Compartir

 

Cabecera1

 

Este viernes 24 de abril llega a nuestras carteleras LA PIRÁMIDE , una película de terror firmada por el francés GRÉGORY LEVASSEUR (co-guionista de LAS COLINAS TIENEN OJOS)  y que difícilmente consigue su objetivo. LA PIRÁMIDE no solo no consigue asustarnos, sino que roza lo hilarante en un intento frustrado de contarnos un historia diferente sobre maldiciones faraónicas. En el transcurso del film el espectador se sentirá tan atrapado y con tantas ganas de salir de la sala como la sufridora ASHLEY HINSHAW (ABOUT CHERRY, CHRONICLE) de abandonar la pirámide.

En pleno golpe de Estado a Egipto en 2013, un grupo de arqueólogos estadounidenses descubren una antigua pirámide en medio del desierto gracias a un sistema de detección por satélite. Desoyendo las recomendaciones del las fuerzas de seguridad, deciden adentrarse para conocer los secretos que esconde el hallazgo. Pronto la pirámide se convertirá en un laberinto del que difícilmente podrán salir.

 

gallery-thepyramid1-gallery-image

 

Nada más conocer el argumento sabemos lo que vamos a encontrarnos: una historia más sobre maldiciones egipcias que acechan a un grupo de exploradores. La narración no solo no aporta nada nuevo al género, sino que además se recrea en todos los clichés más propios de un telefilme que de una producción cinematográfica. Partiendo con un dubitativo arranque en el que nunca parece llegar el momento de adentrarnos en la milenaria construcción, la historia parece apuntar a teorías más bien manidas y explicaciones que se ciñen con escasa precisión a la verosimilitud.

Los actores se mueven con dificultad, y no solo por lo tóxico del ambiente. Es un guión plagado de situaciones forzadas y diálogos empobrecidos que rozan el patetismo. Con dificultad encontramos elementos que erijan con fundamento las débiles bases de esta pirámide en ruinas. Tan sólo al inicio encontramos lo que es un esbozo por hacer pensar al espectador e introducirlo en el debate eterno sobre la utilización de las nuevas tecnologías en oficios que tradicionalmente se han desempeñado con herramientas convencionales. Será la propia ASHLEY HINSHAW quien lidere esa pugna por el avance tecnológico, y su padre en la ficción, DENIS O’HARE (TRUE BLOOD, AMERICAN HORROR STORY) quien promueva la opinión contraria.

 

20121001_Site_ouarzazate_3212.CR2

 

Pero todo intento por hacernos reflexionar se evapora tan rápido como nuestras esperanzas por encontrar, al menos, un esfuerzo técnico en la filmación de la cinta. Así, en los 89 minutos de película encontramos recursos tan desfasados como el desenfoque o despixelado añadido en postproducción que da como resultado un tratamiento artificial de las imágenes. Además, los intentos de metraje encontrado usando la cámara subjetiva se abortan sin explicación y ésta se deja de utilizar sin motivo aparente a mitad de película. Todo este descalabro parece desembocar en un final que nunca llega pese a lo breve del metraje, y que juega con el fundido a negro más veces de las que quisiéramos soportar. Dejando atrás, además, puntos de la trama que nunca se llegan a explicar.

En definitiva, LA PIRÁMIDE no pasará a la historia como película de referencia dentro de su género, y posiblemente la olvidemos tan pronto como salgamos de la sala. Tan solo nos quedará, si es que no nos hemos evadido de la trama para entonces, la interesante explicación teórica acerca de la mitología egipcia pero que no sirve de sustento a esta pirámide, probablemente la menos interesante de la historia.

 

LO MEJOR:

  • Lección de mitología egipcia
  • Ambientada en un contexto interesante

 

LO PEOR:

  • Más que miedo da risa
  • Guión forzado e interpretaciones sobreactuadas
  • Mal uso metraje encontrado

 

 

Noelia Salcedo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.