El Palomitrón

Espacio de Cine, Series y Libros

El pan de la guerra, Parvana, EL PALOMITRÓN
CINE CRÍTICAS REDACTORES

EL PAN DE LA GUERRA (THE BREADWINNER)

LOS ANTECEDENTES

La primera vez que oí hablar de El pan de la guerra fue hace diez años, cuando yo aún cursaba 5º de primaria. Lo recuerdo con especial relevancia pues para la época fue un libro que nos marcó a bastantes. Leer aquella historia cada semana en clase fue toda una experiencia. Aún no éramos conscientes de los males del mundo, y esta novela fue un primer contacto con lo que actualmente ya es una realidad para todos los de mi generación. Ahora, diez años más tarde de aquel descubrimiento vuelve en su versión cinematográfica, algo que no podía hacerme más feliz.

LA PELÍCULA

Dirigida por Nora Twoney y producida por el estudio de animación irlandés Cartoon Salon, la cinta trae a la pantalla la historia basada en la novela de Deborah Ellis, esta vez en versión animada. La trama narra las vivencias de Parvana, una niña afgana atrapada en el Kabul talibán. Desde un punto de vista general y utilizando a la joven como instrumento, la película muestra el estado crítico de un país carcomido por el odio, la guerra y la muerte. Por suerte, la cinta lo hace de una manera sutil y con una ternura innegable.

A pesar de lo devastadora que pueda parecer la historia, el relato ofrece una moraleja basada en tres pilares fundamentales: la familia, el valor y la esperanza. Cada uno de los personajes son conscientes de la realidad en la que les ha tocado vivir. Un mundo en el que la libertad no existe ni para las mujeres ni para la educación. Es en este punto cuando a través del saber y las historias comienza el viaje de superación de la familia de Parvana.

Las fábulas y las leyendas que se cuentan durante la película sirven para entender todo lo que necesitan los personajes para escapar del pozo en el que se encuentran. Parvana por ejemplo, necesita valor y esperanza para poder traer comida e ingresos, al igual que su amiga Shauzia, atrapada en un entorno asfixiante.

Todo lo que remueve esta cinta, disponible en Netflix y coproducida por Angelina Jolie, se ve completamente engrandecido por la excelente animación de la que goza. El uso de los colores y los rasgos sencillos confluyen en un estilo muy original. Asimismo, es reseñable destacar el cambio de animaciones según la parte del filme en la que nos encontremos. Resalta sobre todo las escenas en las que se cuentan las ya mencionadas fábulas.

El pan de la guerra, esqueletos, EL PALOMITRÓN

ELLAS

Detrás de cada uno de los personajes podemos encontrar las voces de Saara Chaudry como Parvana, Soma Chhaya como Shauzia o Laara Sadiq como Fattema. En su mayoría el reparto protagonista es femenino, algo que no es una mera casualidad. La cinta es un canto a la libertad de la mujer, a la lucha no violenta por sus sueños. Parvana desea encontrar a su padre, Shauzia quiere dejar la vida que lleva para poder estudiar y viajar fuera de Afganistán…

El pan de la guerra es una reivindicación, una carta de protesta contras todas las guerras que quiebran familias y hacen peligrar la vida de inocentes, empujados a madurar a la fuerza por la gravedad del conflicto. Eso es lo que más sorprendente de la película, su capacidad para expresar una verdad tan potente a través de una técnica como es la animación. Esta tarea acaba por demostrar que el terreno de dicho género no está del todo sellado, existe todavía una gran cantidad de espacio por explorar.

Entre los pequeños defectos que podría tener la película encontramos el grado de semblanza con la novela en la que se inspira. Realmente no es un defecto porque el mensaje de la película se mantiene intacto, pero existen ciertas partes de libro que son realmente importantes y que no se ven representadas en pantalla. Escenas como la del castigo presencial en el campo de fútbol habrían aportado ese sentimiento de devastación del que en ocasiones la película carece. Obviamente la destrucción está presente en la toda la cinta, pero la introducción de ciertos hechos de la novela habría aportado más realidad y menos inocencia al relato.

A pesar de posibles desacuerdos entre los espectadores, la moraleja final cala. Aunque el desenlace no sea completamente cerrado, el mensaje que busca contarnos Parvana pervive, un mensaje cargado de paz y esperanza. Como ella misma dice: “Alza tus palabras, no la voz. Es la lluvia la que hace crecer las flores, no el trueno”.

El pan de la guerra, Parvana y Shauzia, EL PALOMITRÓN

LA SORPRESA

La facilidad con la que el relato se desarrolla para ser una película animada.

LA SECUENCIA/EL MOMENTO

El filme está cargado de momentos muy potentes y emocionantes. Entre todos el que se lleva la medalla de oro es la escena en la que se cuenta el desenlace de la fábula contada por Parvana durante toda la historia. La tensión y la calma que se respira al mismo tiempo, hacen de la escena una completa maravilla, tanto visual como narrativamente.

TE GUSTARÁ SI…

Te gusta el cine animado y las historia con moraleja profunda.

LO MEJOR:

  • Lo cuidada que está la animación
  • La meticulosidad con la que está elaborada cada escena de la película.
  • Su música, compuesta por Mychael Danna y Jeff Danna.

LO PEOR

  • Falta de algunas escenas que sí aparecen en la novela
  • Que se haga tan corta.

Alonso Muñoz

¡No olvides dejar aquí tu comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.