Compartir

James Bond Portada El Palomitrón

¿Por qué tenéis que verla?

Porque representa el final de la época dorada de James Bond. Es la última película con Sean Connery como protagonista, y aunque no se explaye en la psique del personaje central (algo explorado en mejores películas de la saga), y a pesar de contener una trama más disparatada que las anteriores (enfocada con un poco de frialdad y desinterés), Diamantes para la eternidad mantiene un ritmo ágil, lúdico y absolutamente entretenido que hará relamerse los bigotes a los fans de la saga. La exaltación de Connery como el Bond original hecha película.

Especial James Bond diamantes para la eternidad

 

En nuestra memoria colectiva

Quedan Mr. Witt y Mr. Kidd (Bruce Glover y Putter Smith). La hilarante y malvada pareja de homosexuales protagonizan las escenas más memorables de la película, como aquella en la que, en los últimos minutos de película, disfrazados de camareros, traen una bomba a la habitación de James Bond en un crucero en dirección al Reino Unido… pero el agente secreto recuerda el olor de su after-shave.

El gadget

En una película plagadita de gadgets (que se mueven desde una sofisticada trampa para ratones hasta huellas digitales falsas y máquinas fotográficas de huellas digitales). Sin duda, el que nos parece más útil es la moneda para ganar en las máquinas tragaperras. Se acabó jugar a la lotería.

El villano

Una habitación fría, gris. Un hombre sin rostro acaricia un gato blanco, la imagen más icónica de la saga. El supervillano tipo, el único e inigualable Ernst Stavro Blofeld. O muchos de ellos, vaya. Blofeld está creando “clones” de él mismo (que no son más que sus secuaces tras una operación de cirugía estética) para confundir y esquivar a James Bond, que le está buscando por el asesinato de Tracy Draco, la única chica Bond que ha conseguido casarse con él (lo hizo en la anterior película, 007: Al servicio secreto de Su Majestad).

Poco hay que añadir a un personaje que ha sido interpretado por actores como Max Von SydowChristoph Waltz, y que en esta ocasión lleva el rostro de Charles Gray. También hay unos diamantes de por medio, que servirían al villano para destruir los silos de armas nucleares de las principales potencias mundiales, y así tener él el monopolio. ¡Si es que no se puede ser más malvado!

No hay Bond sin acción

El mejor set piece de la película es la pelea en el ascensor entre James Bond y Peter Franks (Joe Robinson). Bond está infiltrándose en Ámsterdam usando el alias Peter Franks, que es un conocido asesino y traficante de diamantes, para contactar con Tiffany Case (Jill St. John), mientras el propio Franks se encuentra en la ciudad. Por desgracia para este, Bond le intercepta y le mata en una pelea que exprime al máximo el poco espacio del que disponen sus personajes.

Demasié pal Bondy

Detalles de la trama que no vienen demasiado al caso llevan a James Bond a lanzarse en paracaídas hasta la plataforma petrolífera de Blofeld. Hasta aquí todo bien. Pero como cae un poco lejos en el agua, el agente 007 despliega un balón de plástico como los de la imagen para poder andar hasta ahí sobre el agua… ¿Jesucristo 007?

ESPECIAL JAMES BOND: DIAMANTES PARA LA ETERNIDAD

007 Curiosidades

  1. Sean Connery cobró 1 250 000 de dólares para retomar el papel de James Bond en esta película. ¡Y los donó íntegramente a la beneficencia!
  2. Shirley Bassey es, hasta la fecha, la única artista que ha cantado el tema de los títulos de crédito en más de una película de James Bond: hizo lo propio en Goldfinger y Moonraker.
  3. Antes de volver a Sean Connery, el papel pasó por las manos de Adam West (que rechazó el papel porque creía que Bond debía ser interpretado por un actor británico), Michael Gambon (que lo rechazó por estar en baja forma y tener “pechos como una mujer”) y Burt Reynolds.
  4. Existe una escena eliminada en la que Sammy Davis Jr., el legendario cantante y músico multiinstrumentalista del Rat Pack, juega a la ruleta en el casino.
  5. En las primeras versiones del guion estaba pensado que Gert Fröbe (Goldfinger) volviera como el gemelo de Auric Goldfinger en busca de venganza por la muerte de su hermano.
  6. La primera elección para escribir el tema de los títulos de crédito fue sir Paul McCartney. Esto no ocurrió hasta Vive y deja morir.
  7. Es la película en la que James Bond usa más alias. Se presenta como Peter Franks, como señor Jones, como Klaus Hergersheimer y como Burt Saxby.

 

DiscoBond: su tema principal

Sencillamente, el tema suena a Bond. En su segunda colaboración con la familia Broccoli, Shirley Bassey, experta en crear temazos para la secuencia de créditos de las películas de James Bond (qué título más extrañamente específico), nos regaló este tema para el recuerdo.

Pol Llongueras

 

ESPECIAL JAMES BOND EN EL PALOMITRÓN

¡CONSULTA TODAS NUESTRAS FICHAS!

Especial James Bond El Palomirón

TODO JAMES BOND EN MOVISTAR+

¡CONSULTA SU PROGRAMACIÓN!

Especial James Bond

 

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.