El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

BIENVENIDOS A MARWEN

LOS ANTECEDENTES

Ganador de un Independent Spirit, Marwencol fue uno de los documentales revelación del ya lejano 2010. La historia real que contaba era la de Mark Hogancamp, que sufrió una terrible agresión por parte de cinco hombres y le dejó graves secuelas en forma de daños cerebrales. Para recuperarse creo Marwencol, una ciudad a escala 1/6 en plena Segunda Guerra Mundial, con un heroico muñeco que hacía de su alter ego, y varios vecinos que también tenían su correspondiente versión en miniatura. Mark fotografiaba los muñecos en escenarios llenos de detalle, y sus fabulosas fotos aún se exhiben en varias exposiciones de Nueva York. La historia es tan fascinante, tan motivadora, que no era descabellado pensar en una adaptación a la ficción. Y el encargado de hacerla ha sido Robert Zemeckis, genio tras Forrest Gump, Náufrago, o la saga Regreso al futuro.

LA PELÍCULA

Zemeckis podía parecer una muy buena opción para realizar Bienvenidos a Marwen. Lo hemos visto desenvolverse de maravilla tanto en agridulces dramas como en películas optimistas que desprendían buen rollo, y en esta ocasión decide intentar mezclar ambas ideas… y no termina de funcionar. El mayor punto positivo de la película es a su vez lo más negativo, la dirección de un Robert que lanza planos tan clásicos como ingeniosos, a la vez que no termina de encontrar el tono adecuado para narrar la historia. Ni siquiera se esfuerza por hacernos empatizar con algún personaje, lo que nos sitúa al instante alejados de la película. Pero su mayor problema es con el mismo Mark, a quien intenta situar como un héroe de la vida real pero no se corta en enseñarnos situaciones incomodas (el acoso a su vecina es demencial). La búsqueda del guión por manejar nuestras emociones hacia el protagonista es de lo más confusa, haciéndonos pasar del aprecio a la lástima y sin saltarse un dudoso pero inevitable juicio moral.

El motivo por el que el guion resulta tan caótico es el cambio de la vida real al mundo ficticio de Marwen, representado en esta ocasión por una notable animación. El híbrido está claramente desequilibrado, con excesivas secuencias representadas por unos muñecos que, pese a mostrar las inquietudes del protagonista, no ofrecen prácticamente nada en la mayoría de escenas. Casi parece un relleno motivado por el propio interés de ofrecer un producto original, como los que sí supo hacer antaño Zemeckis.

Y pese a todo lo negativo, que por desgracia pesa demasiado, la película encierra ciertos momentos esplendidos. Toda la parte que ocurre en el mundo real está muy bien rodada, y es ahí donde las emociones florecen con facilidad. También la presentación de sus personajes (siempre dobles, con su versión en muñeco) resulta interesante. En general estamos ante una película que podía haber sido mucho más gracias a su fabulosa premisa. Zemeckis tropieza, pero bajo esas primeras capas de confusión hay una película muy entretenida con un fuerte mensaje de superación. Con eso nos quedamos.

ELLOS Y ELLAS

La interpretación de Steve Carell no pasa de correcta por una dirección de actores discutibles. Aunque a muchos les encantará su actuación, a nosotros nos ha parecido excesivamente minimalista, en especial si tenemos en cuenta que no encaja demasiado bien con los momentos donde la ansiedad le hace chillar de forma sobreactuada. Quien sí nos ha convencido es Leslie Mann, cuya incomodidad nos hace empatizar con ella fácilmente.

LA SORPRESA

La animación está bien integrada, siempre que entramos o salimos de la ciudad a escala resulta natural. Zemeckis demuestra seguir al día en lo que respecta a aplicar la tecnología más novedosa.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El primer juicio, con el pequeño soldadito vibrando en la silla por los nervios de su versión humana.

TE GUSTARÁ SI…

Aprecias las películas que buscan la sensibilidad mediante una buena idea (aunque desaprovechada).

LO MEJOR

  • La animación y lo bien integrada que está.
  • La dirección de Zemeckis en ciertos puntos.

LO PEOR

  • La dirección de Zemeckis en la mayoría de puntos.
  • Carell nos deja bastante fríos.
  • El tono de la película es irregular, y su trato con el protagonista dudoso.
  • La constante sensación de oportunidad perdida.

Ignasi Muñoz

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.