Compartir

how-to-get-away-with-murder-slice

 

HOW TO GET AWAY WITH MURDER o CÓMO DEFENDER A UN ASESINO (se emite en AXN en nuestro país), la serie creada por PETER NOWALK (discípulo de SHONDA RHIMES, creadora de ANATOMÍA DE GREY o SCANDAL entre otras) que emite ABC ha llegado a su final de temporada dando contestación a la gran incógnita que a lo largo de los 15 capítulos nos hacía rompernos la cabeza: ¿quién mató a Lila? Pero también abriendo nuevos interrogantes para la segunda temporada que sin duda no harán más que complicar más la vida de todos y cada uno de los personajes. Si te apetece una serie de esas que te enganchan por su rapidez y giros de guión y todavía no has visto HTGAWM te recomendamos que lo hagas.  Si ya lo has hecho y sabes de lo que hablamos, te invitamos a repasar con nosotros el final de la primera temporada y a aventurarnos en lo que nos espera para la segunda, que no será poco y que por suerte ya ha sido confirmada. (A partir de aquí SPOILERS).

 

how-to-get-away-with-murder-cast-poster

 

OH SWEET LILA

Lila, la joven asesinada, tiene un berrinche de aúpa la noche en que muere. Embarazada de Mr. Darcy, se ha cansado ya del jueguecito de pseudónimos y quiere gritar a los cuatro vientos que el padre de su futuro bebé es Sam Keating (TOM VERICA), cosa que a éste no le hace mucha gracia of course. Así que decidida, compungida y temblorosa como si hubiera visto un fantasma va a ver a la mujer del susodicho, Annalise (VIOLA DAVIS) y… ¡toca la puerta!. Gracias a dios que cuando es necesario en esa casa de tócame roque no se puede entrar sin llamar… La fiel Bonnie (LIZA WEIL) abre y, presintiendo el desastre, consigue echarla sin que la poderosa Annalise se entere de nada.

Bueno, esta escena ya la conocíamos, lo que no sabíamos es que Sam intenta por todos los medios de los que se vale un hombre en apuros; esto es, un viaje a altas horas de la noche, una conversación  en una azotea con cara de inocente y sensible corderito (oh pobre de mí) y unas palabras dignas de cualquier Rogelio de la Vega:a quien quiero es a ti. Voy a decírselo a Annalise ahora mismo” evitar el desastre.

Y tal cual se va, en una huída un poco extraña en la que ella, inocente jovenzuela, no sospecha nada y se queda en la azotea con cara de enamorada esperando… (Pero… ¿esperando qué?… Quizá se quede recreando una y otra vez la escena romántica rematada por la estampida de él…). El caso es que Lila se queda ahí hasta que Frank (CHARLIE WEBER), tras la llamada del corderito degollado instándole a saldar deudas pendientes, se presente raudo y veloz en la azotea vestido adecuadamente para la ocasión con guantes relucientes de cuero y bien peinado, como es su costumbre. Y sin ningún remordimiento consigue asesinarla. Fue Frank, dirán muchos, pero vamos a ver… fue Sam, fue la mente del plan. Ahí no estaba desencaminada la “Losétodo Keating”, el que dio la orden fue Sam por lo que, ¿sorprende la solución? Bueno… pues no tanto, aunque por otra parte es consecuente con todo lo que se ha ido construyendo durante la temporada… y da una imagen de coherencia. Lo que nos lleva a…

 

-Promotional-Images-how-to-get-away-with-murder-37615101-500-375

 

FRANK O CÓMO VALER PARA TODO

Este  tipo es un fenómeno. Hombre de confianza de Annalise se ha encargado durante toda la temporada de todos los asuntos turbios: inculpar a Nate (BILLY BROWN), quitar a un juez de en medio, robar pruebas… todo sin dejar rastro ni sospecha. o único que le pillan son los affairs.. ¡Ay Frank si tuvieras el mismo cuidado con tu vida sentimental! Sin embargo, es un personaje junto al de Bonnie del que no conocemos casi nada. Esa fidelidad y lealtad a los Keating va más allá de algo profesional, ¿no? Seguramente en la segunda temporada conoceremos más a este personaje y sobretodo la relación que tenía con Sam. Pero de lo que dudaremos una y otra vez, vista ya sus dotes en la materia, es de si ha sido él el asesino de Rebecca (KATIE FINDLAY).

 

BYE BYE REBECCA

Sin duda ésta es la sorpresa del fin de temporada. La decisión de cargarse a la siempre sospechosa Rebecca nos ha sorprendido y apenado. Aunque por otra parte ya nos estaba cansando porque esta niña a veces parece poseída por el demonio. Retrocedamos un poquito a ese momento rastreo del móvil de Wes (ALFRED ENOCH) sonriendo y echándose para atrás como si fuera la madrastra de Blancanieves. Vamos a ver… ¿qué tienes que rastrear? Si te dejamos un ratito en el sótano y ¡acaban contigo! No te las des de controla-todo. Y es que esa desconfianza tan repentina que surge entre la joven pareja es un poco desorbitada. Igual de desorbitado que es el momento amordazada, claro que ya en este punto de la serie amordazar es pecatta minuta. Pero sí, esta chica no ha sido sincera, porque puesta a sincerarse con Wes ¿por qué no contarle que vió a Lila en el tanque de agua y se metió ella entera (cabeza incluída) y volviendo a su casa toda empapada fue sorprendida por su vecino, al que por miedo drogó ocasionándole un brote psicótico que le derivó a ser ingresado en un psiquiátrico? Ya,  muy buena imagen no es, pero chica nos hubiéramos evitado todo este lío. A lo que íbamos, que surge la desconfianza y la ira y Rebecca culpabiliza a Wes de la muerte de su propia madre delante de sus compañeros. Qué mala, dando ahí donde duele. Nos imaginamos que este tema dará que hablar en la siguiente temporada, aunque la que no hablará será la propia Rebecca que yace muerta en el sótano de la casa del terror, queremos decir de la casa de Keating. Pero ¿quién la ha matado? Vemos a Annalise y a Frank viendo  el percal y diciendo que ellos no han sido, pero… ¿será verdad? ¿Habrá sido otra persona? ¿El mismo Wes? Otra duda que queda en el aire es el teléfono al que llamó Rebecca, Egg 911, cuando su vecino está dale que dale con las uñas en la pared será alguien conocido o un nuevo personaje.

rebecca-katie-findlay-how-to-get-away-with-murder

 

ANNALISE

No podemos dejar de alabar a la todopoderosa Annalise que durante toda la temporada nos ha dado un recital de manipulación y engaños, protagonizando el que puede ser el momento más inesperado: cuando sorprendió a Wes en la casa tras asesinar a Sam y fue la cabeza de todo el plan posterior. Pues sí, aquí la heroína se las sabe todas y no vacila ni media a la hora de inculpar a otros y si no que se lo digan a Nate, su pobre amante que es un inteligente armario empotrado, pero que cae en todas sus trampas. En el último capítulo, Annalise con la intención de ayudarle le da un número de teléfono al que él llama. La persona a la que llama y cuán importante es, será otra de las cosas que averigüaremos en la segunda temporada. También podremos descubrir qué decide hacer con el cadáver de Rebecca, que no ha hecho más que complicar mucho el tema. Pero si algo intriga del último capítulo es por qué va el fiscal a casa de Asher (MATT MCGORRY) a preguntar cosas sobre Annalise y qué cosas son. La verdad es que en el algún momento tiene que caer, no es posible sostener tantas versiones y salir siempre tan airosa.

 

OTROS ASUNTOS

Se cierra también el asunto del anillo de Michaela (AJA NAOMÍ KING) que supuestamente perdió en el bosque: Laurel (KARLA SOUZA) lo tenía guardado para impedir que por miedo fuera a la policía. El asunto a estas alturas suena ya venido a menos, pero lo que queda claro es que entre los chicos también la confianza  brilla por su ausencia y aquí nadie se fía de nadie. Tampoco se fíaba Conrad (OLIVER HAMPTON) de Connor (JACK FALAHEE) por su azarosa vida sentimental por lo que finalmente le convence para hacer los famosos test y resultó ser él el portador de VIH. Esta trama, y no es que no sean encantadores, parece pegada con super glue y es que los temas personales que se salen del círculo de Annalise no acaban de cuajar. Por eso interesa algo más la pareja Bonnie-Asher que quieren mantener tanto la discreción que se besan tranquilamente enfrente de la casa Keating… Vamos mal Bonnie, luego a llorar…

En fin, que todo esto dió de sí el último capítulo por lo que nos quedamos algo exhaustos. Esperaremos al próximo otoño para ver cómo avanza. A ti ¿qué te ha parecido?

 

Elena Martín

1 Comentario

Dejar una respuesta