Compartir

CONCURSO LA GEOGRAFÍA ENTRE TÚ Y YO - El Palomitrón

Antes de leer

Los años que siguieron a 2010 se caracterizaron en la literatura juvenil por una explosión del género romántico contemporáneo. En esa época se dieron a conocer Jenny Han con El verano en que me enamoré, Stephanie Perkins con Un beso en París y Morgan Matson con Amy y Roger. Entre ellos, comenzó la aventura literaria de Jennifer E. Smith, quien en 2012 publicaba su primera novela, La probabilidad estadística del amor a primera vista. La historia transcurría en su mayoría en aeropuertos y aviones y se centraba en las relaciones familiares con subtrama romántica, como ocurre con La geografía entre tú y yo.

La historia

La nueva historia de Jennifer E. Smith sigue a Owen, un chico que acaba de mudarse a un lujoso bloque de Nueva York en el que su padre trabaja como conserje, y Lucy, una joven que lleva viviendo en él toda su vida. Un noche calurosa ambos se quedarán atrapados en el ascensor, donde surgirá la chispa que calentará sus corazones durante los próximos meses.

La autora estadounidense crea una nueva historia de amor donde intenta explorar el deseo por viajar de los dos jóvenes, el proceso de curación tras un acontecimiento que cambia por completo la vida de Owen y el abandono familiar que siente Lucy en su torre de Manhattan. Con esa base, Smith desarrolla el argumento principal y varias subtramas que acaban cerrándose de manera precipitada o inverosímil.

Con Owen y Lucy, los lectores pueden viajar no solo por varias zonas de Estados Unidos, sino también por Europa. La autora parece querer mostrar no solo la evolución de los personajes, sino además el camino que recorren físicamente, pero este es uno de los aspectos que no acaba de funcionar en la novela. Los protagonistas describen ciertas localizaciones como si se tratase de las postales que intercambian pero, aparte de la utilización de comentarios anecdóticos (el asco que le da a Lucy la comida típica escocesa, por ejemplo), no logra mostrar las culturas en las que los dos jóvenes se sumergen por un tiempo.

En la historia, Smith reinventa el factor Insta Love utilizado a menudo en la literatura romántica. La escritora lo explota desde el inicio de la novela, narrando cómo los dos protagonistas se han enamorado a primera vista a pesar de ser dos seres racionales, pero lo refuerza desarrollando su relación con pequeños mensajes en los meses posteriores.

RESEÑA LA GEOGRAFIA ENTRE TU Y YO ORIGINAL - EL PALOMITRÓN

Los personajes

Los romances creados por la autora nunca se han caracterizado por tener personajes de gran profundidad. Jennifer E. Smith juega con la capacidad empática del lector, y para ello desarrolla actores que pertenecen al presente, con cualidades identificables en la mayor parte del sector poblacional al que pertenecen, y que apenas muestran su pasado. Además, en La geografía entre tú y yo apela al factor emocional dotando a sus protagonistas de una historia trágica que apenas cuesta descubrir.

De este modo, Smith consigue que el lector conecte rápidamente con Lucy y Owen a pesar de las situaciones por las que están pasando. La soledad que marca profundamente el personaje femenino y el aislamiento propio que lleva a cabo el joven cuando no está junto a Lucy, son los responsables de generar el sentimiento de identificación y compasión en el público.

Por otro lado, la vida de Owen y Lucy, aun viviendo con sus padres, muestra una falta total de figura paterna. En el caso de Owen se justifica con la desolación de su padre y su necesidad de pasar tiempo solo, mientras que en el de Lucy se recurre a unos padres ocupados que prefieren estar sin ella. La novela profundiza más en la relación de Owen con su padre, logrando una mayor naturalidad en su desarrollo. Sin embargo, en un inicio se marca a los progenitores de Lucy como antagonistas en su vida para luego convertir a su madre en una aliada clave de la joven sin una justificación que parezca realista.

RESEÑA LA GEOGRAFÍA ENTRE TÚ Y YO JENNIFER E SMITH - EL PALOMITRÓN

La tinta sobre el papel

Desde que llegase a las librerías su primera novela juvenil, Jennifer E. Smith ha creado una marca personal fácil de reconocer en todas las novelas, aunque aún no se hayan leído. Esto no se debe únicamente a la estética (todas sus portadas siguen el mismo diseño), ni a su forma de escritura. Se refiere sobre todo a la creación de personajes enigmáticos con los que es fácil empatizar, al final feliz garantizado casi desde el comienzo de sus novelas y al modo de tratar sus romances, con la inclusión de escenas de alta carga emocional.

Su escritura se caracteriza por un lenguaje coloquial, sin florituras, y con referencias a la cultura juvenil de la que forman parte sus protagonistas. Además, sus novelas suelen estructurarse en diferentes partes, cada una formada por capítulos cortos que alternan el narrador y aportan un ritmo más rápido a la acción. Todas esta características se mantienen en La geografía entre tú y yo.

Lo mejor

  • La naturalidad de los personajes.
  • La utilización acertada del Insta Love.

Lo peor

  • La escasa muestra de cultura de los diferentes países.
  • Los giros argumentales predecibles.

María Reinoso

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.