El Palomitrón

Tu espacio de cine y series españolas

Reseña de Blissful Land destacada - El Palomitrón
ANIME / MANGA OPINIÓN REDACTORES RESEÑAS

BLISSFUL LAND: UN VIAJE ENTRE CULTURAS

Gracias a la labor de diferentes mangakas, es en la industria del manga donde podemos elaborar, siempre y cuando queramos, un magnífico periplo entre culturas. Un viaje que nos trasladará a diferentes épocas, pero también a distintos escenarios. Haciendo un recorrido rápido en mi cabeza enseguida me vienen obras como Vinland Saga, donde gracias a Makoto Yukimura no solo conoceremos algo más de los vikingos, sino que emprenderemos un viaje del héroe bastante atípico al que solemos estar acostumbrados. Un viaje que estará repleto de altibajos, dolor y, en ocasiones, algún atisbo de felicidad. Aunque si nos gustan los parajes gélidos pero con un tono más alegre y, quizá, «épico», la obra que buscamos es Golden Kamuy. El excelente título de Satoru Noda que nos transportará al año 37 de la era Meiji para presentarnos una de las culturas más ricas y sorprendentes que, en lo personal, más me han llamado la atención durante todos estos años: la cultura Ainu. Así, bajo un escenario un tanto excéntrico y un grupo coral de personajes más que fascinante, Golden Kamuy nos acerca a los Ainu con una historia magnífica, entretenida y repleta en detalles de todo tipo —¡incluso culinarios!—.

Pero no todo acaba ahí, y no siempre la guerra debe ser el escenario que pinte el trasfondo de una obra impregnada de cultura. Un ejemplo de ello es Bride Stories. Un título preciosista escrito y dibujado por Kaoru Mori que nos narrará la historia de Amira y Karluk, un joven matrimonio que empieza su vida en común. Una obra que nos hará viajar hasta el siglo XIX y que representará, con todo lujo de detalles, una cultura que hasta entonces poco se había transitado en el sector. Un ejemplo perfecto para presentar la obra que nos concierne; pues si te gusta Bride Stories posiblemente acabes encandilado frente a la nueva propuesta de Milky Way Ediciones en pos de Ichimon Izumi. Hablamos de Blissful Land.

Nos alejamos de las tierras gélidas, de los parajes bélicos e incluso nos marchamos de la propia Japón para viajar hasta el Tíbet del siglo XVIII. Lugar donde se origina y transcurre Blissful Land. Un slice of life que nos presenta una agradable y romántica historia entre montañas y tradiciones. Un título cerrado con un total de cinco volúmenes que nos hará sonreír con cada uno de sus capítulos. Es cierto que su premisa es sencilla, pero su puesta en escena y su ejecución son tan atractivas y complacientes que acaban convirtiendo al título de marras en una historia imprescindible si lo que quieres realmente es perderte un ratito entre los valles del Tíbet, la simpatía de sus personajes y las cientos de referencias frente a una cultura poco tratada en el sector. Una repleta de secretos, hierbas medicinales y costumbres de lo más interesantes. 

La novia de una tierra lejana

En un pueblo entre montañas vive Kan Shiba, un aprendiz de médico de 13 años de buen corazón y obsesionado con las plantas medicinales. Su vida transcurre entre recoger hierbas, llevar el rebaño de yaks a pasturar, preparar medicinas y ayudar a quienes lo necesitan. Un día, un grupo de comerciantes ambulantes llegan al pueblo. Los acompaña una hermosa y dulce muchacha: Lati Moshi. Para sorpresa del joven médico, resulta ser su prometida, que va a vivir en su casa hasta el día de la boda. ¿Es posible que surja un amor verdadero fruto de este matrimonio concertado?

Reseña de Blissful Land Kan y Lati 1 - El Palomitrón

Frente a una propuesta sencilla pero rica en detalles, Ichimon Izumi nos sumerge en las lejanas tierras del Tíbet para contarnos una historia de amor. Pero también una historia sobre culturas. Un título capaz de compaginar ambos aspectos sin llegar a saturar con ninguno de ellos. Un título que puede llamar incluso a dos tipos de lectores y ser capaz de gustar por igual. Quizá algunos caigan por el componente más romántico, otros por aquel más arraigado a la cultura tibetana; pero posiblemente cualquier persona que acabe adentrándose en Blissful Land difícilmente pondrá barreras frente a ese tema que, en principio, no le gustaba tanto. 

Por un lado tendremos la creación de la relación entre Kan y Lati. Uno de los ejes centrales de la obra que se irá aderezando no solo por cómo Izumi nos va presentando a sus personajes poco a poco, sino por cómo las familias, amigos y conocidos de ambos se irán adentrando con ellos en la historia creando así un elenco de lo más llamativo y variado. Conoceremos a muchos personajes, viviremos muchas experiencias; y quizá sus vivencias se queden con nosotros tan solo uno o dos capítulos, pero será la suma de todo ello lo que hará crecer a Kan y Lati como personajes, pero también como pareja. Pues será a través de diferentes situaciones cómo irán descubriendo si realmente serán un buen matrimonio, si ese tiempo «extra» antes de la boda ha servido para algo y si llegan a conocer al verdadero Kan o a la verdadera Lati. Dos almas adorables que, a pesar de tener sus propias aficiones, pensamientos y convicciones, parecen estar unidas desde un primer momento.

Pero, como decíamos, Blissful Land no solo se baña a través de sus personajes o experiencias, sino que también lo hace intercalando entre las vidas de su elenco la propia cultura tibetana del siglo XVIII. Una cultura que nos presentará muchas de las costumbres de la época, empezando por los matrimonios concertados y llegando a explicarnos multitud de recetas nacidas del valle, cómo se creaban determinadas medicinas —aspecto ejecutado a través del protagonista principal y su fascinación en pos de la materia—, los mantras de curación más empleados por los médicos, la creencia existente frente a los baños y lo que podían ocasionar en las personas, la presentación de diferentes festivales… y muchas, pero que muchas, cosas más. 

Reseña de Blissful Land Kan y Lati 3 - El Palomitrón

Como veis, la obra está repleta de multitud de matices, pero todos y cada uno de ellos estarán envueltos por el carácter entrañable de sus personajes y el lado más didáctico del título frente a una cultura como la tibetana. Un aspecto que se trata realmente bien y que en ningún momento se hace latoso o aburrido, pues se logra intercalar de forma bastante inteligente con la narrativa principal del título. Una marcada por la fluidez, la simpatía y, en alguna que otra ocasión, el humor. Pero todo esto no sería posible sin una representación gráfica a la altura. Y a pesar de que Blissful Land no esté al nivel de detalle de títulos como Bride Stories, por ejemplo, es cierto que el ejercicio que realiza Ichimon Izumi es uno más que aceptable y representativo. Un grafismo que ante todo destaca en el diseño de personajes, expresividad de estos y la creación de una vestimenta preciosista y rica en detalles. Aspectos que quizá hacen que elementos como algunos fondos o algunas viñetas queden un poco más blancas o vacías. En definitiva, Blissful Land se convierte por sí solo en un título recomendable de principio a fin. Una obra que puede encajar con muchos lectores y que, ante todo, dota de la misma importancia al amor y a la cultura. Un detalle que en lo personal agradezco mucho pues, aprender leyendo es, quizá, uno de los alicientes más entrañables de esta afición que, además de quimeras, es capaz de hacernos viajar enseñándonos por el camino. 

«Esta es la historia de dos prometidos y su día a día en el Tíbet del siglo XVIII.»

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos a través de este banner y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner KoFi 2020 - El Palomitrón

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Publicista aficionada de las películas, las series y el cómic en general. No tengo un género preferido, pero todo lo gore me apasiona. Adoro viajar, y si algún día consigo ir a Japón, sin duda para el trayecto tendré preparada toda la obra de Sui Ishida.