Compartir

Crítica Old man and the gun - El palomitrón

LOS ANTECEDENTES

A pesar de su juventud y de haber acometido solo un puñado de largometrajes (aunque decenas de cortos), David Lowery es un director, montador y guionista de cine independiente muy respetado en la industria. Es buen amigo y colaborador habitual de los también polivalentes Shane Carruth (Primer) y Casey Affleck, con el que colaboró en su primera película destacada, el drama criminal En un lugar sin ley allá por 2013. Su película más premiada hasta la fecha, A ghost story, suscitó gran interés y debate por lo arriesgado de su premisa en 2017.

Tanto el director como sus famosos amigos se mueven desde hace años en los círculos del festival de Sundance, fundado y liderado por Robert Redford. Esta relación llevó a Lowery y Redford a trabajar juntos en la producción de Disney Peter y el dragón en 2016, recibiendo buenas críticas y estrechando su relación personal. Según reconoció el propio Lowery, el guion fue escrito teniendo a Redford en mente y considerando su anunciado retiro en el año 2018, algo que se percibe claramente en la película.

LA PELÍCULA

Basada en la historia real de Forrest Tucker, un apuesto ladrón de bancos que en sus 80 años de vida logró escaparse 18 veces de prisión. Retirado del oficio, Tucker vive en un hogar de jubilados y ha encontrado en Jewel al amor de su vida. Cuando un día ve al detective John Hunt por televisión, el ex atracador siente la necesidad de dar un último golpe y demostrar que aún puede traer en jaque a los policías más competentes.

La capacidad de síntesis del director David Lowery está fuera de toda duda. En apenas hora y media es capaz de contarnos con suficiente detalle la vida del protagonista. Esta destacable eficiencia viene acompañada de un agradecido dinamismo, pero tiene un precio y ese es que algunas tramas secundarias quedan bastante desdibujadas. Por entrar en más detalle, creemos que tanto la relación del personaje de Redford con sus compañeros de fechorías, como el enfrentamiento con el detective daban para mucho más, especialmente con el elenco disponible.

Dado que la película está basada en hechos reales, la ambientación juega un papel importante. Afortunadamente, esta parte está magníficamente resuelta; se nota que se ha cuidado al detalle. Por otro lado, conociendo la filmografía del joven director, sorprende el adecuadísimo estilo clásico que destila la cinta (fue rodada en formato Super 16). Si a ello le sumamos que Redford es productor de la cinta, estamos bastante seguros de que el premiado actor y director ha estado muy involucrado en la realización (aunque no conste).

En definitiva, nos encontramos ante una muy disfrutable despedida del cine de Robert Redford. Ni el mensaje de fondo que transmite ni las formas empleadas son fruto de la casualidad y es que, en realidad, aquí hay mucho más de lo que a simple vista parece.

Una historia casi real El palomitrón

ELLOS Y ELLAS

Robert Redford brilla a la luz del carisma que solo algunos actores históricos atesoran. En un alarde de profesionalidad, nos brinda un personaje aparentemente sencillo y agradable, pero lleno de matices y profundidad. Salvando las distancias del género, nos recuerda a su interpretación en Spy game (Juego de espías). Sin ninguna duda, lo echaremos de menos.

En el impresionante elenco de secundarios destacan las buenas maneras de Sissy Spacek, Danny Glover y Tom Waits, que aportan solvencia y verosimilitud en los pocos minutos que aparecen en pantalla. El caso de Casey Affleck es peculiar; su actuación es correcta, pero el carácter de su personaje es tan similar a otros (Manchester frente al mar, Interstellar) que nos hace cuestionar si el actor lo ha acomodado al registro en el que se siente más cómodo o si realmente era así.

LA SORPRESA

Aunque nos haya gustado, no deja de sorprendernos que Redford haya escogido esta pequeña película para despedirse del cine.

Una historia casi real El palomitrón

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

El repaso de las fugas del personaje por Robert Redford, una mezcla de fragmentos de escenas míticas con el presente. Una despedida en toda regla.

TE GUSTARÁ SI…

Quieres despedirte de una verdadera estrella de nuestro siglo desde la butaca del cine o si disfrutas de las películas más clásicas de ladrones y/o espías.

LO MEJOR

  • Robert Redford, que nos entrega una de sus mejores interpretaciones.
  • La eficiencia del director David Lowery para contar una historia.
  • El tono clásico de la película

LO PEOR

  • Algunas tramas secundarias quedan desdibujadas
  • Casey Affleck podría haber hecho más
  • Que esta sea, de verdad, la despedida de Robert Redford del cine. Un mito que se va.

Pedro Figueiras

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.