Compartir

LOS ANTECEDENTES

Empecemos indicando lo obvio: el gusto por la comedia es muy personal, pues cada persona tiene su propio sentido del humor. No obstante, las comedias producidas por los grandes estudios cinematográficos norteamericanos tienden a sostenerse sobre nociones populares (a menudo rancias), tener una factura técnica mediocre y raramente usar ninguna de las herramientas del lenguaje cinematográfico con ingenio. En contraposición, la televisión del mismo país no solo trata temas mucho más actuales y socialmente importantes, sino que (hasta en cadenas en abierto) juega con los códigos narrativos de una forma que va mucho más allá del homenaje (véase Community como máximo exponente). A veces este tipo de juegos de géneros también ocurren el cine de presupuesto medio-alto, con casos como Una noche fuera de control y Noche de juegos.

LA PELÍCULA

Los directores John Francis Daley y Jonathan Goldstein (responsables de Vacaciones y el guion de Spiderman: Homecomingconfesaron que la idea principal detrás de la Noche de juegos es la de concebir The Game (la infravalorada cinta de David Fincher) como una comedia. Este concepto desde luego está presente durante todo el metraje (qué forma parte del juego y qué no, quien mueve las fichas, etc.), pero no se queda en la réplica de una trama parecida ahora en tono de comedia (esto solamente daría para un cortometraje), sino que lo fusiona con un drama de personajes. Al más puro estilo de Edgar Wright, los eventos surrealistas que viven los personajes sirven como detonante de un viaje hacia la madurez. Dentro de Noche de juegos también habita el espíritu irreverente de Noche loca, con Tina Fey y Steve Carell.

ELLOS Y ELLAS

Muchas caras conocidas encontramos en el reparto de Noche de juegos. De todo el grupo, el que más destaca es Jesse Plemons, no porque lo haga mejor que el resto, sino porque es el que está más lejos del tipo de personajes que le hemos visto interpretar (y han sido MUY variados). Su trabajo es un prodigio de contención y de excelente dominio del ritmo cómico; uno de aquellos secundarios que estás deseando que vuelva a salir. Quien protagoniza la cinta son Jason Bateman (¿por qué cambiar su número de señor histérico cuando lo sabe hacer tan bien?) y Rachel McAdams (quien tiene algunos de los mejores momentos cómicos de la cinta). Sharon Horgan, Billy Magnussen, Lamorne Morris, Kylie BunburyKyle Chandler brillan, trasladando a la pantalla unos personajes muy bien escritos.

LA SORPRESA

La película consigue mantener la atención de la audiencia y el misterio de los hechos presentados hasta el final, y no se desinfla a medio camino. Sí que es verdad que hay múltiples finales, pero, en nuestra opinión, están totalmente justificados dentro de la estructura global de la cinta.

LA SECUENCIA

El plano de más de un minuto que une a todos los personajes principales (al estilo Vengadores 1). Es una decisión poco original, pero realmente es una escena muy efectiva y bien ejecutada.

TE GUSTARÁ SI… 

Aprecias las comedias que te quieren contar algo y no se limitan a encadenar gags, sientes devoción por las referencias culturales (especialmente las cinematográficas), te gustan los comentarios metas (que ponen en evidencia las reglas del cine) o te encanta el reparto. Y, por encima de todo, no te la pierdas si eres fan de Cluedo (1985).

LO MEJOR

  • El reparto en general. Especialmente Jason Bateman, Rachel McAdams y un espectacular Jesse Plemons.
  • Las imaginativas transiciones entre escenas que recuerdan a los montajes característicos de Edgar Wright (Baby Driver).
  • Los giros de guion son sorprendentes y para nada gratuitos.
  • El momento “bala”.

LO PEOR

  • A veces tiene un humor muy particular que puede que eche a alguna gente para atrás.

Pau Jané

No hay comentarios

Dejar una respuesta