El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

LA BANDA - EL PALOMITRÓN
CINE CRÍTICAS NUESTRO CINE REDACTORES

LA BANDA

LOS ANTECEDENTES

La banda es el debut en el largometraje de Roberto Bueso. Tras cursar sus estudios en la ECAM el valenciano debuta con la historia de un grupo de amigos que se reencuentran en un pueblo de Valencia y deben afrontar la madurez. Después de destacar por distintos festivales con su cortometraje La noche de las Ponchongas (2014), Bueso estrena este largometraje, del que también es guionista. Originariamente se titulaba “Tornar a casa” y ya tuvo su estreno en la Sección Oficial del Festival de Málaga de este año. Este próximo viernes 21 de junio se estrena en los cines.

LA PELÍCULA

La transición de una etapa determinante como es la juventud a la madurez se podría considerar como uno de los procesos más complejos a los que se enfrenta el ser humano a lo largo de su vida. Esto le ocurre al protagonista de La banda, Edu (interpretado por el no profesional Gonzalo Fernández), que tras estudiar música durante tres años en Londres vuelve a su pueblo natal, en Valencia, para la boda de su hermano. Comienza a cuestionarse si los pasos que va dando son los correctos y/o si debería salir o no de la zona de confort hasta encontrar su lugar en el mundo. Ese sentimiento también se respira en su grupo de amigos con los que también toca en la banda del pueblo. Se encuentran en un momento de toma de decisiones, equivocadas o acertadas, hasta centrarse y encontrar el sitio que le pertenezca a cada uno o al que la vida los lleve.

Además, La banda también habla de cerrar viejas heridas del pasado relacionadas con los amores de juventud. El protagonista está enamorado de la novia de su mejor amigo, interpretada por Charlotte Vega. La música juega un papel fundamental para reflejar sensación de nostalgia. Se trata de vivir los días no vividos y darse cuenta de que, quizá, ya no merece la pena vivir aquello que en su día anhelaban. Que los sentimientos ya no existen y solo queda la idealización de un pasado. Por lo tanto, el amor, la generación, la amistad y la música son los cuatro ejes principales de la historia.

El director Roberto Bueso plantea una reflexión generacional pero con el acierto de no integrar los hechos acontecidos en un espacio especifico de tiempo. Es decir, la historia es totalmente atemporal y podría estar reflejando a cualquier generación: la de los propios jóvenes, la del director o la de los padres de los personajes. Ese es uno de los grandes aciertos de esta película que desprende, en todo momento, una nostalgia y una sensación de que las referencias a las que acude son totalmente clásicas.

No oculta el director de La banda que sus influencias, conscientes o no, a la hora de rodar el filme pertenecen a una generación anterior. Aquella que creció con la Nouvelle vague o el neorrealismo italiano (y español) de fondo, con películas como Los inútiles (1953) de Federico Fellini o Los chicos (1959) de Marco Ferreri, de la cual aparecen unos fotogramas en una de las escenas de la película confirmando así que ese espíritu de aquel cine lo tiene muy presente.

Todo eso se respira en el ambiente y en la puesta de escena de la película. Además, se corrobora con la elección de un casting con rostros desconocidos. Actores que no son profesionales y que, en su mayoría, pertenecen al mundo de la música. Es otro de los elementos fundamentales de la película: la banda del pueblo como elemento de unión entre los personajes, los amigos se conocen porque forman parte de la banda.

Por lo tanto, La banda, el debut de Roberto Bueso, supone un soplo de positividad y de alegría para el cine español. Demuestra que se puede recurrir a las formas clásicas de hacer cine y contar una historia que conmueve a más de una generación. Esto es así porque se habla de lo que todo el mundo ha vivido, vive o vivirá: la necesidad de salir de la zona de confort para encontrar tu sitio. Ese ansiado lugar en el mundo.

LA BANDA - EL PALOMITRÓN

ELLOS Y ELLAS

Son el pilar fundamental para que La banda sea un filme que salga bien. Para contar esta historia es necesario que los actores no sean del todo reconocibles. Así, esa capacidad de naturalidad que se pretende mostrar es mucho más fácil de conseguir que si el espectador reconoce fácilmente a los protagonistas de la historia. Aparte de que la elección de gente no profesional es característico de las corrientes clásicas antes mencionadas.

Gonzalo Fernández, el protagonista de La banda, interpreta a Edu y era la primera vez que se ponía delante de una cámara. No había hecho nada relacionado con este mundillo. Él es óptico además de músico. Su personaje está perfilado desde la inseguridad, la timidez y la incapacidad de mostrar sus sentimientos. Aunque sea un personaje con unos matices muy difíciles de interpretar, sobre todo para alguien novel, consigue llenar de verdad y naturalidad todos los planos en los que aparece y eso, para una película de esta temática, es indispensable.

Mención aparte se merecen los demás miembros de este grupo de amigos, de esta banda. Todos son actores noveles que francamente han hecho un trabajo digno de reconocer desde registros más dramáticos hasta pasando por registros más cómicos. Pepo Llopis, Xavi Giner y Hugo Rubert, siendo estos dos últimos los que dan el toque humorístico al relato.

El director acierta también por rodear a estos actores nada experimentados en el cine con rostros más conocidos como Charlotte Vega o los valencianos Enric Benavent e Imma Sancho encarnando a los padres del protagonista, tan necesarios para el transcurso de la historia de La banda.

LA SORPRESALA BANDA - EL PALOMITRÓN

Que el director de La banda haya sabido exprimir tanto de unos actores nada experimentados en la interpretación. Sin ellos no se desprendería tanta naturalidad necesaria para el espíritu y el ambiente que pretende reflejar la cinta.

LA SECUENCIA / EL MOMENTO

La conversación del protagonista, Edu, con su padre. Este último le reconoce que sufrirán cuando vuelva a marcharse a Londres, como es propio de unos padres que ven a sus hijos marchar al extranjero, pero que se les pasará en unos días. “Nos dolería más que no te fueras” le dice y es una frase determinante que plasma, a la perfección, el apoyo necesario para que el protagonista decida salir de su entorno habitual.

LO MEJOR

  • La historia que aunque sea sencilla está muy bien contada e interpretada
  • El contraste de actores profesionales con no profesionales
  • La puesta en escena tan clásica y los escenarios escogidos

LO PEOR

  • Que a algunas tramas secundarias no se les preste demasiada atención

Javier Valera

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.