.

LO MEJOR

  • La pluralidad de culturas mostradas en el documental.
  • El carácter didáctico de ciertas partes.

LO PEOR

  • Los prejuicios que pueden alejar a los espectadores de las salas.

María Reinoso

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Amante del cine, las series y la literatura con un cariño especial a la animación y tiempos de la regencia. Aunque adoro las cintas de culto clásicas y contemporáneas, disfruto viendo películas de calidad bastante cuestionable.