El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS NUESTRO CINE REDACTORES

LETTERS TO PAUL MORRISSEY

LOS ANTECEDENTES

Dentro del cine experimental Armand Rovira lleva desde finales de los años 90 desarrollando una carrera como cortometrajista, su primer corto (El bufón de Belzebú en 1999) incluso pasó por el Festival de Sitges, donde ya ha demostrado su empeño por rodar en 16 o 35 mm. Este viernes 29 de noviembre se estrena su primer largometraje, Letters to Paul Morrissey, después de su paso por festivales como el Karlovy Vary o la Seminci de Valladolid además del Festival de Cine Europeo de Sevilla.

LA PELÍCULA

Paul Morrissey comenzó a hacerse un hueco dentro del cine experimental estadounidense a mediados de los años 60 con una serie de cortometrajes que precedieron a las colaboraciones que inició con Andy Warhol a partir de 1968 con filmes como Flesh (1968) o Trash (1970) producidas por Warhol. Son dos ejemplos que sirven de influencia para Letters to Paul Morrissey y que además tratan el tema de la adicción a las drogas algo que también está presente en uno de los episodios de la ópera prima de Armand Rovira.

El cineasta catalán plantea a través de una película dividida en cinco capítulos un homenaje a la figura de Paul Morrissey, figura importante del movimiento underground en la década de los 60. Protagonizada por una serie de personajes muy singulares, la película se sustenta por las voces en off y una serie de diálogos existencialistas y metafísicos donde se evidencia una admiración por el director estadounidense gracias al guion escrito por el propio Armand Rovira junto a Saida Benzal.

La película es en blanco y negro y ese puede ser uno de sus aciertos para el toque tan underground que pretende ofrecer. El hecho de que se haya grabado todo desde una cámara de 16 mm es otro de los aspectos positivos ya que dota a la película de una estética totalmente equiparable a la corriente underground: incluso se comenta que la cámara con la que se ha rodado perteneció a John Cassavetes, otra figura del cine independiente en Estados Unidos.

El problema está en que la película desprende un aura de intelectualismo donde lo único que se puede destacar, aparte de la pedantería que emana de las voces en off, es el montaje. Rovira juega muy bien con la elección de planos y sobretodo con la pantalla partida donde demuestra la misma acción desde dos posiciones de cámara distintas. En una de las secuencias de Zeroville, lo último dirigido por el también actor James Franco, el protagonista exclama: “¡A la mierda la continuidad!” y eso resume muy bien el espíritu de esta película que se antoja como un homenaje al cine de Paul Morrissey sin demostrar más pretensiones que esa.

LETTERS TO PAUL MORRISSEYEL PALOMITRON

ELLOS Y ELLAS

Al ser una película de cine experimental no se puede centrar demasiado la atención en los actores ya que todos están en un registro que se sale por completo de una interpretación normal marcada por unos diálogos, por unas situaciones donde se puedan desenvolver. Aquí no hay lugar para ello, sino que todo se sustenta en las voces en off (bien ejecutadas por todos dándole ese toque entre lo melancólico y la admiración a Morrissey) y en dialogar unos textos demasiado intelectuales.

LA SORPRESA

LETTERS TO PAUL MORRISSEY - EL PALOMITRON

Que se le intente dar ese toque tan internacional hasta en los títulos de crédito en inglés homenajeando, se intuye, a esa corriente underground de los años 60 con figuras como Warhol o el propio Paul Morrissey.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

En un momento del primer episodio, el actor Xavi Sáez, que interpreta a un actor de cine underground, pasea por un bosque y al encontrarse con una chica cambia la pantalla normal a pantalla partida. Dos imágenes inundan la pantalla mostrando la misma acción desde dos puntos de vista distintos. Es un buen ejemplo de cómo Rovira domina el montaje y la puesta en escena.

TE GUSTARÁ SI…

Si eres un amante del cine underground y experimental estadounidense

LO MEJOR

  • Sin duda, el montaje
  • La elección del blanco y negro

LO PEOR

  • La película desprende cierto elitismo

Javier Valera

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.