Compartir

El subgénero Isekai se ha convertido en un especial asiduo dentro del mundo de la novela ligera japonesa. La idea del personaje atrapado en un mundo ajeno siempre ha sido un tema de devoción dentro de la fantasía y, si queremos observarlo desde el punto del manga y el anime es tan fácil como remontarnos a Digimon o Inuyasha.

Pero el medio ha seguido evolucionando para traernos ideas nuevas. La obra de Reki Kawahara, Sword Art Online, no será el más adecuado de los ejemplos, pero si uno de los más notables. Incluso así le preceden otras como Hack y contamos con otros trasfondos como No Game no Life, Re: Zero o la humanitaria Hai to Gensou no Grimgar. Siguiendo sus pasos, ECC Ediciones nos trae Sí, soy una araña, ¿qué pasa?, una vuelta de tuerca que explota al máximo el componente de estas obras para ofrecer una experiencia que se sale de los tópicos generales.

Sí, soy una araña, ¿qué pasa? lleva dos años pasando por Kono Light Novel ga Sugoi!, una publicación anual japonesa donde se recogen las novelas más populares votadas por los lectores orientales — y de donde han salido obras como Overlord, Monogatari o Haruhi Suzumiya. Un pase que le ha dado la oportunidad de extenderse y llegar hasta nuestras tierras para demostrar que el género Isekai puede ser mucho más.

Parte, quizás, de la misma pretensión que obras como Tensei Shitara Slime Datta Ken o Tensei Shitara Ken Deshita, que juegan con el concepto para convertir, respectivamente, a sus personajes en un limo o una espada. Sin embargo, y sin ánimo de desprestigiar las excentricidades de Fuse y Yuu Tanaka, el trabajo original de Okina Baba y Tsukasa Kyriu, así como la adaptación al formato manga de Asahiro Kakashi consigue salirse de la línea para ofrecer una experiencia tan única como inmersiva.

El principal atractivo de Sí, soy una araña, ¿qué pasa? es que sabe como acercarse a su lector. Ya de primeras, la obra trata a Kumoko antes como avatar que como protagonista. E incluso así encasilla a la chica en un estereotipo familiar, la clásica persona con escasos dotes sociales que encuentra dificultades para encontrar compañía incluso en la extensión digital de un MMO.

Así, y cortando lazos con el mundo real, la obra no siente necesidad de excusarse al convertir a su protagonista en una araña atrapada dentro de un mundo de fantasía. Un hecho del que, además, se aprovecha de la narración en primera persona para sumar a ese apartado inmersivo con el que pretende que su lector se identifique con la situación.

Algo a lo que suma el sentido del humor, porque Sí, soy una araña, ¿qué pasa? brilla en la comedia personal, en como no se toma enserio a si misma —o al menos más de lo necesario— para escenificar escenas funcionales. Sus páginas abren con estudiantes hablando sobre grindear en un videojuego y en sus primeros compases Kumoko ya identifica, además de forma literal, su caso con el fenómeno Isekai. Es un mar de referencias que no siente miedo en compararse con Pokémon, rompiendo de esa forma la cuarta pared con cierta gracia.

Y es que, aunque Okina Baba utilice pretensiones ajenas al género, su obra no deja de moverse por las cualidades clásicas del género al que representa. Su protagonista se verá obligada a combatir contra todo tipo de criaturas para conseguir nuevas habilidades y subir de nivel. Y, por supuesto, no faltarán los aventajados humanos aventureros, la obtención de habilidades y puntos de experiencia o la obtención de nuevos movimientos.

Pero dentro de sus tópicos, Sí, soy una araña, ¿qué pasa? sabe como apelar al factor personal. Porque no es tanto la historia del mundo en que Kumoko se encuentra, sino la de la chica —araña— en sí misma. La obra apenas dedica un espacio a realizar un repaso a su mundo, sino que permite que sea ella misma quien lo descubra poco a poco, a unos ritmos pausados pero que se sienten coherentes en todo momento. Acordes a la situación que envuelve a su argumento. Unos en los que reina la autodeterminación y un sentimiento motivacional tan importante que cala y se transmite en cada una de sus páginas.

Tanto el trabajo de Asashiro Kakashi como la propia localización de la obra suman mucho a este concepto. Porque el autor encuentra un punto medio entre la angustia, la comedia y la escena reflexiva. Los saltos se suceden constantemente y el entramado de su dinamismo interpreta a la perfección sus batallas. Pero cuando la escena se encrudece y el miedo entinta el momento siempre hay una respuesta activa por parte del mangaka.

En líneas generales, Sí, soy una araña, ¿qué pasa? es una muestra de que un género tan trillado como este puede dar luz a nuevas obras jugando con conceptos equidistantes que forjan nuevos sistemas. La excentricidad de Baba y el portento de Kakashi dan lugar a una obra de matices extraños pero que resulta tan personal como divertida, sin dejar de lado sus pequeño giros argumentales y ese enfoque inmersivo que tanto suma a su mundo. Una obra sin igual que promete tanto como ofrece.

Reseña de Sí, soy una araña, ¿qué pasa? #1Sí, soy una araña, ¿qué pasa? #1 mantiene el diseño original de la obra. Su portada se convierte en toda una declaración de intenciones, con el uso de una tipografía simple, casual que juega con un precioso bitono rosa y blanco —que además gobierna su portada original— al que añade pequeños detalles como la telaraña que enmarca su numeración o la cara de su protagonista junto al título.

A ello se suma la dicotomía presente entre ambas versiones de Kumoko, donde su figura humana no muestra su cara, apostando por esa forma de convertir a la chica en avatar en pos de centrarse en su conversión. Por otro lado, destaca incluso dentro de esas ideas, el hecho de separar a la Kumoko arácnida del espacio que dona la portada, representando las diferencias entre la chica y el trasfondo del manga. Sí, soy una araña, ¿qué pasa? #1 cuenta con siete capítulos —además de un breve extra en forma de texto plano, realizado por Baba y ofreciendo una vista diferente que hace mucho a favor de la obra—, divididos en 178 páginas a blanco y negro y una introductoria realizada en color. Su publicación, el clásico tankobon cuenta con una portada rústica con sobrecubierta.

Gabriel Álvarez Martínez se encarga de firmar la localización de la obra, uno de los grandes exponentes de la misma. Una que se toma ciertos permisos manteniendo los nombres originales de las criaturas o incluso añadiendo breves citas en inglés para ofrecer un aspecto diferenciador al desarrollo de la historia. Un trabajo que, junto a la edición de ECC, que utiliza tipografías digitales a la hora de incluir los elementos roleros, hacen de este primer volumen una gran adaptación.

Óscar Martínez

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos de la forma que prefieras y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitronBanner de KoFi para las entradas - el palomitron

2 Comentarios

  1. me pregunto si hareis reseña de los siguientes tomos el tomo 2 ya ha llegado a españa es cierto que la trama tarda mucho en arrancar(ejemplo en el tomo 2 mete lore sutil en las habilidades y se expande el concepto original, el tomo 3 tampoco rompe el lore de esta aun mas presente en las habilidades pero son pistas de un rompecabezas muy incompleto al puro estilo de como te meten el lore en dark souls y es en el tomo 4 donde aparece la primera pieza real pero sin profundizar mucho siendo en el tomo 5 a finales de este donde realmente arranca la trama y en el tomo 6 donde se dan las primeras grandes exposiciones de lore de la trama sin profundizar demasiado en ellas pero suficientes como para ser la base de la trama posterior asi que si se toma su tiempo en comenzar la trama ten encuenta que lo del laberinto no es en realidad una itroduccion sino un largo prologo que podria ocupar perfectamente 7 tomos e incluso parte del octavo segun lo que he visto de la novela y la web novel

    • Hola Gonzalo, muchas gracias por informar de como avanza la obra (que siempre es un aliciente a la hora de seguirla). Por el momento no hay planes de seguir reseñando los volúmenes porque hay demasiadas series abiertas pero eso no quita que pueda acabar haciéndose más adelante. Sobre lo que si es posible que caiga algo al final es sobre la novela ligera, pero más adelante. Gracias por leernos y comentar 🙂

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.