Compartir

 

mel-gibson

 

Tras ser prácticamente ignorado y, en ocasiones, hasta rechazado en los malvados círculos que rodean a la industria de Hollywood, el actor y director MEL GIBSON (EL CASTOR, LOS MERCENARIOS 3) podría ponerse de nuevo detrás de las cámaras para dirigir HACKSAW RIDGE, una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial que contará la historia del soldado Desmond T. Doss, famoso por negarse a acabar con la vida de los enemigos debido a sus fervientes creencias religiosas y salvar a decenas de hombres en la batalla de Okinawa, labor por la que le concedieron la Medalla de Honor del Congreso. De hecho, las negociaciones ya se encuentran tan adelantadas que ya circulan rumores que sitúan a ANDREW GARFIELD (LA RED SOCIAL, THE AMAZING SPIDERMAN) como el encargado de dar vida en la gran pantalla al soldado protagonista.

HACKSAW RIDGE supondría también la reunión de GIBSON con el guionista RANDALL WALLACE, con el que coincidió como director en la laureada BRAVEHEART (1995) y como actor en CUANDO ÉRAMOS SOLDADOS (RANDALL WALLACE, 2002). También supondría el rescate de un guión que lleva esperando a ser llevado a la gran pantalla trece años. De hecho, se desarrolló originariamente para Disney poniendo detrás de las cámaras a WALLACE. Sin embargo, el proyecto no prosperó como se esperaba y ha tenido que pasar más de una década para que la historia de Desmond T. Doss sea conocida por el gran público cinéfilo.

Las idas y venidas de MEL GIBSON como actor son por todos bien conocidas. Su mala relación con la prensa, sus salidas de tono, su mala imagen pública y sus famosos problemas con la autoridad le han pasado factura y durante años ha estado al margen de la industria del séptimo arte. Sus últimos papeles en películas como EL CASTOR (JODIE FOSTER, 2011) o MACHETE KILLS (ROBERT RODRÍGUEZ, 2013) apenas han tenido la relevancia de aquellos famosos personajes que interpretó hace años. Como director, la última película que le colocó tras las cámaras fue APOCALYPTO, rodada hace casi diez años. Así, esta podría ser la oportunidad de GIBSON para redimirse y volver a colocarse en el punto de mira de la crítica y del gran público. Para comprobarlo, tendremos que esperar hasta 2016, año en que si todo avanza como se espera, la película llegará a nuestras pantallas.

 

Sheyla López

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.