Compartir

Ya sabéis, ojo con los spoilers

Tras el anterior episodio narrado a modo de flashback en el que vimos dónde estuvo Tyrell Wellick (Martin Wallström) durante su desaparición, este comienza con Darlene (Carly Chaikin) despertándose en el metro y dándose cuenta de que ha perdido la cartera. Se acerca a una chica y, tras pedirle repetidas veces que se la devuelva, solamente coge una Polaroid de su familia.

Whatever he does, it’s not me: Elliot y Darlene

El episodio nos devuelve al final de 3×02, donde Dom (Grace Gummer) entra al piso franco desde el que controlan a Darlene ante la mirada oculta de Elliot (Rami Malek), que irrumpe minutos después para hablar con ella. Comienzan a discutir después de que Elliot eche en cara que iba a salir de la ciudad y que ha intentado hackearle. Darlene estalla y explica que lo ha hecho porque ya no confía en él. Elliot insiste en que es él y no Mr. Robot, a lo que ella responde que es una declaración un poco complicada, viniendo de él. Con este discurso, confiesa que Mr. Robot sigue ahí y cada día está volviéndose más impredecible.

A continuación aparecen en el piso de Elliot y hablan de que realmente el stage 2 nunca fue desactivado. Tyrell está envuelto en este y por fin se dice algo que todos pensamos pero que aún no había pasado: a pesar de todo, Elliot no quiere entregarles. Este constamente insiste en que hay algo dentro de él que perdura desde que todo comenzó, algo que Darlene niega, diciendo que lo que empezó está acabado. Todos sabemos que no es así, y que de no haber empezado, ni Mr. Robot (Christian Slater) existiría ni habríamos llegado al punto en el que estamos.

El principal problema de Elliot / Mr. Robot es que cada personalidad quiere hacer cosas radicalmente opuestas, compartiendo el mismo cuerpo. A esto se suma que ninguno tiene el control para dominar el cuerpo o elegir cuánto tiempo estar activo en él. Elliot insiste en que él no tiene nada que ver con los actos de Mr. Robot diciendo Whatever he does, it’s not me.

Respecto a esto, también se pregunta qué hubiera pasado si Tyrell hubiese llegado a matarle del disparo; se cuestiona si la revolución que comenzó habría muerto con él. Lo triste aquí es que Elliot sigue vivo gracias a Dark Army y no precisamente por él, sino por su yo Mr. Robot.

Interpersonal issues: Dom y el FBI

La actuación del FBI durante este capítulo (aparte de la visita sorpresa de Elliot al piso) se centra en la detención del autor de la supuesta publicación online del último vídeo de Fsociety. Un personaje que nos presentan comiendo cereales de dibujos animados, con calzoncillos de El pájaro loco viendo una serie de animación. Le acusan de ser el autor de dicha subida, ya que la dirección IP y la dirección de su hogar coinciden. Le preguntan para quién trabaja, pensando que tiene que ver con Dark Army y Whiterose (BD Wong), a lo que, para sorpresa de todos, este contesta: Fsociety.

Respecto a la figura de Whiterose, el agente Santiago (Omar Metwally) duda siquiera que exista, planteándola como una figura simbólica y no un ente real. Dom le revoca que no tendría sentido que no existiera, teniendo razón (como siempre).

Dom vuelve a protagonizar una escena sobre las chicas duras de Jersey con Darlene al final del episodio en un bar. Cada capítulo en el que comparten escena vemos como se parecen más. Darlene confiesa que ya no tiene amigos, ni contacto social, ni vida por culpa de Dom. Esta trata de hacer un esfuerzo cordial de conectar con Darlene hasta que saca el tema de la vida sentimental, al que Darlene contesta que su última relación acabó algo mal, con su novio asesinado a tiros principalmente.

A pesar de parecer tan forzado, el contacto que poco a poco tienen es necesario para construir unas bases de confianza que ambas han perdido con todo su entorno, incluida Darlene con su hermano, debido principalmente a su condición mental alterada.

He is still here: Mr. Robot y Angela

En la dualidad que presenta el personaje de Elliot vemos un capítulo muy ilustrativo respecto a las dos vertientes independientes no conectadas de la personalidad del hacker. Si bien este capítulo tampoco avanza sobremanera en la trama, sí continúa trazando las líneas definitorias que separan e identifican tanto a Elliot como Mr. Robot.

Durante la segunda mitad del capítulo, a media noche, Mr. Robot sale de casa y despierta la alarma en Darlene. Este ha quedado con Angela (Portia Doubleday) en la boca de metro, siendo esta una mera distracción (acaban cogiendo un taxi juntos). En ese momento, Darlene decide marcharse (y quizá esta vez definitivamente).

Encontramos en la habitación a Angela, Mr. Robot y a un Tyrell Wellick que entra en colapso al descubrir que todo el trabajo que Mr. Robot y él realizan por las noches es destruido por Elliot por las mañanas. Tyrell insiste en que lo único que tiene que hacer es mantener el control, a lo que este responde que no existe un botón de on y off que pueda controlar a su antojo (y a lo que nosotros pensamos control is an illusion). Justo tras este momento entra en paranoia máxima y pasa a ser Elliot, viendo durante unos segundos a Tyrell y Angela juntos. Esta, preparada, le inyecta una sustancia que hace que desaparezca Elliot.

El personaje de Angela es uno de los que ha sufrido cambios más radicales a lo largo de las tres temporadas. Comenzó siendo un personaje débil que requería cintas de autoayuda y superación para afrontar su trabajo en E-Corp y ha terminado convirtiéndose en uno de los personajes más fríos, oscuros y perversos que vemos evolucionar e intensificarse capítulo a capítulo. Ha sufrido el proceso de transformación inverso a Darlene, personaje que ha pasado a tener una humanidad de la que carecía al principio. Es complicado descifrar el porqué del cambio de Angela: si son ambiciones personales, si es adaptación al medio para no ser pisoteada, si el cambio es real y ha salido a relucir lo que siempre ha sido, etc. Para remate final, esta llama a Phillip Price (Michael Cristofer) para echar a Elliot de la corporación y evitar que siga minando el trabajo de Tyrell y Mr. Robot.

Tyrell sigue en la misma línea de acción: quiere hacer cosas para las que no está capacitado sin Elliot. Al ser tan dependiente, tanto de Irving (Bobby Cannavale) como de Dark Army y de Elliot, no es capaz de realizarse como le gustaría. En un intento de tomar las riendas habla con Irving para pedirle, tras el plan que se ejecutará el fin de semana, irse a Ucrania con Joanna (Stephanie Corneliussen) y su hijo. Aquí podríamos estar hablando por cualquier espectador, que mirará a Tyrell pensando “Cariño, tu mujer está muy muerta“.

Y hasta aquí el capítulo de esta semana. Si bien es verdad que no ha sido tan revelador como el anterior, sí ha continuado avanzando en la trama, ahondando en la disociación de Elliot, en la oscuridad de Angela y en los planes que tienen entre manos nuestros hackers. A pesar de haber sido un episodio de transición, ha conseguido preservar la necesidad de continuar viendo más. Well done, Sam Esmail.

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta