Compartir

Laid-Back Camp y su efecto en Japón principal - el palomitron

Laid-Back Camp es una de esas obras que ves para tomarte un respiro. Para relajarte. Incluso para dormirte. Tiene un ritmo pausado, representa a la vida misma. Y esa representación tan real y tan distintiva ha causado un auténtico revuelo en Japón.

La pasada temporada de invierno se emitía este anime producido por C-Station que causó mil y un efectos. Laid-Back Camp evoca a la naturaleza, nos la presenta en su máximo esplendor. Poco a poco nos muestra escenarios realmente inverosímiles que se componen de todos y cada uno de los elementos que definen a la palabra naturaleza. Y todo ello a través de unos personajes realmente entrañables que no nos harán dudar en ningún momento de por qué no estamos ahí con ellas. Laid-Back Camp te invita a sentarte, relajarte y básicamente, tomar nota de cómo empezar una auténtica aventura siendo la madre tierra —Gaia en su máximo esplendor— la verdadera protagonista.

Laid-Back Camp y su efecto en Japón naturaleza - el palomitron

Por todo ello, Laid-Back Camp ha causado una revolución. Concretamente en Japón. Los campamentos de la prefectura de Yamanashi están en auge gracias a la popularidad de Laid-Back Camp. Los sitios designados para el campamento de peregrinación de la serie han triplicado sus visitas respecto al pasado año, una cifra realmente elevada cuyo origen recae en la obra de Afro.

Los personajes tienen diferentes conocimientos a la hora de acampar. Rin es una campista solitaria con experiencia realmente demostrable, mientras que Nadeshiko es una novata entusiasta. En el transcurso de la serie, consejos como la construcción de una fogata dependiendo de la ubicación del campamento o el tipo de saco de dormir que necesitas según la estación —entre otros—, ofrecen una ayuda especial a todos los espectadores sin experiencia previa en el exterior. La obra como tal destaca ante todo el placer de poder acampar, ya sea solos con un tazón de fideos instantáneos o en compañía de tus amigos. Al fin y al cabo, el placer de estar en contacto con la naturaleza.

Laid-Back Camp y su efecto en Japón puesta de sol - el palomitron

El mensaje de la obra y todos y cada uno de los fotogramas que la componen tocaron la fibra sensible de los espectadores de todo Japón. Algo que hizo que, de manera casi inmediata, muchos de ellos se dirigieran a Kōan Campground a orillas del lago Motosu en Minobu-chō, el lugar donde Rin campa en el primer episodio de la serie. Dentro de la oficina del campamento hay un libro de visitas donde los visitantes de Kyushu, Tohoku e incluso Corea y Taiwán han escrito sus pensamientos. Algunos de ellos fueron: “¡Esta fue mi primera vez acampando, pero fue muy divertido!”, “¡Necesito más Yuru Camp en mi vida!” o “¡Realmente he disfrutado de cómo el paisaje es exactamente como el anime!”. Mensajes realmente halagadores para la obra, y para su auténtica protagonista, la naturaleza.

Lo mismo ocurrió en muchas de las localizaciones que muestra la producción animada. Un aluvión de visitas que avivaron muchos lugares donde acuñaba la soledad y que, actualmente, viajan multitud de excursionistas con su set completo de acampada. La naturaleza tiene nuevos habitantes, unos que desean estar junto a ella, descansar y cocinar sobre sus brazos. Nunca una obra había levantado tal pasión hacia un “deporte” tan tranquilo y apacible como la acampada, pero Laid-Back Camp ha supuesto una declaración de intenciones en toda regla. Un grito al silencio. Un susurro a poner un “stop” de vez en cuando en nuestras vidas.

Marisol Navarro

¿Te gusta nuestro contenido? Apóyanos en nuestro Patreon y ayúdanos a seguir creciendo.


Banner de Patreon para las entradas - el palomitron

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.