Compartir

LOS ANTECEDENTES

Allá por el 2003, Carmina Roig y Daniel Cerdà, dos guionistas de TVE, crearon a los títeres que más han hecho por la televisión pública infantil. Los Lunnis, extraterrestres de colores y peinados extravagantes que vivían innumerables enredos junto a Lucrecia, entre otros actores de carne y hueso. La cúspide de su carrera siempre fue gracias a su parte musical, donde brilló el famoso “Los Lunnis y los niños nos vamos a la cama” que se emitía antes del telediario de La 2 y superó los tres millones de espectadores. El éxito social de los títeres fue lo que permitió el nacimiento del canal infantil Clan, donde actualmente podemos seguir viendo a los personajes y a Lucrecia aprender de la mano. Y por si fuera poco, los Lunnis debutan ahora en la pantalla grande.

LA PELÍCULA

Vamos a ser rápidos: La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico es una buena película. Seguro que sorprende a los que esperaban un subproducto o un reciclaje de la serie televisiva, pero nada más lejos de la realidad. La película de los Lunnis es un viaje directo al imaginativo mundo de los cuentos, diseñado con un soberbio gusto visual. La mezcla de animación, títeres e imagen real es de las mejores que hemos visto en mucho tiempo. No solo no desentona, sino que los personajes se integran de maravilla en el escenario animado, incluso cuando se mezclan con personajes en 3D como el Ratoncito Pérez. Personaje que, por cierto, recupera el director Juan Pablo Buscarini de su propia película de 2006, la premiada Pérez, el ratoncito de tus sueños. Pero en esta ocasión el ratón, igual que el resto de personajes, resultan mucho más divertidos, en gran parte gracias a la energía con la que Buscarini dirige la película.

Y es que la nueva historia de los Lunnis es realmente entretenida, y aunque su trama carezca de sorpresa y sus personajes sean arquetipos, el buen rollo que transmiten mantiene el interés. También son disfrutables sus canciones, que abarcan desde la clásica canción-despertador hasta la hermosa “Hay algo más”, cantada por Aitana Ocaña, de Operación Triunfo.

Quizá el único aspecto negativo sea para los adultos, que no cuentan con ningún chiste o momento para ellos. Pero os aseguramos que pese a ello no llegará el aburrimiento. Y lo importante, los niños lo pasaran de fábula. Nunca mejor dicho.


ELLOS Y ELLAS

La jovencísima debutante Carla Chiorazzo es el nexo de unión entre los niños y los Lunnis. Una pequeña niña que interpreta y canta sin problemas, con algunos momentos en los que flojea, pero manteniendo el listón prácticamente siempre. Igual que lo hace Lucrecia, a quien siempre es agradable ver. El único aspecto negativo de la película es lo poco que aparece. Y luego está Bruno Oro, conocido por sus imitaciones en programas como Polònia y Crackòvia de TV3, que ejerce de villano. Tan sobreactuada como divertida, su interpretación de Crudo, un hombre sin imaginación, ofrece los mejores momentos de la película. También podemos encontrar breves escenas para el lucimiento del divertido Pablo Carbonell, el dulce Ramón Barea (Negociador) o el argentino Sebastian Blanco Leis.

LA SORPRESA

Su forma de combinar animación, muñecos e imagen real. Son muy pocas las películas que consiguen hacer funcionar los tres sistemas, pero gracias a un buen equipo de arte y unos estupendos animadores han logrado que nos creamos en todo momento la diversa mezcla del mundo de los cuentos.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

La canción que canta Bruno Oro, con coreografía incluida. Una especie de rap en el que se define como el malote de la función de forma tan extraña como divertida.

TE GUSTARÁ SI…

Tienes la edad perfecta para abrazar a los Lunis. Es decir, de 2 a 99 años.

LO MEJOR

  • Bruno Oro, maestro de la diversión.
  • Las canciones.
  • Es divertida, dulce, y tiene mensaje.

LO PEOR

  • Se hubiera agradecido algún gag para los mayores de la casa.

Ignasi Muñoz

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.