Compartir

La VI edición del Nocturna comenzó el martes en la que vuelve a ser su sede oficial, el Cinesa Proyecciones, que esta vez se encuentra decorado temáticamente. Este año entraremos a las dos grandes salas del cine esquivando telas de araña, y el martes lo hicimos también con los ojos puestos en varios Michael Myers que estaban paseando por allí con sus máscaras y cuchillos.

El miedo floreció con facilidad al caer la noche, pues antes del ansiado regreso del asesino enmascarado muchos de nosotros ya habíamos visto una película. En nuestro caso, una propuesta brasileña que ya había pasado por Sitges con muy buenas críticas.

The Nightshifter

Su título original se traduce como Los muertos no hablan, lo que tiene mucho más sentido con la película, que cuenta la historia de un forense con el don (o la maldición, mejor dicho) de poder hablar con los muertos. La película tiene como mayor baza su reparto, encabezado por un Daniel de Oliveira que sostiene un personaje que sufre en exceso las calumnias de los espíritus.

Estamos ante una clásica película de espíritus que torturan a sus familiares cercanos, pero a diferencia de la mayoría de películas del género, The Nightshifter se toma su tiempo para llegar al miedo. Deja que la historia fluya con calma y, sobre todo, con mucho sentido dentro de su propio universo.

Es una lástima que su tramo final ignore las reglas que el mismo guion ha ido creando a favor de la sangre y los sustos, que siendo correctos, se sienten algo forzados. En general, estamos ante una buena película de terror con una premisa que podría haber acabado siendo mucho mejor.

La noche de Halloween

La película inaugural de este Nocturna se presenta con un nombre en mayúsculas que arrancó un merecido aplauso al aparecer en pantalla: Jamie Lee Curtis. La mujer que encarnó a Laurie Strode bajo las órdenes de Carpenter hace ya 40 años retoma su conocido personaje, pero esta vez con el paso del tiempo habiendo pasado factura. El trauma que vivió la noche de Halloween de 1978 la cambió completamente, creando una mujer empoderada capaz de llenar su casa de armas y trampas. Y no solo eso, también de educar a su hija como si estuviera en el mismísimo ejército.

La familia, de hecho, es uno de los grandes pilares de Halloween. Como se ve especialmente en su tercer acto (lo mejor de la película), varias generaciones de la familia Strode se ven obligadas a luchar contra el mal, y mientras lo hacen lanzan varios mensajes sobre la educación. Estamos ante un clímax final que recordaremos para siempre gracias a su épica y su buen montaje. El problema de la película es todo el camino que recorre hasta llegar a ese momento. Divaga demasiado con personajes que pierden importancia rápido (los reporteros), incluye excesivos clichés y su guion tiene varios agujeros importantes.

Pero es Michael Myers. Ha vuelto ignorando todas las secuelas anteriores para ofrecernos un buen homenaje a la película original. Funciona bien como secuela directa, y su último tercio funciona incluso como película individual, pues es cuando realmente vuela libre. Plagada de referencias y abusando del tema musical, La noche de Halloween apasionará los fans. Y también les aterrorizará, que es importante.

Aterrados

Sin duda una de las películas más interesantes de este Nocturna. El argentino Demián Rugna ha escrito uno de los guiones más bien construidos del año, pues parte del suspense para llegar al terror. Hay golpes en las paredes, voces extrañas que surgen del agua e incluso muertos que vuelven a la vida; todo son lugares comunes pero vistos desde una nueva perspectiva. De hecho, la película habla de eso, de cómo todo puede tener varias perspectivas.

Resulta realmente aterradora por momentos, pero sobre todo consigue que te pegues a la butaca esperando ver como los extraños investigadores van resolviendo los enigmas. La película da un subidón cuando lo paranormal toma presencia, y quitando un par de efectos especiales algo feos y cierto parón en su primera mitad, estamos ante una de las mejores películas que ha dado el cine de género argentino.

Pero en estos dos días hay algo que hemos disfrutado más que las películas, y es la presencia de Don Mancini. El creador de Chucky ha sido invitado por el festival para premiarlo como Maestro del Fantástico y celebrar juntos el 30 aniversario de Muñeco diabólico, la película que dio origen a la saga.

Tuvimos el placer de disfrutar de una masterclass de Don en la Sala Berlanga, otra de las sedes del festival, y pudimos escuchar de su propia boca el origen de Chucky. Todo se remonta, por supuesto, a la infancia. Su padre trabajaba en el departamento de marketing de una gran empresa, y a él siempre le pareció que había mucho cinismo en vender cosas que la gente no necesita, especialmente a los niños. Por ello Mancini quería hacer una sátira sobre el marketing y cómo afecta a los más jóvenes. De hecho, nos contó que en el guion original el muñeco no estaba poseído por un asesino, sino que Chucky nacía de la rabia contenida del niño. Muñeco diabólico era, de hecho, un thriller psicológico que jugaba con la incertidumbre de si el muñeco estaba vivo o solo era una locura en la mente del niño.

Don Mancini, simpático y sincero, nos contó muchas cosas más, pero vais a tener que esperar para ver la completa entrevista que hemos podido hacerle. Por ahora, seguimos con el terror. Seguimos en Nocturna.

 

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.