Compartir

Antes de que las plataformas de VOD (Video On Demand) llegaran definitivamente a nuestros dispositivos electrónicos existían otras opciones de alquiler online, algo así como la transición entre los videoclubs y Netflix o HBO. En 2010 arrancaba Wuaki con un catálogo para que los espectadores alquilasen (fundamentalmente) películas durante unos días. Llamada Rakuten TV desde 2012, la plataforma nos trae la nueva producción de Freeform: Beyond.

Creada por Adam Nussdorf (Tron: La resistencia) y producida por Tim Kring (Héroes) y David Eick, la serie sigue a Holden Matthews (Burkely Duffield), un joven que despierta tras 12 años de coma y que tendrá que adaptarse a la vida adulta en un mundo totalmente nuevo para él. Su madre Diane (Romy Rosemont), su padre Tom (Michael McGrady) y su hermano Luke (Jonathan Whitesell) intentarán ayudar a Holden a adaptarse a la vida adulta.

Pese a los doce años que han transcurrido, Holden encuentra a Jeff (Jeff Pierre), amigo de la infancia con el que pasó la última noche antes de entrar en coma. A punto de doctorarse y siendo orientador en una escuela, el personaje se erige como la única opción de confianza para el protagonista. Pero gracias a Willa (Dilan Gwyn), una desconocida que encuentra en una tienda, Holden no confiará en nadie. Y menos mal.

El primer episodio es una presentación bastante acertada de escenarios, ambientes, personajes y comienzo del desarrollo de la trama principal. Casi recién salidos de bombazos de ciencia ficción como Stranger Things, encasillarse es muy fácil, pero Beyond aporta una narrativa visual estándar que no la identifica como algo único, pero tampoco devalúa el contenido. Fotografía oscura y contrastada, en varias ocasiones juega con los tempos (sobre todo cuando la ciencia ficción arranca) y la angulación nos adentra en varios momentos en la forma de ver la realidad de Holden. Los sueños/recuerdos también conforman una parte que parece será determinante en el desarrollo de trama y personaje, sin desentonar en exceso con el resto de fotografía (como sí veíamos en The OA, por ejemplo).

El guion presenta un primer nivel sencillo: joven despierta de coma e intenta adaptarse hasta que descubre poderes sobrenaturales. A pesar de que los diálogos no aportan ni profundidad ni relevancia a ningún personaje (por ahora), Burkely Duffield encarna de forma bastante acertada el papel de un adulto que no ha tenido adolescencia, que ha despertado en un mundo desconocido y no tiene facilidad para realizar tareas cotidianas acordes a su edad. En esto, el speechless de Holden ayuda al espectador a no entender nada y a ponerse al mismo nivel que el protagonista. Ambos buscan simultáneamente la verdad, creando el apetito necesario para continuar descubriéndola en próximos episodios.

Para sumar más al misterio, Holden se despierta sonámbulo reiteradas veces en el lugar en el que entró en coma, tiene sueños en los que un grupo de personas le hablan rodeados de fuego y tiene ataques de ira o ansiedad que causan explosiones, fuego y movimiento de objetos. Estos actos, por el momento incontrolables, pondrán en peligro a todos a su alrededor, incluso a sí mismo.

Con su segunda temporada confirmada, Beyond se convierte en una buena apuesta para seguir ampliando el horizonte sci-fi que siempre nos trae historias nuevas para dejar volar la imaginación… o tener pesadillas.

Cristina Domínguez

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.