Compartir

Patrick Melrose 2 - El Palomitron

En el universo a. N. (antes de Netflix) había que tomarse las series con calma. Bueno, no había otra. En los últimos años, sin embargo, al seriéfilo se le ha abierto un cielo de posibilidades a la hora de consumir su manjar televisivo: atracones de capítulos, ansia viva por averiguar cómo continuará tal o cual trama, pérdidas de horas de sueño y de vida social… Nada que no supiéramos ya, ¿no? Pero ojo, que el enganche a la ficción es un fenómeno mucho más arraigado de lo que se pueda imaginar, como ha comprobado Sky. Coincidiendo con el estreno de su nueva producción original, Patrick Melrose, la plataforma de pago se ha lanzado a conocer en profundidad cómo consumen los contenidos los españoles. La primera conclusión: el 70 % se considera a sí mismo adicto.

No es, ni de lejos, el único dato del sondeo que llama la atención. Por ejemplo, un 41 % de los encuestados dedica al menos una hora y media a su vicio favorito, y casi un 30 % ve series durante al menos dos horas al día. Aun así, parece insuficiente, ya que el 72 % revela que le gustaría aumentar todavía más la dosis de episodios en su vida diaria.

Aprovechando la tesitura, Sky ha creado en Madrid la Fundación Patrick Melrose, un acogedor espacio para los adictos a las series dedicado a su nueva producción original, una miniserie protagonizada por Benedict Cumberbatch, quien da vida a un aristócrata con múltiples adicciones. Allí, David Pulido, psicólogo y guionista ganador de un Goya por Tarde para la ira, ha detallado las conclusiones del estudio.

“En contra de lo que habitualmente sucede con las patologías de adicción, es muy curioso que, pese a que más del 70 % de los españoles se reconoce enganchado, a la mayoría le gustaría consumir más”, señala Pulido. Es más, el 54 % reconoce haberse visto una serie o temporada del tirón para calmar la adicción. “Con las nuevas plataformas como Sky, el espectador puede, o bien dosificar el entretenimiento, o verla del tirón”, explica. Y hay gustos para todo, tal y como añade el psicólogo. “Hay quien prefiere esperar y tener esa sensación de expectativa, y quien no puede parar la serie a la mitad”.

Benedict Cumberbach, Patrick Melrose - El Palomitron

SÍ A LOS MARATONES

Eso sí, ganan los ansiosos por goleada. Para casi el 60 % de los encuestados, lo ideal es verse hasta cinco capítulos seguidos, y un 9 % ha llegado a ver hasta diez. Y detrás de un consumo adictivo siempre está la ansiedad, algo que también sucede con las series. 7 de cada 10 españoles confiesa que no puede soportar el nerviosismo ocasionado por saber qué ocurre en el próximo capítulo, lo que les lleva a tener el impulso de seguir consumiendo.

De hecho, tal es la adicción que el 66 % reconoce que no puede evitar seguir viendo series aunque sepa que pierde horas de sueño. Tanto es así que llega a interferir en las responsabilidades de los consumidores, reconociendo un 17 % de los encuestados haber llegado tarde a trabajar o a estudiar por haberse quedado viendo una serie. Lo mismo sucede cuando hay planes de por medio, ya que el 35 % reconoce haber llegado a cancelar una actividad con familia o amigos por quedarse en casa viendo un contenido televisivo de esta categoría.

NADA DE QUÉ PREOCUPARSE 

No obstante, David Pulido aclara que la adicción en sí no es comparable con ningún trastorno psicológico. Principalmente porque el 80 % de los españoles admite que ver series les resulta cada vez más entretenido. En este sentido, “hay una tendencia al alza según aumenta el consumo. Eso es lo que diferencia a este tipo de adicción de cualquier sustancia nociva o de cualquier problema que sea patológico, aunque se escape de nuestro control”.

María Robert

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.