El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

GENESIS IMAGEN DESTACADA - EL PALOMITRÓN
CINE CRÍTICAS REDACTORES

GÉNESIS

 LOS ANTECEDENTES

Génesis, el tercer largometraje del director canadiense Philippe Lesage, fue uno de los filmes más destacados de la pasada Semana Internacional del Cine de Valladolid (Seminci), donde se alzó con tres premios importantes: la Espiga de Oro a mejor película, mejor director y mejor actor (Théodore Pellerin). Después de que pasara también por otros festivales como Locarno, donde estuvo en la Sección Oficial a concurso, esta interesante cinta con tintes autobiográficos (el guion también lo firma el propio Lesage) se estrena en las salas españolas este viernes 28 de junio.

LA PELÍCULA

En Génesis, Philippe Lesage realiza una exploración exhaustiva sobre los primeros sentimientos, los comportamientos entre adolescentes y el surgimiento del amor en una edad temprana. A través del seguimiento casi rutinario de tres personajes con vidas, edades y contextos distintos establece un denominador común: todos sienten cómo su vida cambia cuando el amor aparece en ella.

El protagonista de la historia es Guillaume (interpretado por Théodore Pellerin), un joven que estudia en un internado y empieza a sentir algo por su mejor amigo. Pese a declararse delante de él y sentir su rechazo, no esconde sus deseos ni se plantea ningún tipo de represión emocional. Por otro lado, su hermanastra Charlotte (interpretada por Noée Abita) vive una relación monótona con un novio que le aporta más confort que verdadera pasión y, para huir de ese estado, experimenta nuevas sensaciones con otro chico. Por último, Félix (Édouard Tremblay-Grenier) conoce en un campamento de verano a una chica, su primer amor; tienen unos diez años y no quieren separarse mientras dure su estancia en el lugar.

Lo interesante de la propuesta de Philippe Lesage es la compleja personalidad de sus protagonistas, sobretodo de los principales: Guillaume y Charlotte. Se trata de personajes bastante atípicos, algo que se evidencia en mayor medida en el papel que realiza Théodore Pellerin, que desprenden una tristeza o una ilusión pasajera en su rostro lleno de resignación. Por un lado, el personaje de Guillaume es un chico bastante tímido y con dificultades para mostrar sus sentimientos que se oculta bajo la coraza del típico chulo de clase; por el contrario, su hermanastra Charlotte presenta una actitud incluso más melancólica o depresiva: su vida sentimental no le llena y decide transitar lugares no conocidos que le permiten descubrir la oscura personalidad de cierto tipo de gente. Menos complicado es el papel de Felix (interpretado por Édouard Tremblay-Grenier), el chico de diez años que se enamora de su compañera de campamento: aquí lo que prima es la ingenuidad y la primera ilusión de sentir algo por alguien.

Historias de iniciación amorosa hay muchas pero se podrían establecer ciertos paralelismos con dos títulos: Por un lado, en Krámpack (Cesc Gay, 1999) se hacia hincapié en los sentimientos que perturban a un chico al darse cuenta de que está enamorado de su mujer amigo y cómo eso lleva a reacciones problemáticas dentro de la amistad; por otro lado, David Robert Mitchell planteaba en El mito de la adolescencia (2010), de forma muy certera, cómo son las actitudes que se generan en esos primeros momentos cuando un joven siente que se está enamorando, ese empeño por que la primera vez sea especial, ese entusiasmo por que el primer beso sea para la persona idónea. Son sensaciones que, en mayor o en menor medida, aparecen en este filme de Lesage donde también se podrían establecer ciertos matices del cine de Éric Rohmer o de Xavier Dolan: Los amores imaginarios (2010), por ejemplo.

Sorprende la estructura que Lesage lleva a cabo en Génesis: durante casi una hora y tres cuartos desarrolla todo el relato de los dos hermanastros y a partir de ahí, en una especie de epílogo, se centra en la historia de los dos chicos del campamento de verano dejando de importar, hasta el final, todo lo que ha acontecido en los primeros actos de la película. Formalmente resulta interesante ver cómo utiliza una canción, la cual canta el personaje de Guillaume en la primera escena, como hilo conductor entre la presentación del personaje de Guillaume y el del niño, Felix. Se trata de personajes distintos pero podrían ser los mismos porque tienen la misma sensación: están enamorados. Ese sentimiento sobrevuela por todos y cada uno de los planos de esta maravillosa película llena de matices, contradicciones, errores, aciertos, muestras de cariño y declaraciones de amor.

GENESIS IMAGEN DESTACADA - EL PALOMITRÓN

ELLOS Y ELLAS

No es de extrañar que, en la Seminci, Théodore Pellerin recibiera el premio a mejor actor ya que no resulta nada fácil encarnar a un personaje como Guillaume. Se trata de un papel lleno de luces y sombras, inseguridad o chulería para encubrir una timidez lo cual requiere a un actor que sepa estar a la altura y es un gran acierto por parte de Lesage el que le confiara el protagonista a este joven actor que promete grandes momentos en un futuro no muy lejano.

Otra mención aparte se merece su compañera de reparto, hermanastra del protagonista en Génesis, Noée Abita, que perfila un personaje que roza, en ocasiones, el hieratismo propiciado por una personalidad más bien triste o deprimida. Dos grandes aciertos para una gran película en la que también destacan actores como Édouard Tremblay-Grenier (en el papel del niño Félix) o Jules Roy Siccotte (en el papel del mejor amigo del protagonista).

LA SORPRESA

GÉNESIS -EL PALOMITRÓN

El protagonista, sin duda. Théodore Pellerin posee un físico muy atípico y una belleza peculiar que le viene estupendamente al espíritu de Génesis.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

En una escena de Génesis, Guillaume se sincera con su amigo en la casa de este, le besa y le muestra sus verdaderos sentimientos. Ante el rechazo y la incomprensión de su amigo, el protagonista no sabe cómo reaccionar y su amigo le pide que se vaya. La salida al exterior supone el derrumbamiento total del protagonista, donde se despoja de todas las corazas sociales que ha ido manifestando durante los primeros momentos del filme. Se muestra desnudo emocionalmente y un llanto sincero y prolongado le inunda. Es una de las secuencias más emocionantes de toda la película.

TE GUSTARÁ SI

Te gustan las historias de iniciación, del despertar amoroso.

LO MEJOR

  • Su protagonista
  • La sinceridad con que muestra el amor en esa edad tan inocente

LO PEOR

  • La duración
  • La rapidez con que concluye el relato principal antes de entrar en el epílogo.

Javier Valera

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.