El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

CINE CRÍTICAS REDACTORES

PROFESOR EN GROENLANDIA

LOS ANTECEDENTES

El viernes 1 de marzo se estrena en España la producción francesa Profesor en Groenlandia (Une année polaire), dirigida por Samuel Collardey. La película, que fue candidata en el Festival de Sundance 2018 al premio en la sección oficial de documentales internacionales, y supone una curiosa fusión entre documental y ficción. Los personajes, que no son actores profesionales, se interpretan a sí mismos en una historia sin grandes pretensiones pero que consigue hacer reflexionar al espectador.

El pasado mes de noviembre se estrenó la película iraní Tres Caras que hacía un planteamiento similar: un docudrama en el que los protagonistas, en este caso el director de cine Jafar Panahi, y la actriz Behnaz Jafari, hacían de ellos mismos. Igualmente, el protagonista Anders, los alumnos de la escuela y los habitantes de la aldea groelandesa donde transcurre la acción, se convierten del mismo modo en protagonistas de una historia llena de autenticidad y crudeza.

LA PELÍCULA

Anders es hijo único y como tal sus padres esperan que se convierta en granjero y continúe con la explotación de la granja que su familia ha gestionado durante siete generaciones en  Dinamarca. Sin embargo, Anders se licencia en magisterio y acepta el puesto de profesor en un pueblo situado en la lejana Groenlandia. Su aventura, que comienza como una huida hacia delante, le obligará a cuestionarse sus convicciones centroeuropeas según va abrazando un nuevo estilo de vida.

Profesor en Groenlandia te atrapa por tres razones. La primera, la fotografía. Los espectaculares parajes groenlandeses, la nieve, los icebergs, los lagos y las auroras boreales retratan perfectamente la dura belleza del país y dejan sin aliento al observador. La segunda, el planteamiento de la vida en estado puro. Hombres y mujeres cuyo objetivo cada día es sobrevivir cazando, utilizando perros como animales de tiro y sin vacilar en matar osos, focas o ballenas para comer o usar sus pieles. Y la tercera, la mirada a través del espejo. Lejos de lo que pueda parecer y del convencimiento que tenemos de que el estilo de vida europeo es la envidia del mundo, ellos nos miran con pena, defienden sus costumbres y desconfían del valor que tiene para la supervivencia el conocimiento que se aprende en las escuelas. 

Es, en suma, una película que nada tiene que ver con cintas como Bajo Cero o Una aventura polar en las que los protagonistas se convierten en héroes y vivir a 30 grados bajo cero parece no influir en absoluto.

 ELLOS Y ELLAS

Los protagonistas de la historia son el profesor Anders Hvidegaard y el pequeño alumno Asser Boassen. Completan el reparto los abuelos del pequeño Thomasine y Gert Jonathansen y el resto del grupo de alumnos de la escuela.

En general, las escenas nos acercan a las escenas cotidianas de sus habitantes y somos testigos de cómo los abuelos enseñan a los más jóvenes a cazar, pescar, masticar las pieles, desollar animales o conducir trineos.  

En este entorno los perros se convierten en personajes indispensables. Están presentes en casi todas las escenas pero no como mascotas mimadas y consentidas sino como elementos clave para la supervivencia, no sólo como animales de tiro sino también como vigías, serenos en la larga noche polar.

LA SORPRESA

Acceder como espectador a la cotidianidad de la vida en Groenlandia es de enorme dureza. Impacta comprobar cómo tratan por ejemplo a los perros, que están siempre a la intemperie, incluso cuando hay tormenta o tienen cachorros. O cómo despiezan las focas y mastican su piel para hacer arneses de tiro para los trineos. Pero no impacta por su crueldad sino por su esencia vital. Estas escenas reales nos hacen entender lo absurdo de nuestro comportamiento occidental en muchas cuestiones. Perder la perspectiva de que somos una especie más entre una amplia y variopinta diversidad es lo que nos hace muchas veces ser crueles y agresivos con todo cuanto nos rodea.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

Sin duda, la escena que te hace ver con otros ojos la historia que nos cuenta Profesor en Groenlandia es cuando el protagonista le pregunta a la cocinera de la escuela si en la aldea hay problemas de maltrato infantil porque se ha dado cuenta de que muchos de sus alumnos no viven con sus padres biológicos. Las defensa de las costumbres locales, la crítica al colonialismo danés y, sobre todo, la acusación de ver a los nativos como ciudadanos de segunda, da un giro muy interesante al desarrollo de la trama.    

TE GUSTARÁ SI…

Disfrutas con los planos largos, los silencios, los paisajes infinitos, los argumentos costumbristas y tienes interés por conocer de cerca cómo se vive en Groenlandia..

LO MEJOR

  • Que nos muestra la vida con la crudeza con que realmente se manifiesta en la naturaleza.

LO PEOR

  • Un final sin final.

 

Por Marisa Cruzado

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.