Compartir

Walesa01

 

Hagan un voto de confianza y vayan a ver WALESA obviando la procedencia del film. Aunque por su origen pueda formar parte de los nuevos cines europeos (y más viendo el éxito de IDA, otra película polaca, en los recientes European Film Awards), esta cinta mantiene un rigor visual y un estilo dramatúrgico más acorde con las grandes producciones estadounidenses que nos llegan para optar a los Oscars.

A medianos de los ochenta, una periodista italiana (MARIA ROSARIA OMAGGIO) de renombre internacional, se dispone a entrevistar al carismático y enigmático Lech Walesa (ROBERT WIECKIEWICZ); el gran revolucionario polaco. Durante la conversación irán repasando la historia, tanto política como personal, de Walesa y la de los que lo acompañaron en su lucha. Empezando en el año 70, Lech ya era padre de cinco hijos con su mujer Danuta (AGNIESZKA GROCHOWSKA) y seguía trabajando como electricista en los muelles. Su formación académica no sobrepasaba lo obligatorio y, a primera vista, no poseía un carisma a la altura de los grandes movilizadores de masas del siglo XX, pero Lech conseguiría que la gente lo escuchara y les transmitió sus férreos ideales y su carácter combativo. Organizó huelgas, creó el movimiento Solidaridad y logró bloquear por completo Polonia en más de una ocasión durante la década de los setenta. Siempre usando el pacifismo como bandera, logró dar una majestuosa lección a la Unión Soviética y al resto del mundo. Su vida continuará con las idas y venidas a la cárcel, la bendición de otro bebé y con los quebraderos de cabeza que suponen sus actos a su familia.

 

walesa02

 

ANDRZEJ WAJDA es uno de esos pocos directores que pueden presumir de haber presentado sus films en los más notables festivales europeos y, a su vez, haber logrado el Oscar Honorífico (2000) por su espléndida y dilatada carrera. Empezando en los cincuenta, WAJDA ha dirigido un total de 35 largometrajes, entre los que se encuentran joyas como CENIZAS Y DIAMANTES, EL HOMBRE DE HIERRO, TATARAK o DANTON; siempre impregnando sus trabajos con altas dosis de personalidad y un especial je ne sais quoi de lo más agradable. Por su lado, WIECKIEWICZ y GROCHOWSKA son dos actores con cierta consagración en su país de origen, pero, tristemente, con poco reconocimiento fuera de él. Ambos ya habían trabajado juntos con anterioridad en otra gran producción nacional que logró la nominación a Mejor Película de Habla No Inglesa en los premios de la Academia de Hollywood, IN THE DARKNESS (2011). La hermosa sinergia que forman los dos es escalofriante y logran, plano a plano y secuencia a secuencia, ir aumentando los sentimientos que surgen entre la pareja. El trabajo de AGNIESZKA GROCHOWSKA deja a uno sin habla de principio a fin, y sería todo un placer poder seguir escuchando este impronunciable nombre durante muchos años; el carisma y responsabilidad que imprime en su personaje es uno de los mayores valores que poseen las dos horas de esta entretenida y trepidante película.

 

Walesa03

 

WALESA es una pieza extraña dentro de lo que nos tienen acostumbrados los circuitos de cine en el estado español. La facturación y la manera de ser construida nos llevan a pensar que es una obra para grandes públicos y carne de plataformas multicine, pero, dada su procedencia y su temática, seguramente aparezca en salas más tradicionales y dedicadas al cine en Versión Original y a producciones europeas. Esperemos que este factor se pueda convertir en una virtud y no en una excusa para fracasar en nuestras taquillas. La recreación estilística de los setenta en Polonia es impecable y verosímil, y el uso de imágenes de archivo es acertado y funciona perfectamente con las ideas generales; es un gran placer ver como se puede hacer una interpretación de época tan precisa sin la necesidad de irnos a Estados Unidos o Gran Bretaña. Pero no todo el monte es orégano y WALESA comete algunos errores de tempo y de hilo conductor que bajan por completo la tensión y nos invitan a entrar en un bucle argumental que devalúa todos los aciertos que tiene este simpático film polaco.

 

 

LO MEJOR:

  • El magnetismo de AGNIESZKA GROCHOWSKA; la cámara la adora… y nosotros también.
  • La gran reconstrucción estética de una época y un lugar que no se ven todos los días.

LO PEOR:

  • Un montaje que tiende a la repetición, pero que usa con sabiduría las imágenes de archivo.
  • Un guión demasiado acomodado en la forma; convence, pero no asombra.

 

 

Adrià Naranjo

2 Comentarios

  1. Los circuitos de cine se definen geográficamente, no políticamente. Por tanto cuando hablamos de su distribución lo correcto es referirse a España, dejando al margen acepciones jurídico-políticas, no al Estado (con mayúscula) español.
    Y qué quiere decir que obviemos su procedencia. Quién mejor que los polacos para hablar de Walesa y lo que supuso para la caída de la Unión Soviética. Fue una de las grandes figuras de los ochenta en Europa. La película debe ser europea, al estilo europeo, que aquí también sabemos hacer cine y llenar salas. Y los Oscar puede que nos traigan al pairo.

  2. Marina,
    en ningún momento mi intención ha sido entrar en cuestiones políticas; siento haber dado esta impresión. El hecho de referirme al Estado español es un tema puramente lingüístico, pero entiendo perfectamente tu comentario y lo tendré presente para otras ocasiones.
    Respecto a lo de “obviar la procedencia” iba exclusivamente dirigido al tema de que hay una gran parte de la masa espectatorial que parece asustarse cuando un film es de origen europeo (por las convenciones, justificadas o no, que se tienen sobre este tipo de cine). A mí, que he estudiado en las mismas aulas que J. A. Bayona, jamás se me ocurriría pensar que aquí no se puedan producir este tipo de películas. La única observación que quería hacer era avisar que esta obra tiene un corte y un empaque que nos recuerda más a los referentes estadounidenses que a los de nuestro continente; nada más. Evidentemente que son los polacos los que deben hablar sobre su historia, y ojalá así siga siendo durante muchos años.
    Muchas gracias por el comentario y siento profundamente si he herido alguna sensibilidad.
    Cordialmente,

    Adrià Naranjo

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.