Compartir

Antes de la caída - El Palomitrón

Antes de la caída (Ed. Reservoir Books, 2016), la quinta novela del creador y guionista de la serie Fargo, Noah Hawley, supone uno de los trabajos más estimulantes de la literatura actual. Reconocida por la crítica como uno de los mejores trabajos del año pasado, representa un maravilloso análisis de la gestión humana del dolor mediante el misterio y el horror del azar como telón de fondo. La historia sigue el devenir de Scott Burroughs tras sobrevivir a un accidente de avión en el que salvó la vida a un niño de cuatro años, hijo del multimillonario propietario de una gran cadena de televisión, y la investigación del desastre por parte de las autoridades. A medida que la narrativa de Hawley florece, se descubre la historia de cada uno de los personajes, lo que les ha llevado a subir a ese avión, plantando la duda de si el accidente fue realmente un accidente.

Hawley gestiona la información sobre sus personajes con su habitual genio narrativo, creando un suspense que obliga al lector a no soltar el libro. Y es que su estilo es ciertamente estimulante, pivotando sobre el accidente de avión como excusa para analizar las vidas de los pasajeros y la tripulación que en él pierden la vida, a modo de espiral diabólica en la que un narrador omnisciente viaja atrás, adelante y de forma vertical entre personajes, situaciones y experiencias, potenciando el azar como culpable en segundo plano de todas las tragedias de la vida. El abanico de situaciones, conversaciones y cruce de tramas se forja con un lenguaje de inusual fuerza visual, quedando patente que la mente de Hawley funciona más de un modo cinematográfico que novelesco, con lo cual no sorprende que Sony Pictures ya haya adquirido los derechos para su adaptación a la gran pantalla (con el propio escritor ejerciendo de guionista).

Aunque el libro es algo más que un best seller con propensión a la sorpresa y al cliffhanger al final de cada capítulo. Antes de la caída también es una exploración de la condición humana y su naturaleza; es un análisis de un mundo en el que el dinero no es un problema, de la naturaleza del arte, del poder de la esperanza y la perseverancia, y de los peligros y consecuencias de la prensa amarilla en sus objetivos. Todos estos temas, además, se combinan a la perfección para formar parte de un todo integrado que expone cuál es el precio que paga el individuo ante la aleatoriedad del destino y esos medios ansiosos de exclusivas y polémica, anclados en el vilipendio cuando este supone un share televisivo más alto o más visitas en una página web.

Noah Hawley, autor de Antes de la caída - El Palomitrón

El discurso de Hawley, al final, parece desembocar en la recuperación de la dignidad perdida ante la exposición pública. Antes de la caída no deja de ser un viaje a través de la mugre de la popularidad, la muerte de la privacidad en el momento exacto en el que uno se convierte en figura de actualidad: ya ni la persona común (el “ciudadano de a pie”, permítanos el cliché) tiene el derecho a la intimidad o a librarse de juicios por parte del respetable. Todo pertenece al pueblo, incluso (o quizás sobre todo) el individuo (al que no dejan descansar ni cuando ha muerto), sometido al constante acoso y derribo por parte del mundo entero. Al artista se le juzgan sus cuadros previos al accidente; se le juzgan sus relaciones personales; se le juzga su presencia en el avión. Porque ni siquiera el héroe de una historia se salvará de ser sometido al análisis exhaustivo y al cuestionamiento constante de todas sus acciones.

Pol Llongueras 

No hay comentarios

Dejar una respuesta