Compartir

¿Problemas de erección, de reputación sexual o de virginidad? Nada con lo que el hijo de una famosa terapeuta sexual no pueda lidiar. Sex Education es un soplo de aire fresco a las típicas dramedias de instituto. No hay tabúes con los que no se atreva. Y todo ello lo hace acompañada de una banda sonora muy atractiva y que se adapta bastante bien a las situaciones que encaran los adolescentes en sus peculiares dilemas de alcoba.

Tras la descarada Big Mouth llega a Netflix una nueva serie sobre el interés sexual adolescente. Si mezclamos el asesoramiento didáctico de Masters of Sex con el gamberrismo inglés característico de series británicas como Skins o Misfits, obtenemos como resultado Sex Education, una serie sobre la que todos tendrán algo que decir, desde jóvenes en plena adolescencia como el público más adulto que quiera rememorar sus antiguos días de instituto.

¿De qué va?

Gillian Anderson está genial en la piel de Jean, una psicóloga que se encarga de ayudar a sus pacientes con problemas relativos al sexo. Su hijo, Otis (Asa Butterfield), se siente un tanto avergonzado de que la profesión de su madre salga a la luz, pero una vez que se hace público, es el encargado de lidiar con los problemas más personales de sus compañeros con la ayuda de Maeve (Emma Mackey) y Eric (Ncuti Gatwa), al mismo tiempo que se enfrenta a los suyos propios. Pero… ¿cómo alguien que no tiene relaciones carnales (tampoco consigo mismo) puede dar consejos sobre esos temas a los demás? Pues bien, ahí se encuentra la gracia de la serie y el principal punto de arranque.

Otis hará del instituto su particular consultorio sexual. A pesar de sus problemas a la hora de socializar, muchos jóvenes de todo tipo acudirán a él para solventar sus problemas de alto contenido erótico: Marginados sociales, comunidad LGTB, abusones de instituto… La serie acoge a todos estos estudiantes y los enfrenta a sus conflictos más íntimos. Todo ello revestido con un humor muy sinvergüenza, un ritmo ágil y unos personajes estereotipados, sí, pero también carismáticos. Además, todos los temas que trata la serie son afrontados sin pelos en la lengua y de una forma muy natural.

En sus ocho capítulos acompañarás a su protagonista y amigos (con mucha química entre ellos) en una edad muy difícil, en la que tendrán que aprender a descubrirse a sí mismos en plena pubertad, y también a entender cómo funcionan sus relaciones, tanto fuera de la cama como dentro. Sin duda, la nueva serie de Netflix, sin salirse de su esquema habitual dentro de dramedia adolescente, cumple con su propósito. Es entretenida, divertida y está enfocada desde una perspectiva original muy curiosa que atraerá a todo tipo de espectadores.

¿Dónde y cuándo?

  • Fecha de estreno: 11 de Enero de 2019
  • Plataforma de emisión: Netflix
  • Número de episodios: 8
  • Duración aproximada: 50 minutos
  • Te gustará si te gusta… Skins, My Mad Fat Diary, Big Mouth

Iván Rodríguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.