Compartir

Es resaca una palabra demasiado negativa para definir nuestras sensaciones cuando ha transcurrido casi una semana desde que pasó el tren del Nocturna. Muy poco sueño y muchas ganas de ver buen cine de terror. El festival del horror y el fantástico que tomó Madrid nos deja un sabor tan dulce como tenebroso, tan innovador como añejo en su respeto a los grandes. Históricos como Chicho Ibáñez Serrador o míticos como Don Coscarelli hicieron acto de presencia en el Proyecciones de la céntrica calle Fuencarral. Hito de relatos dantescos y testigo de lúgubres historias, la capital madrileña lució sus mejores galas para recibir a los maestros del terror.

Pero no todo es regodeo y homenaje en el Nocturna, ni mucho menos. La Sección Oficial del Festival nos dejó a Dhogs como la mejor película de las presentes. La cinta de Andrés Goteira retrata lo más animal del ser humano, desde un prisma millennial que juega a divertirse con la mente de un espectador que se ve reflejado en pantalla. Literalmente. El jurado premió la osadía de esta producción gallega, en gallego, por gallegos. Y la crítica y el público parecieron estar muy de acuerdo.

Mas una crónica ha de empezar por el principio, y así es como podemos hablar de la espectacular inauguración que tuvo el festival madrileño. Con Ibáñez Serrador como receptor del premio honorífico y Feliz día de tu muerte como película de apertura, poco podía fallar. La sorpresa estuvo en el espectacular discurso que dio el vetusto director, genio y creador. En apenas segundos, una sala que contenía la respiración por el delicado estado de salud del Maestro del Fantástico se puso de pie más de 3 minutos para alabar su oratoria. El creador de las Historias para no dormir se sacó de la chistera un texto que parecía guionizado, en el que destacó la importancia del silencio para crear una atmósfera, porque “después del silencio, todo puede ocurrir”, remató Chicho.

Más allá de la mística que se generó dentro de la sala 1 del Proyecciones, nuestra casa durante ese fin de semana y Sancta sanctorum del Nocturna, Feliz día de tu muerte salvó la papeleta e hizo las delicias de los que acudieron a su estreno en Madrid. La película de Christopher Landon es un compendio de contextos que bien se puede definir como el hijo de Atrapado en el tiempo y un slasher clásico de su elección, querido lector. Su estreno está programado para el 10 de noviembre en España.

Mención especial merecen filmes como Revenge o Tragedy Girls, que volvieron loca a la bancada acérrima del festival, de la que hablaremos más adelante. Pero, sin duda, una de las joyas exhibidas fue Most Beautiful Island, ganadora en el Abycine, una película que narra la historia de una de las muchas españolas que salió de la gruesa piel de toro a buscarse la vida. Lo que no sabía es que se iba a dar de bruces con todo lo contrario. O no. Al fin y al cabo, la propuesta de la directora y protagonista Ana Asensio no busca agradar a nadie, solo contar una realidad en base a una ficción. O no. Quién sabe cómo se entretienen los grandes magnates neoyorquinos.

Si algo se queda en la psique del asistente al último Nocturna es una palabra muy concreta: “Llévame”, que repetida, “llévame, llévame”, evoca inequívocamente al festival madrileño. La broma, comenzada por uno de los periodistas asistentes, consistía en pronunciar semejante imperativo cuando Cthulhu aparecía en pantalla en una de las autopromos del Nocturna. Pura comicidad, puro disfrute, puro Nocturna. Ese, precisamente, es el mejor resumen del espíritu de un festival joven que encara ya su segundo lustro y que traerá muchas sorpresas cuando vuelva el año que viene. ¿Hablamos de un festival de webseries? ¿O acaso Michael Myers tendrá algo que ver con su nueva película? Poco podemos desvelar sin que nos retiren la palabra. Larga vida al Festival Nocturna.

Matías G. Rebolledo

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.