Compartir

Gun Barrel James Bond El Palomitrón

¿Por qué tenéis que verla?

La primera de las siete entregas en las que Roger Moore interpretó al célebre agente de la MI6 nos presentaba a un James Bond más jocoso y sofisticado, pero igual de mujeriego.

Cargada de secuencias de acción estupendamente rodadas y un humor bastante grueso, Vive y deja morir no es de las cintas más destacables de la saga, pero sí tiene varios momentos simpáticos y se pasa en un suspiro. ¿Lo más interesante? Ver la evolución de los personajes femeninos a lo largo de la saga: lenta, muy lenta, pero acorde a los cánones del cine hollywoodiense. Por lo menos en las cintas actuales son mucho más que una cara bonita y una cabeza hueca.

Vive y deja morir tuvo unas críticas más que decentes y el público respondió favorablemente, abrazando el carisma del actor que más veces acabaría interpretando a Bond.

 

En nuestra memoria colectiva

Si hay algo que perdura en la memoria de la audiencia realmente característico de este título es su diseño de producción. Vive y deja morir se rodó en plena fiebre cinematográfica del movimiento blaxploitation, en el que se explotaba el cine con fuerte presencia negra, tanto en su reparto como en sus historias y en su público objetivo.

Así, la saga se subía al carro de esta corriente homenajeándola y funcionando como espejo social de la época. Nueva Orleans, el Nueva York de Harlem, el Caribe, vudú, el vestuario, el propio reparto… No faltó prácticamente ningún ingrediente en la película para dotarla de una personalidad visual única en la franquicia que a los pocos segundos de visionado es fácilmente detectable.

El villano

Si bien uno tiene la sensación de que el papel del malvado en la cinta está bastante desaprovechado (su relación con Solitaire es bastante burda) y tiene pocos momentos de lucimiento, sí debemos agradecerle que lleve al elegante James Bond a las antípodas de donde podríamos imaginarlo: Harlem. Entre sus momentos chanantes en el famoso barrio neoyorquino y alguna que otra escena de vudú, el doble personaje Mr. Big/Kananga cumple con su función en una cinta que pierde el norte en el desenlace.

La carrera de Yaphet Kotto comenzó en teatro, pero las décadas de los 70 y 80 fueron especialmente fructíferas en el ámbito cinematográfico: aunque su papel más recordado sea el de villano en esta entrega de 007, participó también en cintas como Alien: El octavo pasajero, Perseguido o Huida a medianoche, aunque casi siempre como secundario. En 2008 se retiró de la actuación.

El gadget

El reloj pulsera que Q prepara para James Bond, un Rolex (no perdamos la tradición) que apretando el botón de las agujas genera un campo magnético que puede no solo acercar objetos metálicos, sino incluso ayudar a desviar balas. A lo largo de la cinta tenemos varias ocasiones para apreciar la enorme utilidad de semejante joya.

No hay Bond sin acción

No hay duda de que la secuencia insignia de Vive y deja morir es la espectacular persecución en lancha. Pongámonos en situación: tras escapar de la trampa de cocodrilos, Bond consigue una motora y es perseguido por los secuaces del villano. Por el camino destrozan un coche de policía, aterrizan en una piscina llena de pijos snobs o destrozan la tarta nupcial de una multitudinaria boda.

La secuencia está orquestada en 20 minutos perfectamente planificados y ejecutados y representa uno de los momentos más recordados por los seguidores de la saga.

Demasié pal Bondy

La huida de Bond de los cocodrilos no tiene ni pies ni cabeza. Tras encontrarse en una emboscada, es abandonado a su suerte en un pedazo de roca en medio de un pantano, con varios reptiles acosándole. Los animales se acercan cada vez más y el espectador no concibe solución posible para la salvación del protagonista. Pero, de repente y sin sentido alguno, los cocodrilos deciden formar una fila y el agente decide saltarlos como si estuviese participando en un programa de Humor amarillo.

 

007 Curiosidades

  1. Sean Connery rechazó los 5,5 millones de dólares de la época por volver a interpretar al famoso agente secreto. Más tarde le daría su aprobación personal a Roger Moore, hablando de él como “el James Bond perfecto”.
  2. Yaphet Kott (Dr. Kananga/Mr. Big) es hasta la fecha el actor más joven en interpretar al villano de una película Bond. Tenía 33 años.
  3. Roger Moore tenía 45 años cuando interpretó por primera vez al agente secreto, siendo el actor de la saga más maduro en hacerlo.
  4. Según Yaphet Kott, los productores de la cinta no le permitieron asistir a las alfombras rojas ni ruedas de prensa de la cinta, temerosos de la reacción del público al descubrir que el villano de la cinta sería negro.
  5. Es la primera película de la saga en estar localizada en un país inventado.
  6. La cinta tiene el récord de haber sido la más vista en la historia de la televisión británica. Casi 24 millones de personas vieron su emisión el 20 de enero de 1980.
  7. Es la única cinta de la saga que trata temas sobrenaturales.

DiscoBond: su tema principal

Para la octava cinta del agente secreto más famoso de la historia, los productores contactaron con George Martin, quien pidió a Paul McCartney que la compusiera. El resultado, Live and Let Die, fue un tema interpretado por la banda Wings, de cual el ex Beatle era vocalista.

Live and Let Die es una de las composiciones más aclamadas de la saga, pero fue vencida en los Oscar por The Way We Were, de Barbra Streisand.

Muchos años más tarde, el grupo de rock Guns N’ Roses se encargó de volver a ponerla de rabiosa actualidad.

Jose Cruz

 

ESPECIAL JAMES BOND EN EL PALOMITRÓN

¡CONSULTA TODAS NUESTRAS FICHAS!

Especial James Bond El Palomirón

TODO JAMES BOND EN MOVISTAR+

¡CONSULTA SU PROGRAMACIÓN!

Especial James Bond

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.