Compartir

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-planta-walle

En octubre llega a Madrid el Another Way Film Festival, el festival de cine, medioambiente y progreso sostenible. En él se podrán ver una selección de películas y documentales para reflexionar. Cine que invita a hacer un examen de conciencia. ¿Qué papel desempeñamos, como seres humanos, en las grandes crisis ambientales de nuestros días? Cambio climático, contaminación desmedida, deforestación, pérdida de especies… Muchos son los temas que tratan las cintas del festival.

Pero hoy hemos querido echar un vistazo hacia atrás y ver cómo el cine comercial, en ocasiones, también ha querido mostrarnos esta triste realidad. Por ello, analizaremos 10 problemas ambientales que se ven reflejados en 10 películas.

1. Avatar: La pérdida de ecosistemas

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-avatar

James Cameron estrenó en el año 2009 una de las películas más taquilleras de la historia, y que supuso también una revolución a nivel técnico. Una película muy entretenida, visualmente impactante, pero también con un mensaje muy profundo. En el filme veíamos como un satélite llamado Pandora, habitado por los Na’vi, tenía un recurso mineral muy valioso que los humanos querían explotar. Pero para acceder a él, pretenden destruir el paraíso natural en el que miles de especies conviven en armonía.

La actividad humana está siendo hoy responsable de la desaparición de miles de ecosistemas. A veces esto ocurre de forma directa, es decir, se arrasa literalmente el lugar para construir u obtener recursos. Y otras, de forma indirecta o como consecuencia de otro tipo de actividades, como puede ser la contaminación de un río por vertidos continuados. Lo cierto es que los ecosistemas y la diversidad biológica que en ellos encontramos son uno de los tesoros más preciados de nuestro planeta. Proteger el lugar en el que cientos de especies conviven y se relacionan con el medio es una de nuestras responsabilidades como seres humanos.

2. La princesa Mononoke: El desarrollo sostenible

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-mononoke

La princesa Mononoke es la lucha de la naturaleza contra el avance del fuego y el hierro. Miyazaki, al igual que en muchas otras películas de Studio Ghibli, nos habla de la irresponsabilidad del ser humano con respecto al medioambiente. Nos hace un retrato de la avaricia y también de la supervivencia del ser humano en contraposición con la espiritualidad natural de todo aquello nos rodea. La princesa Mononoke fue una de las películas más importantes del estudio, pues transmitía las ideas naturistas de su director por todo el globo. Aprovechando esta idea de contraposición de los intereses económicos y sociales con respecto a los naturales, hablaremos del desarrollo sostenible.

Desde la revolución industrial hemos producido sin control. Se ha consumido sin contemplar las consecuencias, y eso ha derivado en una situación crítica: si seguimos consumiendo recursos a este ritmo, vamos a comprometer los recursos de las generaciones próximas. Pues bien, eso es justamente en lo que incide el desarrollo sostenible. Avanzar y progresar, pero teniendo siempre en mente el impacto ambiental de cada paso. De esta forma podremos seguir adelante y asegurar que los recursos siguen disponibles para las próximas generaciones.

3. Mad Max Furia en la carretera: El agua como recurso

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-mad-max

Mad Max: Furia en la carretera fue una grata sorpresa. Un filme frenético de principio a fin, y un ejercicio también de cómo debe rodarse una película de acción. La historia de la película nos ubicaba en un futuro distópico. En esta realidad, el bien más escaso y preciado es el agua, y el mundo es un páramo deshabitado donde quien controla el agua controla a la gente. Una idea que asusta mucho por la posibilidad de convertirse en realidad por culpa de las sequías.

El agua es un recurso preciado que debe utilizarse con sumo cuidado. De toda el agua que tenemos en la Tierra, solo el 3,5 % de ella es dulce. Y de ese 3,5 %, casi el 70 % está congelada, por lo que no está disponible para consumo. Una forma de ser conscientes del agua que utilizamos es la huella Hídrica. Ya no solo hablamos de consumo personal, sino que todos y cada uno de los elementos que consumimos conlleva un gasto de agua, denominado huella hídrica. Reducir este impacto mediante prácticas sostenibles está en nuestras manos, ya que muchos recursos dependen del líquido elemento, incluyendo nuestra propia vida.

4. Wall·E: Residuos y contaminación

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-wall-e

WALL·E es una silenciosa oda a la conciencia ambiental. La película nos ubica en un futuro en el que la Tierra se ha convertido en un lugar inhabitable del que el ser humano ha tenido que huir. Millones de toneladas de residuos se acumulan en las ciudades, la naturaleza ha desaparecido y el cielo es una gran nube tóxica de polvo y contaminantes. En este contexto, un robot que busca vida de nuevo en la tierra y otro que recoge basura entablan amistad. Un bonito filme de animación que nos habla del impacto sobre la Tierra del modo de vida de la humanidad.

La mayoría de actividades que llevamos a cabo tienen un impacto en el medioambiente: coger el coche, comprar productos, utilizar energía eléctrica… Todas esas actividades generan residuos y emisiones atmosféricas que contaminan el planeta, afectando a la naturaleza e incluso a nuestra propia salud. En el caso de los residuos, es importante aprender a minimizarlos y a disponerlos de forma apropiada. Acciones como reciclar, reutilizar o revalorizar pueden reducir drásticamente la cantidad de residuos que generamos. Y con los que sean peligrosos debemos tener siempre en cuenta dejarlos en los puntos autorizados.

5. El síndrome de China: Desastres nucleares

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-sindrome-china

El síndrome de China es un filme en el que una reportera descubre que se están encubriendo fallos en el reactor de una central nuclear. El filme del director James Bridges se estrenó en 1979 y está protagonizado por Jack Lemmon, Jane Fonda y Michael Douglas. Este filme nos habla del miedo a los desastres nucleares y de la responsabilidad de dichos desastres. Curiosamente, estamos ante un filme estrenado siete años antes del desastre nuclear de Chernóbil.

La transición energética es un fenómeno que se está dando poco a poco en todo el mundo. Esta transición busca dejar de lado las energías fósiles y contaminantes y apostar por las energías limpias y renovables. La energía nuclear es una de las que más cantidad de energía da, pero no es renovable. Su combustible es el uranio, y tras la producción de la energía quedan residuos muy peligrosos de gran longevidad. Y no solo eso: tal y como muestra el filme, desastres como el de Chernóbil o el de Fukushima son posibles. Catástrofes que inundan de radiación tóxica grandes áreas de la superficie de la Tierra.

6. Gorilas en la niebla: Extinción de especies

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-gorilas-niebla

Gorilas en la niebla nos cuenta el sacrificio de la antropóloga y primatóloga Dian Fossey para proteger a los gorilas de montaña de Ruanda. Un filme de 1988 en el que Sigourney Weaver encarna a la famosa científica que aborda la caza furtiva de gorilas, y cómo los cazadores terminan con manadas enteras de estos animales solo por obtener las recompensas a cambio de las pieles, las manos o las cabezas de estas criaturas. Un filme que nos habla de empatizar con la fauna que nos rodea y del esfuerzo que debemos hacer para protegerla.

Se estima que cada día desaparecen en la Tierra 150 especies. Sí, has leído bien: cada día. Efectos que mencionamos en este mismo artículo, como la destrucción de los ecosistemas, conlleva que las especies que vivían en ese lugar puntual desaparezcan. Y no solo eso, sino que hoy en día existen ciertos mercados negros, como los de las pieles y el marfil, que hacen que muchas especies se vean condenadas a la extinción. Este ritmo de desaparición, 1000 veces superior al ritmo “natural”, debe ser desacelerado de inmediato.

7. Erin Brockovich: Contaminación de ríos y océanos

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-erin-brokovich

Este filme refleja la lucha de una ciudadana de a pie contra una multinacional. Está dirigido por Steven Soderbergh y protagonizado por una excelente Julia Roberts, ganadora de un Oscar, entre otros premios, por su papel en esta cinta. La actriz se pone en la piel de Erin Brockovich, trabajadora de una oficina jurídica que se enfrenta a una gran corporación por la contaminación de un río. En este caso, la contaminación tiene repercusión y consecuencias directas sobre la salud pública, viéndose afectada la gente que utilizaba el agua contaminada.

El agua, aparte de ser un recurso útil y necesario para el ser humano, es también un lugar lleno de vida. En los ríos, mares y océanos viven una cantidad impensable de seres vivos que estamos poniendo últimamente en riesgo. La pesca descontrolada, el aumento del CO2 disuelto en el agua o la gran cantidad de plástico están alterando los ecosistemas y dañando directamente a las especies.

8. El señor de los anillos, Las dos torres: Deforestación

En general, toda la obra de J. R. R. Tolkien en la cual se inspiró la trilogía de El señor de los anillos es una reivindicación de la naturaleza. Peter Jackson, director de la cinta, supo captar a la perfección el espíritu del escritor. De la trilogía, la que más hincapié hace en el mensaje naturista es la segunda, Las dos torres. Concretamente todo esto se ve en la industrialización de Isengard, la posterior deforestación del bosque de Fangorn y la respuesta de los Ents contra la torre del brujo.

La madera es un recurso que, utilizado de forma sostenible, podríamos considerar como renovable y, de hecho, existen bosques de producciones controladas que siguen medidas ecológicas para respetar la tierra. Pero en el mundo hay miles de talas descontroladas de bosques de valor incalculable. Esto conlleva desaparición de ecosistemas, migraciones y desaparición de especies, y la facilidad para que, tras la tala, el suelo se degrade y se convierta en desierto.

9. Interstellar: Desertización 

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-interstellar

Interstellar es una epopeya intergaláctica sobre la supervivencia del ser humano y, dicho sea de paso, una de las películas más redondas y aclamadas de Christopher Nolan. Pero el punto de partida es una Tierra en la que la superpoblación y la cantidad de polvo están causando una importante escasez de recursos. En esta película hay nubes y tormentas de arena que se suceden con cada vez más intensidad. Esto ha llevado a la población humana a reducirse, y a que la gran mayoría de esta tenga que dedicarse a la producción de alimentos para sobrevivir.

La desertización es un proceso en el cual la tierra fértil se erosiona y se degrada hasta convertirse en un desierto. La falta de agua, las sequías prolongadas, las temperaturas elevadas, los incendios o el uso descontrolado del terreno pueden derivar en que este pierda sus propiedades. No hay que olvidar que el suelo es un recurso indispensable para la alimentación del planeta, ya que de él se puede obtener alimento. Acelerar los procesos de desertización podría conllevar grandes problemas de cara al futuro.

10. Waterworld: Calentamiento global y cambio climático 

Cine-medio-ambiente-El-palomitron-waterworld

Kevin Costner no consiguió convencer al gran público con Waterworld. La película más cara hasta la fecha de su estreno fue un fracaso, tanto de crítica como en taquilla, y supuso un duro golpe también para la carrera de Kevin Costner. Pero, a pesar de sus tropiezos, nos dejó algo positivo: nos mostró un mundo ficticio en el que los casquetes polares se habían derretido, y en el que el nivel del mar había subido descontroladamente. Quizá el aumento del nivel del mar estaba algo exagerado… pero sirve para hacer pensar en un efecto real del calentamiento global.

El calentamiento global es un efecto derivado del efecto invernadero. Hay ciertos gases que emite la actividad humana que, cuando suben a la atmósfera, se acumulan. Estos gases forman una capa que evita que el calor de la Tierra escape, y devuelven la radiación a la Tierra. Este fenómeno está convirtiendo nuestro planeta en un coche al sol a las 3 de la tarde en Sevilla. Las temperaturas están aumentando y produciendo cambios paulatinos en el clima terrestre.

Durante los últimos años estamos asistiendo a temperaturas más extremas o fenómenos meteorológicos más agresivos, pero lo cierto es que no sabemos con exactitud cuáles pueden ser los efectos de un cambio climático en todo el mundo. De seguir emitiendo gases de efecto invernadero a este ritmo, se prevé escasez de agua, desertización, aumento del nivel del mar y temperaturas aún más extremas. Un problema que debemos atajar antes de comprobar todas sus consecuencias.

Mikel Iturbe

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.