Compartir

Escena metro Begin again - El Palomitrón

Pocas veces encontramos en el cine un director que aúne en sus películas un amor tan palpable por la música. Y las películas de John Carney así lo ratifican. Es cierto que aparte de películas relacionadas con la música también ha dirigido más películas como la aceptable Al filo de la navaja, pero sin duda las obras que le han colocado como uno de los directores indie del momento han sido las que abordan la música, las historias personales y sutiles historias de amor. Sus tres películas con estas características son Once, Begin Again y Sing Street.

John Carney - El Palomitrón

La primera de ellas vio la luz en 2007. Con un presupuesto de únicamente 180 000 euros, Once conquistó tanto a los espectadores como a la crítica. El filme nos sumerge en las calles de Dublín y nos cuenta la historia de dos de sus transeúntes. El primero es Glen Hansard, un compositor callejero que trabaja en la tienda de aspiradoras de su padre. La segunda es Marketa Irglová, una inmigrante que subsiste vendiendo rosas por la calle y trabajando en lo que va encontrando. Entre estos dos personajes surge una conexión muy profunda, que se apoya en la música para que estos compartan sus obras y sus vivencias personales. Con una duración de solo 85 minutos y plagada de canciones excelentes, nos habla del amor real, tangible y crudo.

Once - El Palomitrón

La segunda de ellas es Begin Again. Carney repite la fórmula de Once, pero esta vez la dirige a un público más amplio y contando con mayor presupuesto. Gretta (Keira Knightley) es una compositora que acaba de terminar su relación con una superestrella (Adam Levine) y en cuyo camino se cruza un productor de música venido a menos (Mark Ruffalo). Esta película es una crítica a la carencia de alma y de ideas de la industria de la música, y a la música prefabricada. A pesar de las muchas similitudes con Once, Begin Again tiene vida propia, es fresca y, musicalmente, es un regalo. Así lo demostró la nominación al Oscar que consiguió Lost Stars, el tema principal de la cinta interpretado por Levine, vocalista del grupo Maroon 5.

Mark Ruffalo y Keira Knightley en Begin again - El Palomitrón

Y por último Sing Street. La obra más reciente de Carney narra las peripecias de un grupo de niños que durante los años 80 decide montar un grupo de música. Es un repaso a la música de la época, un grito de rebeldía y una dulce historia de amor. El protagonista, Cosmo, se enamora de una chica, y trata de convencerla de que salga en sus videoclips. Es un viaje de autodescubrimiento, de búsqueda de la verdadera identidad del individuo y una bonita historia sobre el amor fraternal. Desenfadada pero profunda, consigue contagiar al espectador las ilusiones y miedos de toda una generación.

Sing Street en El Palomitrón

Desde luego, en todas las películas de John Carney podemos apreciar ciertos patrones que se repiten, pero que a su vez sabe retratar con mucho acierto. En todas ellas podemos observar el proceso creativo de los artistas y cómo sus vivencias, sus relaciones o sus influencias van dando forma a las obras finales. También vemos cómo se forjan relaciones muy personales e íntimas, amores idealizados y reales, siempre con la música sonando de fondo. Y es que a fin de cuentas estas tres películas son musicales, pero con la música siempre metida en un contexto dentro de la película. No observamos cómo el personaje le canta a la cámara para contarle sus penas. Vemos a unos amigos ensayando, a una banda grabando o a una artista componiendo en su casa.

Sing Street en El Palomitrón

Como proceso, en sus películas se puede observar una sensación de optimismo creciente. Aunque ninguna de ellas es triste, sí que se puede apreciar que Once es la película más banal y Sing Street la más soñadora. Es un proceso que también se disfruta. La mejor y más apropiada comparación para definir las películas de Carney es asemejarla a un álbum. Son una sucesión de canciones en un contexto elaborado, que cuentan la historia de sus protagonistas y nos cantan el interior de un álbum con imágenes.

Mikel Iturbe

No hay comentarios

Dejar una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.