Compartir
Chicho Ibáñez Serrador

“Lo fácil es asustar, dar miedo es lo complicado”. Hay maestros del miedo y personas que son capaces de generar terror a plena luz del día incluso con silencios. Surgió la moda de subir el volumen para alertar al público de que algo malo le iba a pasar al protagonista de la película, pero no, eso ya no funciona. Porque no todo el mundo es capaz de crear cine con mayúsculas, ni de crear cine de terror. Pero por suerte, hay gente que sí, como es el caso del hombre al que nos referimos. Un hombre al que, por difíciles circunstancias de su salud actual, pensábamos que no volveríamos públicamente, pero a quien por sorpresa tuvimos la suerte de volver a ver delante de las cámaras de televisión mientras recibía el Premio a Maestro del Fantástico en Nocturna 2017. Hablamos del hombre que cambió la forma de ver la tele tras la dictadura vivida en España, en la televisión de la España del No-Do, una televisión obsoleta que este hombre transformó en diversión y en espectáculo a partir de un gran aprendizaje. Hablamos del creador del Un, dos, tres… responda otra vez, el concurso más popular de la televisión durante 10 temporadas continuas: Narciso Ibáñez Serrador (Montevideo, Uruguay 1935), también conocido como Chicho Ibáñez. El hombre que nos tuvo durante 51 años sin dormir con sus Historias para no dormir, cada viernes desde 1966 en la televisión pública y con Mis Terrores favoritos (1981) en La 2, con esas presentaciones fantásticas de humor negro. Y es que de Chicho tenemos muchos recuerdos, como el de esa puerta que crujía en un inmenso silencio al abrirse, esas intros en la que emulaba a Hitchcock. Por algo le llamarán el Hitchcock español…

Este hombre nos ha dado verdaderas lecciones magistrales de cine (tuvo en casa un gran profesor, su padre, el director y actor Narciso Ibáñez Menta) de las que ahora no se dan, que sirvieron de aprendizaje para todos, en especial para grandes directores del género de nuestra actualidad, como Alex de la Iglesia, Jaume Balagueró o Juan Antonio Bayona. ¿Qué mejor homenajeado que él? Muy buena elección Nocturna. Un emotivo homenaje que nos removió en silencio con las siguientes palabras aunque dijo no haber preparado discurso (menos mal) y se arrancó a hablar repentinamente: “Casi toda mi vida se ha basado en trucos, la cosa que ha servido de base para Historias para no dormir. Oíd“, nos animaba a escuchar algo, ente risas el público pensaba que se refería al momento y aplaudió, pero el maestro continuó hablando: “Me refería el silencio, a partir del silencio puede venir sobre todo el terror. El terror al silencio, el silencio es el prólogo del alarido. No valen gritos sin que antes haya habido un silencio. Esta noche cuando estéis en vuestra cama, en vuestro sofá, o donde coño durmáis, pensad en eso, en el silencio (decía entre silencios) y veréis que en silencio poco a poco empezarán a jugar, a diseñarse los miedos. El silencio es el prólogo de cualquier terror. Esta noche poco antes de que os durmáis prestad atención a lo que os rodea, desead sentir el silencio y con él, el miedo”.  Pelos de punta y un gran aplauso (en silencio) es lo único que el público, atónito ante estas bellas y agradecidas palabras, pudo hacer tras recibir toda una lección y homenaje de amor del propio maestro a su criatura más querida: el cine de terror.

Los homenajeados y organizadores de Nocturna 2017

Una luz que nunca se ha apagado brilla ahora con más fuerza que nunca… Y con mucha fuerza vimos lo presentado, con ganas de que nos removieran por dentro porque lo que realmente da miedo es la crueldad humana, son los seres humanos, sus actos, sus decisiones… y no los fantasmas. Por todo ello y mucho más, el cine que nos mueve por dentro, el cine que nos hace llorar, el cine que nos hace emocionarnos, el cine que nos hace reflexionar y pasar verdaderamente miedo es el cine realista. Este es el cine que nos pone los pelos de punta, que nos hace mirar a nuestras espaldas en plena noche cuando vamos solos por la calle y por el que nos da pánico salir al pasillo de casa en plena noche. Y esto es lo que nos ha gustado de todo lo que hemos visto en Nocturna y es el que a la vez ha salido premiado.

Dos semanas de haber dicho adiós a Nocturna 2017, os podemos contar que en nuestro top se encuentra Most Beautiful Island de Ana Asensio, cine de mujeres sobre mujeres. Y es que el debut como directora de esta actriz madrileña, que ella misma ha dirigido, escrito y protagonizado, nos dejó perplejos y reflexionando frente a la pantalla. Most Beautiful Island es un drama que en la actualidad cualquiera podría vivir, que trata la inmigración y tiene unos últimos 20 minutos como los que hacía tiempo no veíamos en un cine, de los que realmente cortan la respiración. Una pena que no recibiera ningún premio, pero desde aquí os animamos a todos a que la veáis (aunque todavía no tiene fecha de estreno en España).

Seguimos con películas realistas, ahora viene la gran vencedora (muy bien acogida en Sitges y que también nos perdimos allí) de esta edición con el Premio Nocturna Madrid Paul Naschy a la Mejor película de la Sección Oficial, Dhogs, una película gallega, rodada en gallego, del joven y valiente director Andrés Goteira y ya entenderéis lo de valiente cuando veáis la cinta. Dhogs es un filme del que salimos en un principio sin saber qué decir ni valorar y tuvimos que reposar durante 24 horas. Esto demuestra que es un cine que marca,  que deja huella en el espectador y eso en El Palomitrón nos encanta, porque estos premios demuestran que en lo diferente está la calidad y nos animan a ver que todavía se puede innovar en el género. Es una crítica muy dura de la sociedad que nos rodea, con grandes interpretaciones como la de Carlos Blanco, quien se llevó el Premio Nocturna Madrid Vicent Price a Mejor Interpretación Masculina. Esperemos que pronto encuentre la distribución en salas que se merece.

Carlos Blanco y Andrés Goteira

Y junto al galardón de Mejor actor, toca hablar del de Mejor actriz que parte de otra de nuestras cintas favoritas de Nocturna 2017, largometraje que se llevó además el Premio Nocturna Madrid a la Mejor dirección y al que nosotros por si fuera poco, desde el Jurado Blogos de Oro del que formamos parte le dimos el del Blogui de Oro a Mejor Película. Hablamos de Revenge, filme que también cautivó en Sitges y se llevó el premio a Mejor dirección y Mejor dirección novel. Una cinta hecha por una mujer, la galardonada directora francesa Coralie Fargeat, a la que ya hemos enviado nuestro Blogui para que pueda poner junto a los demás (que ya lleva unos cuantos) en su vitrina, porque se lo merece.

Otra de nuestras favoritas por el festival, aunque no tuvo premios, fue Black Hollow Cage, película de terror diferente con máquinas temporales a la que en palabras de su director Sadrac González-Perellón “o amas u odias”. Nosotros la amamos, porque todo lo que nos descuadra, nos gusta.

También hubo tiempo para las risas y para el cine más palomitero y gamberro con cintas como Tragedy Girls, de Tyler Maclntyre, premiado a Mejor Guion, un slasher con mezcla de Chicas Malas y redes sociales; el divertidísimo mix de Scream y Atrapado en el Tiempo, Feliz día de tu muerte de Christopher B. Landon, que inauguró el festival con un aforo completo; y para el gamberro juego de sangre en la hora golfa de la noche del viernes 27 con Game of Death de Sebastian Landry y Laurence Morais-Lagace

Un Nocturna en el que se ha homenajeado el silencio, en el que se ha apostado por el cine arriesgado, joven, nuevo, diferente y sobre todo realista. Hasta el año que viene Nocturna, hasta el año que viene en silencio. ¡Ah! Y recordad esto antes de iros a dormir: Escuchad bien porque está allí, el silencio está allí con vosotros como bien dijo el maestro, el silencio pase lo que pase siempre os acompañará…

María Páez

No hay comentarios

Dejar una respuesta