Compartir

Crítica de Golden Kamuy 06 principal - el palomitron

La obra de Satoru Noda está más presente que nunca gracias al trabajo de Geno Studio. Tal y como comentábamos hace unas semanas puede que el punto fuerte de esta adaptación no sea especialmente la animación —sobre todo por la mala implementación del CGI— pero lo que nos dejaron totalmente claro fueron sus intenciones narrativas. El dúo protagonista ya está en marcha y el tesoro está deseando ser encontrado. Un camino a través de las tierras de Hokkaidō cuyos pioneros serán Asirpa y Sugimoto. ¡La carrera por el oro ha comenzado!

¡Sigue con nosotros Golden Kamuy a través de este enlace!

Los compases finales del episodio de la semana pasada nos mostraban nuevos retazos acerca de la cultura aynu. Pequeños detalles que nos acercaban todavía más a la naturaleza —protagonista imperiosa de la obra— con la ayuda de Asirpa y Sugimoto presentando la concepción el ciervo o yuk dentro de su cultura. Además, a modo de cliffhanger, el episodio concluyó con el regreso del militar de la séptima división descendiente de una larga estirpe de cazadores, Tanigaki. Un hombre aún herido por la feroz lucha con Retar que encuentra y forma dupla con el legendario cazador Nihei Tetsuzou. ¿Conseguirán dar caza al último lobo de Hokkaidō?

Alma de cazador

Nihei Tetsuzou lo ha vuelto a hacer. Sin temor por la vida y con una actitud de hierro frente a la más temerosa naturaleza suma un oso más a su lista. 200 ejemplares lleva a sus espaldas, algo que hace que tanto su técnica como su entereza frente a la fiera sea imponente al igual que magistral. Tanigaki se asombra al ver la actuación de su compañero, pero ese asombro se convierte en moneda de cambio cuando hablan de su próximo objetivo. Ambos están en las montañas Hokkaidō con un mismo objetivo: cazar al último lobo blanco. Cada uno tiene un propósito, pero comparten una misma meta. Una meta que, desgraciadamente, haría desaparecer por completo uno de los ejemplares más preciados y más queridos. ¿Corre peligro el “pequeño” Retar?

Crítica de Golden Kamuy 06 tanigaki - el palomitron

De nuevo Golden Kamuy nos expone el papel que tiene la obra ante la tierra y todos los elementos que la componen. Es un personaje más, un factor que sin lugar a dudas enriquece todos y cada uno de los momentos de la historia y hace que ésta sume puntos sin cesar. Además, no sólo vuelve a demostrarnos este valor incalculable, sino que hace de nuevo palpable su humor. Un humor diferente pero que encaja perfectamente con los personajes y que llena muchas de las escenas de la adaptación de Geno Studio. Un componente perfecto que ajustan al milímetro de la obra homónima.

Ejemplo de ello es la cena que protagonizan Nihei y Tanigaki. Una cena que no sólo supone una declaración de intenciones frente la caza del último lobo blanco de Hokkaidō sino que demuestra una vez más el humor impregnado en Golden Kamuy. Para algunos perfecto, para otros un elemento más. Además, para Tanigaki esa cena supone dejar totalmente el ejército para retomar su principal propósito en la vida: ser un matagi, algo que acompasa la obra con el fuego como elemento mediador.

Yuk

Dejando de lado a los inquietantes cazadores, volvemos de nuevo con Asirpa y Sugimoto —qué sería de la obra sin su presencia—. Recordemos que en el episodio anterior emprendieron una nueva aventura frente a un yuk, una caza que todavía sigue sin concluir en la que Sugimoto no se siente del todo bien. Ha herido al animal sin llegar a matarle, y ese sentimiento parece que le está destrozando por dentro. No quiere hacer sufrir a nadie más por capricho, y mucho menos a un animal. Un valor que gratamente demuestra su respeto por la cultura aynu y todo lo que la pequeña Asirpa le ha ido enseñando poco a poco.

Crítica de Golden Kamuy 06 yuk - el palomitron

Amanece de nuevo en Hokkaidō, y parece ser que ha llegado por fin el día de acabar con ese pobre ciervo herido. Una batalla en la que Sugimoto vuelve a ceder ante la presión y sus sentimientos y de nuevo, falla ante el animal. Un error que suple Retar y Asirpa en conjunto a golpe a flechas y mordiscos. Un error que nos muestra el nuevo lado del soldado apodado “El Inmortal”. Un lado mucho más humano, un lado más conmovedor. La muerte definitiva del ciervo abre dos nuevos caminos. Por un lado nuestro dúo protagonista se reunirá de nuevo con Shiraishi para conocer nuevos detalles de su viaje y disfrutar de una cena exquisita con el yuk y el fuego como principales protagonistas; y por otro lado la caza inminente de Nihei y Tanigaki por el lobo blanco. Los tiros de Sugimoto despiertan en Tanigaki todas sus sospechas, parece ser que ese sonido les ha dado la ventaja de la localización de su presa.

El olor de la muerte

La cena vuelve a ser el nexo de unión del trío calavera. Un trío que casa perfectamente en pantalla; ya sea por su personalidad, humor o apariencia. Disfrutan de todos los manjares que tienen ante ellos acompañando siempre al espectador con sus gestos faciales que caracterizan tanto a la obra, pero en esta ocasión la noche también sirve de hilo conductor a la verdad. Shiraishi conoce a un preso más, un preso llamado Nihei Tetsuzou. Tras contarles todo lo que ha escuchado acerca de él Asirpa lo reconoce, y comprende cuál es su verdadero objetivo: no son ellos, es Retar.

Al mismo tiempo, concretamente en el río de las montañas de Hokkaidō, se encuentran Nihei y Tanigaki. Con el agua de por medio Tanigaki descubre la verdad acerca del cazador. Es un preso más de Abashiri. Pero ahora Nihei tiene una nueva vida, un nuevo objetivo. Un espacio en el que Tanigaki cree que puede llegar a encajar con él. Parece que la naturaleza posee un doble filo y empuña con todas sus armas los sentimientos de los hombres. Unos sentimientos que cambian, que se adaptan y que incluso se comparten. Golden Kamuy nos enseña multitud de valores, y entre ellos no podía faltar el redentor.

Crítica de Golden Kamuy 06 sugimoto el inmortal - el palomitron

Amanece y todo apunta a que el sol da el pistoletazo de salida a la caza. Una caza que pone en tela de juicio el último aullido del lobo blanco de Hokkaidō. Todos tienen un lugar donde acudir, un objetivo fijo. La contienda ha empezado y parece ser que el plan de nuestros cazadores surte efecto, aunque por suerte y gracias a nuestra pequeña guerrera de la naturaleza, Retar sale ileso de su jugada. Consigue huir pero su retirada marca una nueva amenaza. Sugimoto VS Nihei. Una cruzada de héroes de guerra en la que no sólo demostrarán su entereza frente a la batalla sino sus propios valores. Una batalla en la que la kinestesia es un elemento imprescindible y en la que Geno Studio nos demuestra que sabrá solventarla —o al menos por el momento—. Tan sólo hemos podido disfrutar de los primeros compases, de los primeros golpes, tendremos que esperar una semana más para saber quién es el vencedor. Y por descontado para saber si, realmente, ha llegado el momento de despedir definitivamente a Retar. Un adiós que ni Asirpa sabrá encajar.

Crítica de Golden Kamuy banner - el palomitron

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.