El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS REDACTORES

CRÍTICA: LAS CONSECUENCIAS

Historias para no contar

ANTECEDENTES

Tras un notable debut, cosecha de numerosos premios internacionales, La distancia más larga, Claudia Pinto Emperador, 8 años después nos presenta su segundo largometraje. Un drama denso ubicado en las cinematográficas La Palma y La Gomera, dos islas que otorgan oscuridad, plasticidad y arrojo a este ejercicio de tremendas derivaciones. Un film liderado por Juana Acosta, acompañada de veteranos como Alfredo Castro y Carme Elías, y debutantes como María Romanillos, mejor actriz de reparto por su papel en esta cinta en el pasado 24 Festival de Málaga. Cine en español, donde la película también consiguió el premio de la crítica. Seleccionada para el Festival Internacional de cine de Guadalajara, espera su estreno en salas de toda España el próximo 17 de septiembre.

LA PELÍCULA

Arrancada en la tragedia y con un tono absolutamente grave desde el minuto uno, este film planea sobre las desgracias familiares. Oscuridades latentes que se dibujan en el rostro de Fabiola, protagonista de este relato, que inmersa en el dolor por una pérdida traumática viaja hacia las islas para empezar a descubrir y entender auténticos volcanes muestra de un pasado muy turbio, que parecía enterrado pero que vuelve a emerger, como esas olas que azotan salvajes esa costa escarpada. Un paisaje que envuelve el aire del dolor y la densidad de esta propuesta tan oscura en sus definiciones narrativas y discursivas.

El ejercicio de la luz, el sonido envolvente, los encuadres, todo esculpe personalidad a este ejercicio, que intentando marcar un punto de inicio de despiste, dibuja sus giros de una manera cada vez más tremenda. Y ahí reside el problema de esta película, no tener claros los valores y motivaciones de sus personajes, y comenzar a rizar más el rizo, sin sentido, ni lógica. Convirtiendo lo que podría haber sido un portentoso ejercicio sobre las secuelas familiares en una muestra culebronesca y ciertamente farragosa. Aunque hay discurso en la manera que tiene Claudia Pinto de abordar el relato, lo cierto es que la narrativa padece de esa intensidad impostada, a la hora de configurar los personajes y en general en el esquema argumental de la propuesta.

Ni la factura técnica, absolutamente irregular, ni ciertos vaivenes del reparto ayudan a sembrar la idea de contundencia y firmeza que quizás pedía un ejercicio con un tema de fondo tan delicado y espinoso. Cierto es que Juana Acosta, Carme Elías, Alfredo Castro y Sonia Almarcha tienen presencia, pero lejos está su trabajo aquí de alcanzar la excelencia. Ni siquiera la premiada María Romanillos, que a veces roza la sobreactuación. Y es que el problema está en la base que les acompaña y define, ellos entregan su trabajo a la dificultad del proyecto, pero las irregularidades de este ejercicio impiden un brillo en el ejercicio actoral que podría haber sido sublime. Y es que con su mirada, la fuerza del paisaje, y ciertos logros cinematográficos, este film planea más por la línea del culebrón que por las afianzadas garras de un relato certero y portentoso sobre los devenires y dolores más recónditos del alma.

ELLAS Y ELLOS

El reparto, habido en figuras veteranas, cumple y da entidad a una película, que por desgracia le impide brillar a la altura de su enorme talento. Mencionar la personalidad y la fuerza del trabajo de Sonia Almarcha, a pesar de lo reducido de su personaje y presencia.

LA SORPRESA

Hay que valorar la sorpresa y la valentía a la hora de adentrarse sin miedo en las líneas de un tema tan complejo como complicado dentro del devenir social.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Hay secuencias de enorme personalidad, en las que el mar da una entidad y una ferocidad únicas. Admirar el arranque de la cinta sumergido en la angustia del agua.

TE GUSTARÁ SI…

Si te gusta adentrarte en los rincones más oscuros del alma.

LO MEJOR

  • La absoluta personalidad de la cinta.
  • La presencia de sus actores.

LO PEOR

  • Lo culebronesca que resulta en sus continuos giros.
  • La irregularidad que advierte en toda su composición.

Alberto Tovar

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.