Compartir

Una de las asignaturas pendientes para una gran mayoría y uno de los campos que más guerra ha dado a nuestro sistema educativo. Los idiomas siempre han tendido a costarnos un poquito más, y más allá de los niveles medios de los idiomas impartidos en centros educativos, o escogidos por libre elección por nuestros profesionales, lo cierto es que a día de hoy seguimos envidiando a aquellos que atesoran los niveles más altos (los más prácticos y eficaces) en idiomas extranjeros.

Explorar las causas de este déficit en idiomas, tan genuinamente español como la tortilla de patata, resulta a estas alturas tan complicado como reiterativo, porque si una cosa está fuera de todo rango de dudas es que la inmersión en las lenguas extranjeras y su cultura tiene su llave en el propio individuo y en el afán con el que este emprenda, cultive y desarrolle sus habilidades para moverse con soltura en otros idiomas.

Y lo cierto es que ya no valen excusas culturales. Cada día está más claro que, si bien el doblaje (no solo de cine y series, sino también de documentales, entrevistas o telediarios) no ha jugado históricamente a nuestro favor, lo cierto es que las herramientas que tenemos a mano para mejorar nuestros niveles son más variadas y eficaces que nunca. Y para los cinéfilos y seriéfilos las cosas pintan de maravilla desde que las opciones de idiomas y subtítulos se han incorporado a las plataformas de contenido más populares. Netflix, HBO, Movistar+, Amazon Prime Video, Sky… todas disponen de una opción para no dejar de lado los idiomas mientras consumimos historias y vidas ajenas. La versión original ya no es una opción reservada para ese grupo reducido y raro de espectadores de “esas” salas de cine con subtítulos, sino que ya está alcance de todos, ahora que vivimos la era de la multipantalla, la que ha erigido al espectador medio como soberano y constructor de su propia parrilla de contenidos.

cursos de idiomas sprachcaffe

5 buenas razones para elegir tu consumo en VOS

Respeto de la obra original: Es la mejor opción para enfrentarse a la obra original. Y solo por esta razón deberíamos plantearnos seriamente escoger la versión VOS si lo que buscamos es no desterrar a los idiomas de nuestra vida. En muchos casos, el trabajo nativo de los actores esconde detrás un duro trabajo en acentos, entonación y modulación de las voces de cada personaje.

Posibilidad de personalizar la opción: Con subtítulos, sin ellos, doblada pero con subtítulos en el idioma que uno desee… Las opciones son variadas y se ajustan con facilidad a las necesidades de cada espectador.

El oído: Está claro que una de las pruebas más temidas, y quizá la más significativa, es poner en práctica nuestros idiomas extranjeros en entornos reales. Porque no solo vamos a depender de nuestra habilidad para construir mensajes en otro idioma, sino que también vamos a tener que descodificarlos y traducirlos a nuestro propio idioma (en niveles intermedios) para que la comunicación sea completa. Y en este punto tener un oído entrenado es contar con un aliado de primera división. La opción VOS trabaja de manera continua nuestro oído y nos recuerda que más allá de los Pirineos hay un mundo lleno de matices en el campo de los acentos.

El vocabulario y las expresiones: Porque es inherente al proceso, y verdaderamente útil. Máxime si hablamos de idiomas como el inglés, el más popular en esto de iniciarnos en lenguas extranjeras, dada su altísima tasa de expresiones (phrasal verbs) que se utilizan en su uso cotidiano, y el abanico de posibilidades que esconden. Muchas veces el lenguaje de la calle, con el que nos enfrentaremos en nuestro día a día en países extranjeros, habita en la ficción para ser detectado e incorporado por el alumno inquieto para mejorar notablemente su nivel.

Es un complemento perfecto: Porque, al final, la elección de VOS no puede ser el único camino para la gran mayoría de los mortales. Porque la gama posibilidades es muy amplia, y hoy en día contamos con todo tipo de opciones que complementan las tradicionales asignaturas lectivas, como los cursos de idiomas en el extranjero, que pasan por ser un caballo ganador para los que buscan más acción y menos teoría. Y ya no valen las excusas, porque se pueden elegir toda clase de destinos, y aprovechar un curso de inglés en Malta para disfrutar de las bondades del clima mediterráneo, dejando atrás el lluvioso clima del Reino Unido.

 

En pleno 2018 los métodos de aprendizaje son cada vez más eficaces, originales y prácticos, y cada vez quedan menos excusas para dar la espalda a los idiomas.

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.