Compartir

Crítica de Tokyo Ghoulre 03 principal - el palomitron

La obra de Sui Ishida parece que haya vivido más de una reencarnación. En la obra original contamos con Tokyo Ghoul y Tokyo Ghoul:re, pero en el producto que nos atañe ahora mismo realmente no sabría clasificar ante cuántos “Tokyos” estamos. Los primeros compases de la adaptación animada parecían apuntar a una normalización de los hechos, con un primer episodio algo más introductorio “Start” y con un segundo donde incluso las emociones salían a la palestra “Fragmento Member”.

¡Sigue con nosotros Tokyo Ghoul:re a través de este enlace!

Pero en este tercer momento los acontecimientos llevan un ritmo algo más raudo y llegan incluso a deslocalizar fragmentos de la obra homónima. No estamos ante un episodio nefasto ni mucho menos, pero para todo aquel que haya leído el manga original puede aventurarse un tanto anodino. Pierrot ha dejado —de momento— sus invenciones propias para darle al start a una carrera cuyo objetivo todavía seguimos sin ver claro.

Los olores del pasado

Esta vez los primeros segundos del episodio marcan uno de los actos más descentralizados de la obra original. Uno de los ghouls más suculentos del pasado vuelve, pero su caduco estado puede llegar incluso a confundirnos sin lograr adivinar ante quién estamos. Sus palabras, o mejor dicho, sus expresiones lo delatan.

Crítica de Tokyo Ghoulre 03 gourmet - el palomitron

Sus apariciones a lo largo del metraje hacen de hilo conductor de principio a fin, dejando presente ese anhelo del pasado en el presente. Un presente marcado por la soledad y por la melancolía de ese alguien que parece haber desaparecido. Tsukiyama es el elemento que nos llevará al siguiente paso, o al menos eso parece querer conseguir Pierrot mostrándolo en los momentos oportunos que nos llevan, poco a poco, hasta el objetivo final. No sabemos si conseguirán darle el protagonismo necesario o tan sólo es un peón más, pero lo que está claro es que la partida ya ha empezado y los cantos al pasado parecen cobrar la voz necesaria en pantalla.

Hikikomori

El guion retoma el camino original, y aunque de un modo un tanto apresurado, Saiko entra en acción y es ella quien tiene, en cierto, modo, otro de los papeles protagonistas de este episodio. Es el último miembro del escuadrón Quinx que nos quedaba por conocer y quien, gracias a Urie, volverá a estar más activa en las misiones aunque su sueño se lo impida.

Las reuniones contra la Nutcracker han comenzado. Todo parece apuntar a Big Madame, posible organizadora de la gran subasta, donde nuestra particular torturadora de genitales parece ser una pieza clave en recluir a las presas necesarias. Una cita realmente peligrosa donde no sólo bastará el escuadrón Quinx para salir victoriosos, en esta ocasión también colaborarán con la segunda división.

Crítica de Tokyo Ghoulre 03 saiko - el palomitron

El pasado parece estar más presente que nunca. Pierrot avanza al igual que se detiene. No duda en ofrecernos pinceladas mágicas donde para todos aquellos conocedores de la obra original o al menos conozcan los primeros compases de Tokyo Ghoul no dudarán en volver a sus recuerdos, ya sea a golpe de piano o con golosinas en pantalla. Ishida está presente, parece que los errores cometidos en Tokyo Ghoul √A quedan atrás, pero no obstante no podemos obviar ese furor en no profundizar ni en los personajes ni en los hechos.

Re:cuerdos

Retomando el piano como hilo principal, llega el momento donde Haise Sasaki entabla conversación con Donato, un ghoul que tiene la CCG encerrado pero ante el cual éste se siente cómodo y sus palabras parecen surgir efecto en su presente, pasado y futuro. No sólo estamos ante uno de los momentos más tensos del episodio, sino que estamos ante una verdad que puede llegar a descubrirnos más de una incógnita.

Una serie de cuestiones se ponen sobre la mesa pero la más importante tiene como complemento directo los recuerdos. Donato no deja de debatir junto a Haise pero para cerrar esta insidiosa conversación a golpe de piano y con una serie de planos bastante delatadores deja caer ante él unas palabras que, ante todo pronóstico, cierran la que será una de las mejores conversaciones de Tokyo Ghoul:re «Ese ghoul podría convertirse en una de las llaves que abran la puerta a tus recuerdos. Su nombre es…»

Crítica de Tokyo Ghoulre 03 haise - el palomitron

Todo a punto para la gran subasta

Dejando las tensiones de lado, el escuadrón Quinx lo deja todo a punto para seguir adelante con el plan. El entrenamiento parece no tener fin, pero antes de continuar con él deben conseguir su primer objetivo: lograr entrar en la subasta. Uno de los planes más divertidos en el que prácticamente todos los miembros deben disfrazarse de mujer para intentar acercarse a la temida Nutcracker. Meta conseguida.

Haise no logra quitarse de la cabeza las palabras de Donato, y mucho menos dejar de lado su pasado. Sabe que si esa “persona” que cohabita con él decide llevarse sus recuerdos o incluso jugar con ellos, él tiene una familia con la que seguir adelante. Una familia con la que Ishida muestra nuevos hilos de su obra y entre los cuales Pierrot ha sabido tejer bien el plano final.

Crítica de Tokyo Ghoulre 03 eto - el palomitron

Haciendo de nuevo una apología al pasado, es ETO y Ayato quienes nos devuelven a él por completo. El árbol Aoigiri parece que también va retomar su fuerza en pantalla, esperemos que con los propósitos acertados y no con miembros erróneos. La subasta está a punto de comenzar y todos los bandos implicados parecen estar listos. No sabemos cómo se van a desarrollar los acontecimientos, si Pierrot va a dedicar el tiempo necesario o por el contrario empezará de nuevo una carrera contrarreloj como con esta tercera secuencia. Lo que está claro es que en esta ocasión se nota el esfuerzo por una adaptación más férrea, un guion más cercano al original y unos sentimientos mucho más encontrados.

Personalmente sigo viendo carencias hacia los personajes, empatía hacia ellos e incluso la ausencia de ciertos detalles que dejarían entender mejor al espectador los propósitos internos de cada uno de ellos y su evolución. Puede que el espacio no sea el adecuado, pero me atrevo a decir que la obra de Ishida nunca tendrá mejor medio que el propio papel.

Crítica de Tokyo Ghoul re 01 banner - el palomitron

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.