Compartir

Magic_In_The_Moonlight_Official_Banner_Jinetedelanoche.Blogspot.Com

 

Como fan de WOODY ALLEN, un año más en la puerta del cine me enfrentaba, como tantos otros, a la terrible realidad que concierne a la carrera del cineasta en estos tiempos en los que parece haber perdido el rumbo. Pero, para mi grata sorpresa, salgo iluminado por la tenue luz que emana el hecho de que el autor neoyorkino haya encontrado una enésima musa -EMMA STONE- a la que escribirle. El genio que años atrás deleitó nuestras retinas con películas como ANNIE HALL, INTERIORES, DELITOS Y FALTAS, MANHATTAN o MATCH POINT (por nombrar al azar cinco títulos imprescindibles de su filmografía) parece haberse despertado de una larga siesta provocada por años de películas por encargo, y vuelto a las andadas que le hicieron un grande entre los grandes, con su ritmo endiablado, sus réplicas punzantes y sus películas con sentimiento. MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA es una obra amable, divertida y encantadora, y que encierra en su interior un amargo tema de estudio para nada efímero: las inseguridades que nos hacen tambalearnos ante los misterios de la vida amorosa.

 

eadb7a7eca4f099d008ceb459288486291d37b4c

 

No es díficil entregarse a las reflexiones (cubiertas bajo capas de puro ALLEN) que el neoyorkino plantea en MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA pese al (algo) obvio desarrollo de su trama: COLIN FIRTH, con un elegante porte y una frialdad británica que dotan de un matiz raro (aunque profundamente estimable) a un personaje neurótico, escéptico, cínico, cítrico y absolutamente mordaz (álter ego del realizador, presente en gran cantidad de sus películas), y la entrañable y encantadora (aún más si cabe en esta película) EMMA STONE, ejercen una atracción sobre el público casi tan fuerte como la que ejercen el uno sobre el otro, y transmiten el buen rollo de sus actuaciones a los camaradas que, con sus más y sus menos, cumplen de forma correcta con sus papeles (con mención especial para EILEE ATKINS y HAMISH LINKLATER, brillantes en sus pequeñas aunque determinantes apariciones).

El ambiente aristocrático de los años 20 con inevitables influencias de Scott Fitzgerald (lo fácil en este caso es nombrar SUAVE ES LA NOCHE y EL GRAN GATSBY), ese que ALLEN sabe describir y escribir tan y tan bien, se combina con referencias activas y pasivas a Nietzsche, referencias musicales que van desde Beethoven a Cole Porter, y desde Ravel a Rogers & Hart (otra banda sonora magistral), y con la cálida brisa que aporta la Costa Azul francesa (retratada con el bello trabajo y la mano experta del iraní DARIUS KHONDJI, resaltando la luminosidad de la zona y la influencia de la misma sobre los personajes) para confeccionar una comedia romántica (muy divertida y muy romántica, cosa que no se puede decir de todas las comedias románticas) con la marcada firma de su autor. Una obra, sí, a lo mejor obvia o previsible, pero con un clásico magnetismo “alleniano” como para mantener al espectador atento, atrapado, y entregado al juego propuesto.

emma-stone-in-magic-in-the-moonlight-movie-10

Pese a que pueda parecer que MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA es una comedia poco ambiciosa o de tono sumamente ligero, la verdad es que esta cuadragésimo-sexta película de WOODY ALLEN encierra en el discurso de su personaje protagonista la profundidad de aquel que presencia en su interior la lucha entre la razón y el sentimiento. “Sólo son felices los tontos, pues la felicidad no es la condición natural del ser humano“, anuncia el mismo en un momento de la película. En el mundo en el que vivimos (despiadado nido de tedio y depresión), estamos condenados al desazón si nos limitamos siempre a confiar en la razón: la fe, el espiritualismo y la religión (y, evidentemente, el amor más puro e irrefrenable) son los mecanismos de autodefensa que nos ayudan -a los seres humanos como especie- a sobrevivir el día a día. La valiosa lección moral de MAGIA A LA LUZ DE LA LUNA es eso mismo: apartar el nihilismo que rodea nuestras vidas mundanas, y dejarnos cautivar por la magia que nos rodea.

 

LO MEJOR:

  • Las actuaciones de EMMA STONE y COLIN FIRTH
  • Que WOODY ALLEN recupere el alto nivel de sus obras
  • La preciosista fotografía de DARIUS KHONDJI
  • La maravillosa Banda Sonora

 

LO PEOR:

  • El desarrollo -algo- obvio de la trama.

 

Pol Llongueras

2 Comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.