El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

SESION SALVAJE IMAGEN DESTACADA - EL PALOMITRON
CINE CRÍTICAS NUESTRO CINE REDACTORES

SESIÓN SALVAJE

LOS ANTECEDENTES

La figura de Paco Limón y Julio César Sánchez está enfocada, dentro de lo poco que han realizado como directores o guionistas, al género del terror. Paco Limón debutó como director en Doctor Infierno (2007) y Julio César Sánchez debuta como cineasta en Sesión salvaje, el filme que han codirigido y que se estrena este viernes 13 de diciembre en las salas españolas después de pasar por el Festival de Sitges. En la cinta, escrita e ideada por ellos junto al guionista Daniel Luis López, se centran en el cine de explotación, o de serie B, que se desarrolló en la industria española durante la década de los 60, 70 y 80.

LA PELÍCULA

Durante una hora y veinte minutos los directores de Sesión salvaje hacen un recorrido, gracias a la ayuda de distintas figuras relacionadas directa o indirectamente con el tema en cuestión, por el cine de serie B que se realizaba en España desde finales de los años 60 hasta bien entrada la década de los 80. Se trata de un filme que se centra en distintos géneros: comenzando con el western y las coproducciones que se desarrollaron a finales de los 60 y 70, luego centrándose en la etapa de máximo esplendor que vivió el género de terror en España hasta llegar a la eclosión del destape, la comedia erótica y el fin de cierta industria en España.

Uno de los aspectos más interesantes a la hora de analizar el documental es observar la cantidad de títulos que llegan a aparecer en la pantalla: los primeros fantaterror de Javier Aguirre o Amando de Ossorio, la figura de Paul Naschy y las películas sobre la figura del hombre lobo, los westerns de Eugenio Martín o Joaquín Luis Romero Marchent, las comedias eróticas de Mariano Ozores o Ignacio F. Iquino o el cine con aspecto internacional de Juan Piquer Simón.

Son algunos de los directores que se nombran durante la película, lógicamente algunos de ellos ya han fallecido pero hay otros que no y es un acierto que el documental cuente con los testimonios de Javier Aguirre, Eugenio Martin o Mariano Ozores alternándolos con las declaraciones de cineastas de nuestra generación como Álex de la Iglesia, Nacho Vigalondo o Miguel Ángel Vivas.

Lógicamente en un documental de tan corta duración es imposible abarcar todas las ideas con respecto a este tipo de cine pero da la sensación, y ese es uno de los fallos de la película, de que se le da más importancia a las declaraciones, y opiniones, de directores o guionistas que se han criado con este tipo de cine pero que no han formado parte de él y, por consiguiente, se presta menos atención a la gente que perteneció a esa industria: aparecen algunos como Álvaro de Luna, Esperanza Roy, Fernando Esteso, Emilio Linder, Antonio Mayans, José Lifante o los directores antes mencionados pero no se les da el hueco que merecen. Son el testimonio vivo de una industria que ya no existe. Por no decir que faltan muchos actores que están vivos y que formaron parte de este tipo de cine.  También se echa en falta declaraciones de expertos o críticos que hayan vivido esa década: desde Fernando Méndez Leite a Carlos Pumares, por ejemplo.

Por lo tanto, Sesión salvaje se queda en un buen intento por homenajear a un cine industrial pero que no consigue ser algo redondo al no existir una unión concreta entre todas las películas que se muestran porque si el mensaje de la película es hablar de los filmes de serie B… No habría que incluir títulos comerciales.

SESION SALVAJE- EL PALOMITRON

ELLOS Y ELLAS

Todos los testimonios del documental son interesantes. Cada uno da una visión y es interesante ver cómo las opiniones varían teniendo en cuenta si los que hablan han vivido esa etapa o solamente han visto el resultado en la pantalla.

Dentro de los personajes más destacados hay que citar al recientemente fallecido Javier Aguirre, impulsor del anti-cine y al que, por cierto, no se le presta casi nada de atención en el documental o a Eugenio Martín, director de una de las joyas del western de nuestro país, El precio de un hombre (1966).

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Cualquier escena de Sesión salvaje donde hablen los grandes del género es para enmarcarla y apuntar todo lo que dicen.

LA SORPRESA

SESION SALVAJE - EL PALOMITRON

Pese a los fallos siempre es gratificante que se le preste atención al cine español no tan convencional. 

LO MEJOR

  • La presencia de directores consagrados
  • Los actores que vivieron esa etapa

LO PEOR

  • La poca atención que se presta a según qué autores y el excesivo interés a otros
  • Los rótulos son un desastre, etiquetando a los actores o directores con películas que ni siquiera aparecen en el documental

Javier Valera

 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.