El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

CINE CRÍTICAS

25 FCM: HÉROES DE BARRIO

ANTECEDENTES

Ángeles Reinè presenta su segundo trabajo en el mundo del largometraje (tras debutar con la fallida Salir del ropero en 2019) y parece que con Héroes de barrio ha sabido encontrar mejor el tono y manejarse con más soltura y coherencia tras las cámaras. La realizadora gaditana explora los recursos de la comedia familiar en una película que tendrá su puesta de largo en el 25 Festival de Cine Español de Málaga.

LA PELÍCULA

Héroes de barrio es cine familiar. Puro y duro. Sin más ambiciones y desde luego sin mucho que echar de menos en este tipo de producciones en las que los personajes presentan vidas complicadas pero nunca un obstáculo insalvable para que los sentimientos y el buen corazón tomen el control y hagan arrivar a buen puerto la resolución de la trama.

El amor de un padre por su hija es el motor de la acción. Un padre que es bastante desastre en casi todas sus facetas (empresarial, amorosa o lo que se le ponga por delante) pero que es eso, un buen padre; Y como tal no vacilará a la hora de urdir planes extravagantes para poder hacer feliz a su hija, una niña aficionada al fútbol que tiene dos sueños: llegar a formar parte de la selección española cuando sea mayor, y conocer a Joaquín, el jugador de fútbol del Betis.

Como su desastre de padre ha dado a entender a todo el barrio que conoce al jugador de fútbol para salir airoso ante un conocido que le profesa poco respeto, el padre poco a poco verá como la sombra del jugador le complica la vida ante las peticiones de su hija y sus compañeras de equipo, y ante una crisis del club de fútbol donde juega la niña que solo puede ser solucionada por el apadrinamiento de Joaquín.

Tirando de todos los recursos del género, Ángeles Reinè logra firmar una cinta para toda la familia con sus obligados enredos y su conclusión satisfactoria. Por el camino, algunos momentos de reconciliación familiar y de confesiones, las dudas propias de los personajes que han dejado de creer en su presente y su futuro, y el amor paternal como fuerza para derribar todas las barreras. Todo presentado, desarrollado y finalizado con un fuerte aroma a película blanca, ideal para ser disfrutada por toda la familia y con el fútbol femenino como telón de fondo, lo que también, y sin caer en el activismo, ayuda a la normalización de la presencia de la mujer en este deporte desde edades muy tempranas.

ELLOS Y ELLAS

Antonio Pagudo es Luis, el padre de Paula, y el personaje central de la película. Su trabajo, bastante correcto, se ve limitado por el propio guion de la historia, sin dobleces ni esfuerzos requeridos, y entrando en muy buena sintonía con el de Álex O´Dogerthy, fantástico showman presentador de galas que sigue haciendo sus pinitos en el cine (ya trabajó con la directora en Salir del ropero) y al que veremos de nuevo muy pronto en la película de Camera Café, y con el de Lisi Linder en el papel de la madre de la pequeña. El otro trabajo que se lleva todas las atenciones es el de Luna Fulgencio, probablemente la actriz infantil más solicitada del país y también una de las caras más populares para los más pequeños gracias a su presencia en la trilogía (por ahora…) de Padre no hay más que uno, de Santiago Segura.

LA SORPRESA

Pese a que la película no se enreda en tramas demasiado complicadas o profundas, logra entretener bastante y sus 86 minutos de metraje la sientan de maravilla.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

Los créditos finales con Joaquín siendo… Joaquín.

TE GUSTARÁ SI…

Eres de ir al cine con los más pequeños para que pasen un buen rato y de paso se lleven algún mensaje de valor para casa tras la proyección y las risas.

LO MEJOR

  • No tiene ambiciones y todo el conjunto resulta muy equilibrado para jugar en la liga que quiere jugar.
  • Su duración

LO PEOR

  • Nada que destacar

Alfonso Caro

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Alfonso Caro Sánchez (Mánager) Enamorado del cine y de la comunicación. Devorador de cine y firme defensor de este como vehículo de transmisión cultural, paraíso para la introspección e instrumento inmejorable para evadirse de la realidad. Poniendo un poco de orden en este tinglado.