Compartir

reseña de fire punch #1 rojo - el palomitron

Un mundo post-apocalíptico desolado por el hambre y la locura es el escaparate que nos muestra Fire Punch, una obra cruda, violenta y no apta para todos los públicos. Una obra que tal vez pueda brindar a su autor, el joven mangaka Tatsuki Fujimoto, ese salto de calidad, reconocimiento e impacto mediático necesario para seguir cosechando éxitos. Su publicación comenzó en marzo de 2016 en la revista Shônen Jump + de Shūeisha, contando actualmente con un total de siete tomos recopilatorios en Japón. En nuestro país, Norma Editorial anunció la licencia como novedad del XXIII Salón del Manga de Barcelona.

Aunque en multitud de sitios se cataloga esta obra dentro de la demografía shōnen, creo que sería más apropiado incluirla dentro del seinen. A pesar de que los elementos que conforman su trama ya los hemos visto en obras destinadas a un público de menor edad, el tono general de Fire Punch y su forma de desarrollar el plot casan mejor dentro de esta modalidad. A continuación repasaremos a grandes rasgos el argumento de la obra, por lo que este texto puede contener ligeros spoilers del mismo (matizo lo de ligeros, ya que me centraré única y exclusivamente en el primer capítulo).

reseña de fire punch #1 titulo reseña - el palomitron

Fire Punch nos plantea un mundo post-apocalíptico donde todo ha sido cubierto completamente por la nieve, la locura y el hambre. Esta paupérrima situación es consecuencia directa de “La bruja del hielo”, una persona con poderes sobrenaturales. En el mundo creado por Tatsuki Fujimoto algunos humanos nacen con capacidades que les convierte en algo único, recibiendo el nombre de “Bendecidos”. Este es el caso de Agni, protagonista de la obra, y su hermana Luna. Estos dos jóvenes tienen la capacidad de regenerar su cuerpo y un futuro demoledor por delante. Huérfanos de hogar y familia, estos muchachos intentan sobrevivir en un mundo congelado que suspira por unas llamas.

El comienzo de Fire Punch nos muestra escenas muy explícitas donde vemos al propio Agni cortándose extremidades de su cuerpo para ofrecérselas como alimento a los habitantes de un pequeño poblado que les acogió tiempo después de quedar huérfanos. Tras un funesto acontecimiento, el protagonista queda al borde de la muerte debido al ataque de las llamas de otro Bendecido. Estas llamas tienen la particularidad de no extinguirse hasta calcinar por completo su objetivo, por lo que Agni vive un auténtico infierno durante años y años debido a su capacidad de regeneración. Fujimoto nos muestra el sufrimiento del protagonista fugaz pero eficazmente, nos hace testigos de cómo esas llamas nunca terminan de consumirle, y cómo convierten al protagonista en un ser totalmente insensibilizado y capaz de concentrar el fuego en su puño.

reseña de fire punch #1 nieve - el palomitron

Resulta de especial interés el papel que tiene el elemento del fuego dentro de la obra e, individualmente, en el protagonista. Si analizamos el mundo post-apocalíptico completamente nevado de Fire Punch, vemos en el fuego un recurso muy valioso para sobrevivir, casi podríamos decir que en esta obra el fuego simboliza esperanza. El fuego para Agni es sinónimo de dolor -y no hablamos de dolor físico, sino psicológico- por haber perdido lo único que le mantenía cuerdo en un mundo lleno de locos. Las llamas que invadieron su cuerpo tiempo atrás al final carecen de importancia. Si lo enfocamos desde un punto de vista más introspectivo, en ese fatídico día no solo su cuerpo se envolvió en fuego, una llama de rencor y odio comenzó a combustionar en su interior.

Fire Punch es una obra con muchos matices simbólicos, comenzando con el nombre de algunos de sus personajes. Agni (dios del fuego según el hinduismo), Luna (nombre con connotaciones mitológicas relacionado con la cultura griega y romana), Sun (caso similar al de Luna y cuyo significado puede ser de gran importancia dentro de la obra) o Judah (nombre hebreo que significa “alabado” y cuyo papel en la misteriosa ciudad de Behemdolg podría tener cierto paralelismo con el patriarca israelí Judá). Esta ciudad que acabo de nombrar es otra de las grandes incógnitas que nos deja Fire Punch #1. El objetivo de sus fundadores es restaurar el mundo acabando con el enemigo que lo devastó tiempo atrás. Sin embargo, el uso esclavista de Bendecidos, la actitud inhumana de algunos de sus habitantes y el adoctrinamiento religioso son algunas de las actuaciones que muestran unos valores deleznables en lo ético.

reseña de fire punch #1 personajes - el palomitron

La obra de Tatsuki Fujimoto no tiene ningún tipo de tapujo en cuanto a recreación de escenas duras y explícitas se refiere. Su lectura no es apta para todo tipo de públicos, ya que temas como el incesto, la pedofilia, la zoofilia o el esclavismo protagonizan algunas de las viñetas de este tomo. Por no hablar de las escenas donde vemos cuerpos calcinados o mutilamientos por doquier. Este seinen post-apocalíptico sobrenatural tiene un fuerte componente de tragedia en su argumento y aun así se permite alguna que otra situación cómica durante su desarrollo, ofreciendo un tipo de humor algo negro. A nivel de desarrollo argumental Fire Punch #1 mantiene un ritmo frenético, contando con timeskips o saltos temporales, flashbacks para ahondar en el pasado de algunos personajes y algún que otro giro de guión inesperado.

El dibujo de Fujimoto es sucio, feo y está plagado de líneas y contrastes. Ni mucho menos destaca por su calidad. Sin embargo, tasa a la perfección con el estilo y argumento de la obra, Fire Punch coge los tópicos de un género para retorcerlos y mostrarnos muy de cerca la otra cara del ser humano, esa depravación y locura que en muchas ocasiones subyace dentro de nuestro ser. La dualidad moral del ser humano y sus acciones están perfectamente plasmadas en el estilo de este mangaka. A pesar de tener un amplio margen de mejora, Fujimoto ha conseguido que el dibujo plasme a la perfección la crudeza de su argumento. El estilo de Fire Punch me recuerda al de otras obras de corte apocalíptico como Shingeki no Kyojin (Hajime Isayama) o I Am a Hero (Kengo Hanazawa). Incluso, salvando las distancias, el uso de los tonos negros y rayas me induce a recordar la obra de Sui Ishida en sus inicios (Tokyo Ghoul).

reseña de fire punch #1 titulo edicion - el palomitron

reseña de fire punch #1 portada - el palomitron

Hace unos meses Norma Editorial anunció Fire Punch como novedad para el XXIII Salón del Manga de Barcelona. Fire Punch #1 está compuesto por un total de 208 páginas en blanco y negro. Estamos ante una edición tankoubon rústica con sobrecubierta (tapa blanda) y cuya dimensión es de 11.5×17.5 cm.

La calidad de los materiales que conforman este tomo es indiscutible, en la línea de este tipo de obras de la editorial. La portada logra un gran impacto visual tanto por su diseño, como por sus tonalidades brillantes. El diseño de la cubierta respeta al máximo al original japonés, respetando la ubicación vertical del título, algo que en otros países han optado por ponerlo en horizontal. Fire Punch #1 salió a la venta el pasado 31 de octubre a un precio de 8,00 €. Este primer tomo consta de un total de ocho capítulos donde podemos encontrarnos de todo. En cuanto a errores de impresión o diseño, el único que cabría señalar es el de la enumeración de capítulos del índice (falta por añadir el octavo). Salvo esta pequeña errata, el resto de la edición goza de una perfecta localización a nuestro idioma y cero problemas de sangrado y/o viñetas.

Tatsuki Fujimoto (Love Blind) consigue en Fire Punch fusionar dos de sus anteriores obras ideadas: Fire Sword y Hoshi no ibuki (“El aliento de las estrellas”). Fan declarado del clásico infantil nipón Anpanman, Fujimoto ha admitido coger ideas como el poder de la regeneración o el nombre de su ataque “An-Punch”. Fire Punch fue nominado a los Premios Manga Taishō 2017 (premios que galardonan a los mejores mangas publicados durante el año anterior que tengan, como máximo, ocho volúmenes recopilatorios), quedando en octava posición.

Edu Allepuz

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.